Skip to content

Día 21. En el chabolo (III). La ceremonia del gin tonic.

2013 abril 5
por Enrique García

Otro día más en la oficina. Otro día más en las celdas. Otro día más encerrando a mis actores entre cuatro paredes para conversar, dormitar, discutir y, en definitiva, vivir. El alivio de no manejarnos con enormes grupos de figuración se ha cambiado por la logística de encontrar los ángulos necesarios para que el espacio esté al servicio de la historia. Hoy han vuelto a mandar los chicos, y son pocos los días que nos quedan para completar el rodaje, por lo que hoy me he despedido de las celdas del módulo 2 con ellos.

Bienvenidos (de nuevo) a la nave del misterio. ¿Creen en las casualidades? Voy a exponer algunas de ellas. Si tras el almuerzo de descanso, Héctor Medina, Chico García, Isa Sánchez y yo decidimos echar un café en la calle y nos encontramos con un autobús en la puerta de la prisión… ¿No podía tener otro nombre la empresa del propio autobús? Y si cruzamos la calle… ¿no podía tener otro nombre el bar donde nos echamos el cafelillo?

 

Hoy nos ha visitado Míchelo Toro, mi primer productor, gran amigo y, ante todo, primo (chupri). Juntos empezamos en serio con esto de los cortos  y me produjo mis tres primeros trabajos (el tercero ganó el premio al mejor corto de ficción en el IV Festival de Cine Español de Málaga). Míchelo dirige la Escuela de Fotografía APERTURA, fundada en 1995. Allí empecé a impartir cursos de Photoshop y de realización de cortometrajes, y gracias a él he conocido a muchos de mis mejores colaboradores y amigos (Ucelay, Castillo…). Todo empezó con él tomando unos tequilas en calle Beatas en 1998. ¿Os cuento una anécdota? En 1985 y 86, Míchelo aceptó una beca de estudios y cruzó el charco para estudiar en un instituto americano: en Flushing, Míchigan. ¿No es demasiada coincidencia? Gracias por ser y estar, Chupri.

También me ha visitado Paula, mi sobrina. Paula ha participado en varios trabajos míos, el corto que hice con Aníbal Soto ‘El Juego de Pedro’ y en el clip de Motel Caimán ‘La puerta de atrás’. Ahora es una prometedora fotógrafa a la que he secuestrado en mis últimos trabajos como foto fija. Gracias por tu cariño, Pau.

 

Otra visita de altura: el gran Biktor Kero. Biktor es uno de los talentos más potentes, creativos y prometedores del panorama malagueño… y más allá. Un arquitecto de la postproducción. Un artista con una sensibilidad única y una visión preciosista. El grupo de música Muse seleccionó el clip que él realizo como uno de los finalistas del concurso que organizaron a nivel mundial. Pero yo tengo que reconocer mi especial debilidad por el clip ‘Té y desilusión’, de Santos de Goma, donde encuentro más de una cara conocida y camuflada (¿a ver quién encuentra a la primera a Héctor Medina?). De Biktor guardo un cariñoso recuerdo navideño y maratoniano a golpe de pizza y etalonado milagroso para una mala bestia. Gracias eternas, Biktor. Además de artista eres un tío honesto y generoso, y eso te hace más grande.

Biktor a llegado cuando finiquitábamos una de las secuencias a la que más cariño y respeto le teníamos en el plan de rodaje: la del gin tonic. Esta secuencia define a nuestro protagonista. Esperemos que entre el currazo interpretativo de Chico y la presencia de Héctor, nos quede una secuencia chula.

Mañana rodamos nuestro último sábado.

El lunes comienza la cuenta atrás: 3-2-1… ¡Míchigan!

Enrique García