Blogs

Joseantonio Trujillo

El ala oeste de la Moncloa

Cosmética del enemigo

El poder siempre abusó de la política. Su intención siempre ha sido reescribir la realidad. En ese relato de ficción, es comúnmente aceptado que el enemigo pueda convertirse en aliado a través de la cosmética lingüística. Algo de eso ocurrió ayer en la primera reunión oficial entre Pedro Sánchez y Quim Torra.  El catalán estuvo en Ferraz el fatídico 1 de octubre de 2016 en el que el PSOE casi salta por los aires. Fue a apoyar a Pedro Sánchez, pero estaba liado y o pudo recibirlo. Lógico. Nadie sabía que,casi dos años después por carambola , Torra sería president de la Generalitat y Pedro Sánchez lo sería del Gobierno, y darían un paseo por la Moncloa. Las cosas del destino. Siempre ha acudido a sus encuentros en Madrid con bolsas con viandas al estilo Paco Martínez Soria, que representa  Torra en el secesionista catalán, y eso  Sánchez lo agradece .

Ninguno de los dos está interesado en que se solucione la mayor crisis institucional de nuestra joven democracia. Su verdadero interés es afianzar sus posiciones como interlocutores válidos de una negociación que no llevará a nada, y que servirá sólo para reafirmar su liderazgo entre los suyos, actualmente en  entredicho. Los socialistas de toda España, a excepción de los que están bajo el influjo del PSC o en la órbita del gobierno actual, conocen perfectamente el discurso secesionista catalán y están dispuestos a acabar con él en cuanto puedan por mucho que su líder circunstancial se empeñe en perpetuarlo. Los independentistas catalanes saben que como le den alas a Torra, éste no se baja de la nube. Saben que con él la república catalana se aleja. Sánchez necesita a Torra y Torra necesita a Sánchez. España ni Cataluña  los necesita pero eso es harina de otro costal. Con esta operación cosmética de apertura de una nueva época en las relaciones entre el Gobierno y Cataluña, ambos líderes podrán alargar sus posibilidades de permanencia en sus posiciones. Después la prensa afín, cantará las loas de esta unión de hecho.

Ivan Redondo se encargó de construir los dos cebos para que los medios se entretengan. El primero un tuit en catalán “Una crisi política requereix una solució política. Aquesta reunió és un punt d’arrencada constructiu per a la normalització de les relacions”. Después el paseo hasta la fuente  donde el poeta Antonio Machado se citaba con su amante Guiomar. Que cruel puede llegar a ser la política.

a-fuente

El problema secesionista catalán lo solucionará por una parte la Justicia y por otra, los líderes españoles que entendieron que la “operación diálogo” es una tirita para el problema catalán.

A Ciudadanos hay que exigirles que Inés Arrimadas no se vaya de vacaciones. Albert Rivera debería sentarse con los lideres socialistas a los que sostiene para comprobar si apoyan o no Sánchez en su cartas de amor al independentismo. Podría comenzar con Susana Díaz.

Al PP sólo le queda la carta de que Pablo Casado venza a Soraya Sáenz de Santamaría para poder refundar el centro derecha español, y pueda llegar a acuerdos con el resto de líderes de este espacio político.

 

Temas

Analizamos la nueva política de la legislatura de Pedro Sánchez

Sobre el autor

La Carolina 1970. Escritor y Médico. Columnista de Diario Sur desde el año 2012. Doctor en Medicina y Máster en Gestión Sanitaria. Ha sido durante años director médico del Hospital Carlos Haya. Promueve la medicina basada en el humanismo. Es miembro de la Junta Directiva del Colegio de Médicos de Málaga. Opiniones personales.


Contenido Patrocinado