Skip to content

Día 19. En el chabolo (I)

2013 abril 4
por Enrique García

Y llegó el día de encerrarnos en la celda. En argot, el chabolo. El día planteaba la última secuencia de Aníbal Soto (Actor al que adoro. Hemos trabajado tres veces antes y siempre nos hemos entendido a la maravilla. Con la peli, nada a cambiado). Y, sobre todo, gran parte de las escenas entre Chico García y Salva Reina ‘Chuki’.

Por fin, Chuki y yo ibamos a trabajar con un texto extenso, en la intimidad de la celda. Y por fin he visto a mis dos actores interpretar a los dos compañeros de chabolo. Nunca antes había trabajado con Chuki y ha sido una maravilla verle tras la cámara currándose el texto, improvisando con chispa e ingenio y robando toda la atención con sus ojos claros. Unos ojos capaces de transmitir picardía, vulnerabilidad, dureza y humor. Dos actores tan distintos como Chico y Chuki han congeniado perfectamente ante la cámara. Previamente, habían coincidido en ‘Yachichu’, un cortometraje de Fernando Ruiz que ví por primera vez el día que conocí a Chico, en la primera edición de Alhaurín en Corto, organizado por la Asociación Arrabal dentro de la prisión. ¿Premonición?

Hoy ha sido un día muy grande. Hemos entrado en la celda que soñé y dibujé. La celda que le propuse hacer a Adrián Bachiller, mi director de arte; secundado por “la siempre al quite con una preciosa sonrisa en los labios” Silvia Pintor, Lorena Cruces y Corinne Rubio, mi imprescindible ‘Baúl de las Niñas’. De Lorena y de Corinne solo puedo decir que no es sólo arte y gusto lo que hay dentro del Baúl: hay amor, responsabilidad y mucho, mucho trabajo de dos chicas que se echan a la espalda sin rechistar el trabajo más duro. Que orgullo de equipo, Adri (¿Eh, Jenny?).  Y no puedo dejar fuera el duro trabajo de Fran ‘Colombia’, el auxiliar que nos ha dado todas las claves para que cada accesorio de la peli, sea de verdad.

Me he quedado con la boca abierta al estar dentro, por el espacio que han recreado. Pero no es que yo solo haya alucinado, es que era para ver la cara de Chico García cuando se ha visto dentro. Boquiabierto, mirando y estudiando el espacio. El dejavù ha sido contínuo durante todo el día. La peor parte del día, el accidente sufrido por Adri con tres puntos incluidos (un triple en toda regla). La jornada terminó con un sincero y lleno de admiración aplauso de todo el equipo a su departamento. Muchas horas, más trabajo, infinita dedicación. ¡Felicidades, Arte!

Y me despido presentando a mi equipo de maquillaje y peluquería. Elvira López y Lulú Pérez son las resposables de cada departamento, aunque trabajan codo con codo la una con la otra. Es espectacular la forma en la que han afrontado cada peculiaridad de los personajes, cada look, cada peinado, tatuaje…

Conozco a Elvira y a Lulú desde el 2010, cuando les propuse trabajar en dos vídeoclips para la formación malagueña Motel Caimán (‘Dormirán’ y ‘Contar Conmigo’) y volvimos a repetir en el clip de Karkoma ‘2.000 rieles & 4perras’. Y siempre me hacen la misma pregunta: “¿Hay que traer más sangre?”. Profesionalidad, arte, disciplina, riesgo, pasión, creatividad, entereza y elegancia son algunos de los adjetivos que merecen su trabajo. Y yo me siento orgulloso de poder tenerlas en mi primera película, tras tantos trabajos maratonianos y apasionados. La Escuela de Peluquería Antonio Eloy nos ha facilitado el tener auxiliares. Entre los fijos del equipo están Isa y Samu. Verlos cada mañana con esa estimulante sonrisa de oreja a oreja dispuestos a disfrutar de cada jornada, de cada personaje, de cada momento, me hace sentir orgulloso del equipo que conforman. Así estoy seguro que mis personajes lucen como deben de lucir, con carácter y personalidad. Brillando.

Y para terminar con la dosis diaria de historias extrañas hoy señalo la historia del “escorpión del desierto”, un tatuaje que uno de los protagonistas de la película  descubre. El diseño de ese escorpión estuvo entre 19 propuestas más ofrecidas por Lulú y Elvira. Así que el que escogí (favorito de Lulú) fue el utilizado. Pues bien, Melani, nuestra meritoria de dirección, se extrañó al verlo. Dicho diseño fue creado por su padre y tanto él como ella lo llevan en el tobillo y en el empeine del pie. Y nos lo ha enseñado. Y nosotros, de nuevo, boquiabiertos.

Mañana vamos a por la veintena…

Enrique García

P.D.: Hoy me han visitado dos amigos, dos hermanos, los mellis. Rafa y Pepe. Dos compañeros de los tiempos del instituto Picasso con los que he mantenido una estupenda amistad y con los que he disfrutado de salidas, fútbol, cine y de la vida. Hace años Rafa me contó una historia de su trabajo y me mencionó una frase que me pareció típica de un western: “Te daba por muerto, Carmona”. Le dije que la emplearía en el siguiente corto que rodara. Y lo hice. Pero no fue sólo eso, bauticé al personaje de Héctor Medina con ese apellido y el nombre completo de Rafa: Rafael Jesús Carmona Pérez. Un homenaje en toda regla. Hoy nos hemos fotografiado con Sergio Ucelay, mi auxiliar de dirección. Todavía recuerdo la sesión de ‘La Cosa’, de John Carpenter, que nos pegamos con el proyector los cuatro en mi piso de la Merced , con susto incluído a Pepe en el momento de los test. Y ahí seguimos.