img
El habla popular de la Serranía
img
José Becerra | 29-12-2011 | 12:04

No se pueden buscar el origen de las palabras que siguen si no es en la tradición oral. Son palabras que los hijos oyeron a sus padres y estos, a su vez, a los suyos. Y así hasta los tiempos pretéritos a los que es imposible ponerles fecha fija, porque como cualquier otro elemento de cultura de los pueblos, se conocen sus fundamentos pero se diluyen como en agua los azucarillos si se trata de ahondar en sus raíces. La tradición oral se comporta como las ramas de un frondoso árbol: se sustentan y vive de la sabia que el tronco les suministra, pero que a su vez contribuye a su esplendor cuando de los ramajes brotan las flores y los frutos que enriquecen el conjunto. El habla popular, en el caso del español, toma su esencia del castellano; de él se nutre, pero luego lo enriquece aportando la peculiaridad de cada región, de cada pueblo. Surge así la palabra que es propia de cada lugar, tan propia como la iglesia que centra el espacio de cada pueblo, o como la montaña que le sirve de regazo a sus casas. Una pertenece a un estilo arquitectónico universal, la otra a una cordillera grandiosa, pero nadie confundirá su iglesia y su montaña con cualquiera otra.

La palabra, el vocablo nacido allí en donde la necesidad lo hizo urgente y preciso, para luego tomar vida propia incardinándose en las costumbres como el paisaje mismo en el sentir de quienes lo contemplan cada día.

Empecemos por la A, reina del alfabeto castellano, puesto que ella tiene presencia como ninguna otra letra, también en el habla popular de la Serranía de Ronda.

                                A

 

A LA REBUSCA. Recoger con el permiso de los dueños lo que queda en el campo después de la recolección. Se dice especialmente de la aceituna.” Mañana voy al Acebuchal a la rebusca”.

ABANCALAR: Preparar un terreno pendiente en bancales para su aprovechamiento. “Si no abancalo las tierras no podré sembrar las lechugas

ABANDONAO. Persona dejada, poca limpia o escrupulosa. “Ahí lo tienes, un abandanao, desde que se le murió la mujer”.

ABARRUNTAR. Predecir con tiempo cualquier cosas“ Abarrunta la lluvia como nadie”

ABEJARRUCO: Abejorro. Escarabajo. “ Los abejarrucos  negros traen mala suerte

ABERRUNTE. Capricho, manía. “ Le ha dao un aberrunte  y ha dejao a la novia”.

ABENATE. Arrebato. Locura.” Le dio un abenate y salió detrás de nosotros con un garrote”.

ABOCHORNAR: Causar sonrojo o vergüenza. “ Has abochornao al muchacho

ABOMBAO. Desorientado, confundido. “ Si no entiendes lo que digo es que estás abombao”.

 

 

 

 
 

 

ABORREGAO. Cielo cubierto a trechos de nube blancuzcas. “ El cielo está aborregao, seguro que mañana llueve”.

ABRIERO DE BOCA. Bostezo. “ Se nota que tienes hambre o sueño porque ¡vaya abrieros de boca que tienes!.

ABRIGAO. Económicamente desahogado. “ No hay más que ver el coche que tiene para saber que está bien abrigao”.

ABUERO. Agujero. “ Por este abuero se escapó el conejo

ABUJA. Aguja. “ Como no veo bien necesito la abuja con el ojo grande

ABURRÍO. Se dice de alguien tristón y cabizbajo, sin ganas. “ No sé que hacer esta tarde; estoy aburrío”

ACEBUCHAL. Lugar en donde abundan los acebuches. Hay un acebuchal en casi todos los pueblos. “ Por la verea del acebuchal me saltó  ayer una liebre así de grande”

ACEBUCHINA. Aceituna menuda del acebuche, que no se aprovecha. “ Las acebuchinas para los mirlos”.

ACELERAO. Acelerado, nervioso. “ Yo en cuanto escucho voces me pongo acelerao.”

ACERCARSE. Llegarse. Ir. “ Me voy acercar a la plaza a ver si lo veo”.

ACHANCARSE. Ante una discusión o pelea, eludirla. “Viendo las de perder acabó por achancarse y se marchó”.

ACHARES. Dar vergüenza de hacer o decir algo: “ Me da achares”.

ACHICHARRAR. Quemarse algo, un alimento, o la piel al sol. “ Me achicharré al sol”.

