Skip to content

Día 18. Hoy hay lentejas, o las tomas… Adiós, tío Jess.

2013 abril 3
por Enrique García

Bienvenidos a la nave del misterio. Día intenso de acción, balones de fútbol, figuración, comedores, lentejas y expedientes equis. Comenzamos con una secuencia relativamente fácil con mucha figuración masculina, pero los hados de la improvisación empezaron a jugar a la contra con pequeños detalles técnicos que nos dificultaron unos minutos la grabación. Nada que no se solucione con un poco de tiempo… cuando se tiene. Es más peligroso ver el efecto de una sala de internos cuando ven un balón de fútbol al alcance de sus piés.

Continuamos con mi llamada secuencia ‘De Palma’. Uno de los pocos momentos de la película en las que, cuando escribía el guión con Isa Sánchez, me imaginaba diciéndole al maestro de New Jersey: “Señor De Palma, voy a tratar de dirigir esta secuencia de suspense como usted lo haría”. Y en la que también me imaginaba su respuesta: “No la cagues, piltrafilla”. Y es que no espero otro halago mejor de un director que cuando le preguntaban en los 70 si copiaba a Hitchcock, respondía: “Yo no le copio, le mejoro”. Eso es tenerlos bien grande, Mr. De Palma.

Y continuamos con la cola de la cocina. Con el cucharón de las lentejas. Pocas veces se ha visto un plato de este guiso en pantalla grande. Lentejas y yogurt. Este momento de la historia nace de una anécdota que me contó Estévez, un amigo de Alhaurín. Le había llamada para una figuración a última hora, pero él llegó antes y vio la escena junto a mí en el combo y sonreía. “Eso me suena”. Ya te digo. Es peligroso contarme una anécdota, porque como me haga gracia, la meto en la historia.

Esta secuencia protagonizada por Rafa Castillo-Romero y Chico García, era la última de Rafa. Para mí ha sido un regalo, un placer, unos días de completa felicidad tener a Rafa ante la cámara. Rodamos juntos en el 2008 y se ha hecho rogar el reencuentro, pero es que ha merecido tanto la pena. Isa Sánchez, mi guionista, me recordaba felizmente que el primer corto que rodó lo hizo con Rafa, y es que esta es otra más de las anédoctas de coincidencias felices que han surgido en el rodaje. Gracias, Rafa por ser tan generoso, tan divertido, tan disciplinado y tan buen compañero. Te prometo sacarte más guapete en lo próximo que hagamos juntos… o no. Depende de lo que me propongas… (guiño).

Vuelvo a citar a Estévez como uno de los cameillos de la peli. Él había participado fugazmente en uno de los cortos que hice y me hacía ilusión que compartiera plano con Carmona, personaje que le debe mucho a Estévez. También realizaron apariciones como figurantes varios amigos. El grupo Karkoma, que aparecerá en la banda sonora, nos visitó al set, y rápido y veloz los coloqué de fondo entre una conversación entre Chico y Héctor. Me salen un poco fuera de foco, pero yo ya sé que los tengo. Que están ahí apoyando. Otro amigo que me visitó y calcé como figurante es el GRAN Mariano Santiago, amigo que conocí en 1992 en ‘Resultados’, un periódico deportivo malagueño que duró seis números. El periódico duró poco, pero nuestra amistad prosigue hasta estos días. Hombre de fútbol, hombre del Málaga, no conozco a nadie que sepa tanto de la historia del club de La Rosaleda y hable con tanta pasión de los colores de la tierra (bueno, junto a mi padre). Volvimos a coincidir en ‘Vecinos’, de Diario SUR, y luego fue Jefe de Prensa del Málaga C.F. Este club puede sentirse orgulloso de haber cobijado a un malaguista con un corazón que no le cabe en el pecho. Grande, Mariano.

Y otros cameos del día han sido el de Enrique Bentabol, el ilustrador de la peli; y Juan Antonio Gálvez Postigo, “Niño Juaneque”. Juaneque es un cantaor de flamenco que quería que me hiciera un cameillo entonando una coplilla y me sugirió una estrofa que entonaba ‘El Piyayo’, insigne cantaor malagueño de principios del siglo XX que estuvo preso en la prisión donde estamos rodando. Bien. Empezamos el Expediente X. Y os advierto: esto que voy a contar es completamente cierto, con muchísimos testigos. Cuando ensayamos por cámara el momento en que Juaneque entonaba la estrofa de ‘El Piyayo’, los azulejos de una sala puestos desde hace décadas en una sala aguantando y en una prisión abandonada, en una sala donde llevábamos todo el día sin incidentes, empezaron a hincharse y desquebrajarse. Gritos del departamento de peluquería, maquillaje y vestuario nos alertaron y producción retiró a las personas ubicadas junto a esta pared. No había pasado nada en todo el día y el sonido de agrietearse y de ruptura sonó durante un par de minutos. Luego en casa, revisé la foto que saqué de Juaneque y del resto del rodaje. La de Juaneque es la única que tiene como una especie de velo en la boca. Y yo con los pelos como escarpias. Yo no sé si “la verdad está ahí afuera”, pero los que estamos dentro estamos acongojados. Algún día dedicaré solo un post a las “extrañas coincidencias de este rodaje”.

Y despido este post presentando al equipo de vestuario: Camer Acosta y Mamen Hilario. Dos luchadoras con una maratón durante toda la preproducción y el rodaje. Su tarea ha sidoestir a 45 personajes y a 300 figurantes, asignando estilos, colores, formas; durante todo un año, con sus estaciones, sus peculiaridades, sus racords durante tanto cambio estival, sus horarios. Me siento un privilegiado de ver la responsabilidad y coraje con el que Carmen y Mamen se han enfrentado a este dificilísimo proyecto en que han lididado con difíciles horarios, marcados tiempos y prendas que se escapan solas de la cárcel, que quieren ser libre. La tenacidad de Carmen desde la preproducción y el coraje de Mamen durante el rodaje, me despierta un sentimiento de orgullo que se incrementa cada vez que veo a mis protagonistas entrar en el set con su vestuario pertinente. Gracias, Carmen. Gracias, Mamen.

Hoy, más… ¡al chabolo!

Enrique García

P.D.: Ayer falleció Jesús Franco. Un director que amaba el cine y que luchó con Orson Welles, con Klaus Kinski, con Christopher Lee…  La banda sonora de ‘Jackie Brown’, de mi idolatrado Tarantino le homenajeaba con el tema “The Lions and the Cucumber”, de The Vampires’ Sound Incorporation para ‘Vampyre Lesbos’. No lo conocí personalmente, pero sí a su obra y a algunos de sus amigos que trabajaron con él. A Pedro Temboury, a Alfredo López… Pero me viene especialmente a la cabeza Kike Mesa, amigo del tío Jess en momentos buenos y difíciles, y autor de un documental sobre Jesús Franco de obligada recuperación. Mi más sentido pésame, Kike. Descanse en paz, señor Franco.