Skip to content

Día 17. Comedores, economato, cafelito y tabaco.

2013 abril 2
por Enrique García

Estamos contando una historia que transcurre sobre la rutina y el día a día más ordinario. Pero el día a día de un rodaje es lo que uno quiera, menos algo ordinario. Tras un arranque difícil el equipo se ha enfrentado con profesionalidad a una jornada que ha acabado felizmente y con el tiempo necesario para contar lo que queremos contar sin prisas. Si algo ha quedado demostrado es que hasta las secuencias más sencillas dependen de que los hados del día (o ambulancias varias) nos permitan saltar de una secuencia a otra sin riesgo y mayores incidentes.

Secuencias de diálogo íntimo en una cabina telefónica, de desayunos entre desconocidos (para mí, menos, gracias, Eduardo), de salas de día, de economatos… Secuencias que a priori parecen sencillas pero que pueden convertirse en un mundo por los más nímios elementos imprevistos. Pero en definitiva, bien por mis chicos. Están por la película y por la historia. Y la ilusión y el cariño que brindan al proyecto está fuera de cualquier contratiempo. Gracias.

Hoy os presento al equipo encargado de que los actores suenen con toda su fuerza y brillo, enfrentándose a las ambulancias, lluvias repicateadoras, ecos varios, motos sin escape y helicópteros que tratan de capturar instantáneas robadas del rodaje (esto último es broma). Ronky Rodríguez y Antonio Sánchez, microfonista y sonido directo. Dos profesionales que han demostrado estar por el proyecto cuando el rodaje y la vida se han puesto de espaldas. Jamás olvidaré la fuerza y concentración de Ronky, pendiente entre plano y plano al teléfono, en uno de los días más difíciles de su vida y trabajando con coraje y humildad. Ronky es de esas personas que crean buen ambiente, con mucho cariño y respeto, y demostrando en los descansos su destreza con el cubo de rubik o despistándonos a los que llevamos los cascos puestos con el efecto “gota de caverna”. Compañero cuidadoso, ingenioso y querido por todo el equipo. Las manos más frías del set a la hora de poner una petaca. Los actores le temen… y eso que él avisa. ¿Y Antonio? Ya habíamos coincidido en trabajos previos y ya me fascinaba su seriedad y responsabilidad con su puesto. Cuando finalmente entró como resposable del sonido directo, solo pudimos darnos un abrazo de fe y agradecimiento, porque pese a su juventud y ser su primer largo, ha demostrado con cada trabajo previo que es el técnico de sonido más serio y comprometido que he conocido. Es nuestro primer largo juntos, pero haberlo tenido en trabajos previos me da una confianza tan grande como las ganas de aprender, con humildad y coraje. Como los grandes. No puedo terminar sin citar una de sus frases fetiche: “Esto como mínimo va a sonar perfecto”. Gracias, equipo de sonido.

Ayer, uno de abril, fue un día muy especial para mí. Hizo 22 años que comencé a salir con quién hoy es mi esposa y madre de mis tres hijas. En las duras y las maduras. Y yo en el talego, vaya tela… Gracias Inma. Te quiero.

Hoy, más.

Enrique García

P.D.: Un fuerte abrazo, Jose. Recupérate. Este es nuestro barco. A por todas.

P.D.2: Gracias, Nuria. Gracias, Sergio.