ACHICHURRÍO. Aburrido. “ No sé qué le pasa a Antonio; lo veo achichurrío”. De las plantas sin riegos se dirá asimismo que “están achichurrías”.

ACHINAO. Persona, casi siempre femenina, apretada en carnes y de buen ver. “ ¿Has  visto a Carmelilla? Achiná está y hay que ver cómo luce todo lo que se pone.”

ACHUCHAERO. Relaciones que no se esperan entre personas. “ En cuanto les pase el achuchaero se tirarán los trastos a la cabeza, como siempre.”

ACIGUATAR. Asegurar (es voz propia de Montejaque) “ Esa carambola a tres bandas la tienes que aciguatar”.

ACLARÓN. Pausa en una lluvia pertinaz. “ Hay que aprovechar el aclarón para irnos  a la casa”.

ACORCHAO: Hormigueo en alguna de las extremidades. “ Se me ha quedao acorchá la mano”

A COSA HECHA. Intencionadamente. “ Me has metido en el charco a cosa hecha”.

ACRISTIANAR: Bautizar a un niño.”Mañana voy al pueblo para acristianar a un chaval de la familia de la parienta”.

ACUMUAO. Acomunado. Pastor o porquerizo de poca edad empleado con poco sueldo y comida en un cortijo.” De chico    estuve acomuao en el cortijo del Arroyo del Agua”.

ACURRUCAO. Escondido en posición fetal. Junto, cuerpo con cuerpo, con otra persona a la que se profesa afecto. “ Ven y acurrúcate aquí conmigo”

ACUSÓN. Chivato. “Todo se supo por el acusón de Frasquito”.

AELFA. Adelfa. “ Las aelfas no dejan ver el río.

A ESPETAPERROS. Exp. Salir corriendo como perro apaleado.” No esperó ni un segundo, y salió a espetaperros.

AFILAÓ:  Afilador. Todavía recorren la Serranía afiladores subidos en bicicletas en las que acondicionan la muela para afilar cuchillos y tijeras. En Benaoján dicen que traen mala suerte. “ Ha venío un afilao, ya veremos quien se va al cortijo de los callaos (cementerio)”.

AFORAÓ. Persona entendida en aforar las hectáreas y cuartillas de un terreno y establecer lo que han de cobrar los segadores por su trabajo.” El aforao dijo que había catorce fanegas de trigo”

AFOTO. Foto. “ Yo nunca salgo bien en las afotos”

AGALLAS. Condición de quien no se arredra ante nada: “ Tiene agallas el tío”.

AGARRAERAS. Influencia, poder. “ Ha conseguido el puesto en el ayuntamiento porque tiene agarraeras.”

AGAVILLAR. Hacer gavillas, por ejemplo, de trigo en la siega. “ Hay que agavillar antes del mediodía”

AGAZAPARSE. Encogerse detrás  de algo, por lo común tras una piedra para que nadie lo vea. “Agazápate, que allí viene la pareja de la Guardia Civil”

AGONIZANTE. Impaciente, ansioso. “ Si te pararas a pensar cómo te pones no serías tan agonizante por nada”.

AGOSTAERO. Agostadero. Lugar de rastrojos que aprovecha el ganado en los veranos. “Las cabras tendrán su agostaero para julio en la finca del Canchal

AGUA CALAERA. Lluvia tranquila pero constante. Es la que prefieren los labriegos tras una temporada de sequía. “ ¡ Y que es calaera! La mejor que podía caer para el olivar”.

AGUA HARINIYA. Lluvia fina, sin consistencia. “ Con esta hariniya ni para mojar la suela de los zapatos.”

AGUAERA. Aguadera. Soporte de madera o esparto que se coloca sobre una caballería para transportar cántaros de agua, leche o vino. “Estas aguaeras no aguantan una semana más”.

AGUAERO: Venta, figón o taberna a donde se va a beber cualquier cosa, menos agua.” Nos vemos luego en el aguaero”.

AGUAR.  Echar agua al vino. “Con este vino aguao se escagarrusa uno”.

AGUARDAR:  Esperar. “ En la esquina te aguardo”.

AGUARDIENTE. Bebida de alta graduación que se obtiene por destilación. “ De Faraján, el aguardiente”.

AGÜELO. Abuelo. “ El  niño se fue con el agüelo”

AHIJAO. Los neófitos o recién bautizados respecto a sus padrinos. “ Ese muchacho es mi ahijao”.

AHOGAGATOS. Melindroso, hipocondríaco. “Eres un ahogatos que no hay quien aguante”.

 

 

 

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.