img
IVA
img
José Becerra | 28-04-2012 | 16:34

 

 

Una a una el PP ha ido arrinconando sus promesas electorales en aras de una pretendida contención   de los males que no están causando esta malhadada crisis, cuyos tentáculos nos sojuzgan más cada día.

Y como nadie desea dispararse en el pie, se supone que hace de tripas corazón y, a fuer de  vencer en el empeño, soporta que las expectativas que en su día generó vayan deteriorando su imagen paulatinamente.

Lo último, obedeciendo al Plan de Estabilidad remitido a Bruselas, recurrir al IVA (De Guindos, echó manos al eufemismo de “imposición al consumo”),  una gabela indirecta de la  que se abjuró siempre, y que vendrá a apretarnos aún más las clavijas a los sufridos  ciudadanos.

Con una contradicción importante: si el consumo ha caído de manera alarmante, cómo esperar que el aumento de este  impuesto dé los frutos deseados,   ni  más ni menos 8.000 millones de euros, cantidad que es la que se espera recaudar.

Exacción que nos llega en el peor momento y con unos acompañantes siniestros: el de los impuestos especiales (alcohol, tabaco y gas), que están al caer.

 

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.