El virus del papiloma humano en hombres

El papiloma humano en hombres es un virus que se presenta con bastante frecuencia. La mayoría de las personas que tienen una vida sexualmente activa en algún momento de su vida tendrá el papiloma humano genital (VPH) . Hay más de 40 tipos de VHP que pueden ser transmitidos mediante el contacto sexual.

Esta clase de virus pueden infectar las áreas genitales de los hombres, lo que incluye la piel del pene o el ano y su alrededor. También pueden llegar a infectar la garganta y la boca.

El papiloma humano se transmite por medio del contacto genital, siendo más frecuente en las relaciones sexuales vaginales o anales, aunque también puede ser transmitido durante el sexo oral. Debido a que el VPH generalmente no produce síntomas, la mayoría de los hombres pueden adquirir este virus y transmitirlo sin darse cuenta. Se puede tener el VPH aunque cuando hayan pasado años de su última relación sexual, hasta hombres que sólo tuvieron una pareja sexual pueden contraerlo.

Los problemas que genera, si bien por lo general la mayoría de los hombres no presentan síntomas, son las verrugas genitales que pueden aparecer alrededor del pene, del ano, escroto, muslos o ingle. Las verrugas genitales son uno o varios crecimientos que tienen forma de coliflor, chata o con relieve.

De todos modos, hay personas que pueden tener el tipo de virus que causa verrugas y nunca desarrollar alguna. Es por esto que no siempre los dos miembros de una pareja sexual y que se encuentran infectados desarrollan las verrugas genitales por el papiloma humano.

¿Qué efectos puede tener el papiloma a largo plazo?

El papiloma humano puede tener muchos efectos negativos para nuestra salud.

Por ejemplo, el papiloma apenas presenta síntomas. Es por ello que solamente con un test del ginecólogo serás capaz de saber si estás contagiada con él o no. El peor efecto secundario que puedes tener por este problema médico es el cáncer de cuello uterino.

Está demostrado que este virus es uno de los causantes de este tipo de cáncer, por eso debemos tener especial cuidado en acudir anualmente a nuestra cita con nuestro ginecólogo para que realice las pruebas necesarias y la revisión correspondiente. Son 30 minutos donde quedaremos mucho más tranquilas con respecto a nuestro estado de salud y realmente merece la pena.

Así pues, si estás embarazada o has tenido una niña hace poco, es probable que el pediatra te informe de la vacuna del papiloma. Hay mucha controversia con este tratamiento, pero el médico puede informarte bien, ya que con las dosis administradas eliminarás la posibilidad de que tu hija pueda padecer esta enfermedad en un futuro.

El papiloma humano es una enfermedad que puede causarnos problemas, pero que con el tratamiento adecuado podrás acabar con él rápidamente. Tan solo debes seguir las pautas de tu médico y ser constante con la administración de los medicamentos. Con el pasar de los días, notarás que te sientes mucho mejor y en la próxima revisión seguro que solo te darán buenas noticias.

No olvides informar a tu pareja llegado el caso. El papiloma humano se puede transmitir a hombres, y también deberán llevar un tratamiento, que será diferente al tuyo, pero hay que consultarlo bien.

La vacuna del papiloma humano

La vacuna del papiloma humano, conocido también como el virus del VPH, es una vacuna contra ciertas enfermedades que se generan por medio de transmisión sexual y que puede generar cáncer cervical y verrugas genitales. Las dos vacunas contra el VPH conocidas en el mercado son: Gardasil y Cervarix. La efectividad real que tienen para reducir las tasas de incidencia y mortalidad por cáncer de cuello uterino es todavía desconocida.
Esta vacuna permite, en el caso de las mujeres, inmunizarlas contra dos tipos de VPH de alto riesgo oncogénico, los cuales son responsables de casi el 80% de los casos de cáncer de cuello uterino. Su aplicación en las tres dosis necesarias es muy importante para lograr que la protección sea completamente efectiva.
Por lo general, la vacuna se administra bajo un esquema de 3 dosis que garantiza la inmunidad adecuada: la 1° al momento cero, la 2° al mes y la 3° a los seis meses pasados de la primera dosis. Como dijimos anteriormente, es fundamental completar todas las dosis para garantizar su efectividad en el máximo posible.
Cabe destacar que existen más de 150 tipos de VPH, de los cuales más de 40 pueden ser transmitidos de una persona a otra por medio de contacto sexual, siendo las regiones de transmisión los genitales, el año o la boca. Por año ocurren más de 6 millones de infecciones genitales nuevas por VPH sólo en Estados Unidos y la mayoría de las infecciones aparece sin síntomas y se va sin la necesidad de ningún tratamiento con el paso de los años. De todos modos, hay infecciones que se mantienen por muchos años, causando o no anomalías que pueden ser detectadas.

Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.