img
Emoción sin auforia
img
José Becerra | 28-10-2011 | 16:54

Suponemos que no existe ningún biennacido que no se haya alegrado de la decisión de ETA de no matar definitivamente. Es algo que se esperaba con la ilusión de quienes pedíamos su final y con él de las tropelías y crímenes cometidos durante cerca de 50 años. La muerte violenta de 829 personas y de muchos miles de heridos clamaba al cielo. Sin embargo, y con el comunicado de la banda asesina en las manos, habría que hacer algunas consideraciones, que no son sino el fruto de que el anuncio esperado con vehemencia añadiese algunos aspectos que ilusionadamente se aguardaban y que brillan por su ausencia. El júbilo de la derrota de los primeros momentos lo vemos, pues, empañado. En el escueto comunicado, en las actitudes y gestos de los miembros que lo anunciaron (puños cerrados y brazos en alto), se observan algunos flecos que quedaron por perfilar. Amén de los vítores finales y la invocación a la independencia de Euskadi. No creemos que, como han dicho los máximos líderes políticos, incluidos Rajoy – no nos explicamos su categórica afirmación – no haya ningún condicionamiento. Por que lo es la exigencia del reconocimiento de Euskal Herria y el respeto a la voluntad popular. De qué voluntad se habla, de la de los españoles o las del pueblo vasco, en donde Bildu ahora ejerce su hegemonía en las instuticiones.

Tampoco resulta alentador que se hable de “conflicto armado” y de que “se ha llevado a muchas compañeras y compañeros para siempre”. Así como que “otros están sufriendo la cárcel o el exilio. Para ellos y ellas nuestro reconocimiento y más sentido homenaje”, sin incluirse la más mínima mención de las víctimas que cobardemente ellos se llevaron por delante. Hablan del fututo “como del esfuerzo y la lucha de la ciudadanía vasca”. Obligan al Gobierno a negociar. Y sobre todo, la ausencia a total a la petición de entrega de las armas, la disolución de la organización y el perdón a las victimas. Lo dicho, emoción, no euforia, por el comunicado. JOSÉ BECERRA

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.