Otoño triste en la Serranía de Ronda | La provincia a vuelapluma - Blog diariosur.es

Blogs

José Becerra

La provincia a vuelapluma

Otoño triste en la Serranía de Ronda

El mar, su proximidad inquietante o lejana, dulcifica en la larga costa, sus tonos. Se retrasa, parece que llega, pero se vuelve y se rezaga. El otoño, no es el mismo, cuando asoma cerca del mar, que cuando lo hace en la lejana montaña. El piélago, profundo y calentado, apacigua su brusca entrada y parece decirle con voz atiplada: Espera un poco, camarada. Es menos visible, aunque las hojas de los árboles también se caigan y se arremolinen en el suelo todavía sediento. Quizá su presencia más evidente sea el regreso de las gaviotas a la playa. Recuperan la arena, largamente usurpada.

    Llega sin avisar el otoño a la montaña. Un día hace calor, fuego en las alturas y en las laderas hurañas, y al otro, el frío extiende su albedrío con saña. Sin transición, casi sin pausa.

    De la  noche a la mañana. No se veía ayer, y hoy es cosa clara. Al amanecer tenues gotas de rocío entorpecen del segador el corte de la guadaña. ¿Cómo tan pronto ha cambiado el color de la hojarasca? De verde brillante, en un soplo los tonos del caqui ( en el Japón de donde es oriundo y luego enla Serranía) planta santa, se pasó a la pátina amoratada. Se desnuda la higuera con parsimonia pero sin pausa. Le descolgaron los últimos higos que azúcar rezumaban. El almendro, los chopos de las riberas, las encinas ancianas, (no así los olivos cenicientos y machadianos que ganaron en galanura) y los abedules perdieron su prestancia.

    Las colosales sierras que al cielo arañan impiden que la luz se entretenga antes de despedirse hasta mañana. Es lo que en

los pueblos de la costa pasa. En los de la montaña anochece pronto: se esconden presurosas. Y las alturas incitan para que las sombras antes de tiempo las invadan con premura.

     Sopla el aire frío y a su paso todo lo arrastra. Los que vienen de la costa les coge de sorpresa esta asta actitud rebelde y temprana. “Todavía hay gente en la playa”, dicen con destemplanza. “No es lo mismo en la sierra”, le contestan los de Ronda, Montejaque, Alpandeire y Parauta. Aquí es más triste y de más temprana pisada.

    No, no es lo mismo el otoño en la costa que en la montaña.

 

 

 

Temas

Un sitio donde hablamos de cosas de Málaga y la provincia

Sobre el autor

Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.


October 2011
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31