img
Fecha: May, 2012
Bancosol
José Becerra 24-05-2012 | 12:26 | 0

 

 

Con frecuencia las instituciones altruistas y caritativas como Cáritas o Cudeca, ante sus necesidades acuciantes saltan a los medios de comunicación para pedir angustiosa ayuda.

 

   Ahora le ha tocado a Bancosol,  que está viendo como en sus almacenes, de los que se surten ONG de toda la provincia, acusan la ausencia de productos agroalimentarios perecederos para atender la creciente demanda.

 

   Se trata de una llamada urgente  para reponer sus estanterías de todo aquello que  viene sacando de la inopia a familias a las que ya no le queda otro medio de subsistencia. Si no fuese por esta ayuda para por lo menos poder comer  dos veces, no es que nuestro pretendido bienestar social se esté socavando sino que el estallido social por esta indigencia sobrevenida habría  tenido  efectos explosivos y catastróficos.

 

    Por esta razón, a todos nos incumbe, las empresas agroalimentarias sobre todo,  arrimar el hombro en unos momentos adversos para quienes echaron sobre sus hombros, sin nada a cambio,  la tarea de ayudar a los más necesitados.

 

 

Ver Post >
Cheque bebé en Montejaque
José Becerra 23-05-2012 | 11:38 | 0

 

Foto: MOntejaque.com

 
El problema de la despoblación de los pueblos del interior, sobre todo los que se dan la mano en la escabrosa Serranía de Ronda, es un hecho evidente.

   Empezó la desbandada en los años 60 del pasado siglo a causa de la emigración a centroeruropa y continuó después con la marcha  hacia zonas industriales de España. Se buscaban nuevos horizontes por parte de familias que abandonaban el terruño ante la imposibilidad de subsistir ya fuese por la menguante actividad de la industria artesanal ya por la decadencia evidente de una agricultura pobre e intensiva.

   Y con la merma de la población vino el contundente déficit de los nacimientos. Se contabilizan en Montejaque  unos 10 nacimientos al año en una población que escasamente supera los 1.000 habitantes. La situación es casi idéntica en el resto de  los pueblos de la comarca.

    La Alcaldía de este pueblo guadiareño ha tenido la feliz idea de premiar con 500 euros al bebé que nazca desde ahora en adelante.

    Todo sea porque haya de nuevo niños que correteen en las calles y no sólo desempleados y jubilados tomando el sol.
 

Ver Post >
El arte de cortar jamón
José Becerra 22-05-2012 | 10:23 | 0

 

 

 

 
 

 

El  rondeño Leocadio Corbacho,  cabeza visible de la ´Casa del Jamón´, un lugar para sibaritas del buen comer, se esponja en orgullo estos días merced a  la celebración del concurso nacional de Cortadores de Jamón, esa perla gastronómica que tantos adeptos reúne a su alrededor, y que el maestro jamonero convoca periódicamente.

   El protagonista del evento, que se alza quizá como  mayor atractivo de la feria ganadera de mayo de Ronda, es el cerdo, ese animal hozador, auténtico olivo de cuatro patas por los beneficios  que para la salud reporta al cuerpo humano , cuyas carnes desde siempre han sido consideradas como manjar de dioses, sobre todo todo por  la pieza más codiciada de su anatomia animal: la pata negra.

   Dice un antiguo adagio que antes que se ponga en acción el aparato digestivo empezando por  las papilas gustativas es la vista la que come. Y desde luego empezamos a comer con deleite viendo cómo  los cortadores se afanan en la tarea de ir consiguiendo las finas lonchas que se colocan con maestría consumada en el plato para admiración de los concurrentes, los cuales se la promente muy felices próximo el momento de hincarle el diente. 

   En el mundillo del buen yantar y mejor catar, desde que el maestro gastrónomo francés Brillart-Savarin lo dejará por escrito en su obra cumbre Fisiología del gusto, cobró gran importancia el rito y las formas que preceden al momento de la ingesta. Por eso nos congratula la imagen del maestro jamonero – apreciadísimo en las bodegas de renombre de Guijuelo, Teruel, Huelva y Dehesa de Extremadura, amén de las de la Serranía de Ronda – administrándole sabios toques a las piezas colgadas del techo en campanudas ristras. Son los mismos que proporciona el maestro champanero a las botellas que reposan en ambientes y penumbras sabiamente establecidas. Igual nos seduce el escanciador jerezano preparándonos el paladar para el trasiego del dorado y oloroso caldo. El arte de despertar los otros sentidos por el de la vista anteponiéndose con éste a goces próximos.

   Lo  que inicia el maestro jamonero no muy lejos de la dehesa lo acaba el maestro cortador cerca de los fogones de los establecimientos restauradores. Entremedias el tiempo necesario para que la curación mediante el aire seco de la sierra haya completado el milagro. Largo cuchillo de hoja fina y afilada y el tino justo para desprender las lonchas delgadas. Destreza, limpieza y precisión, he ahí el secreto. Secreto que no está al alcance de cualquiera. Por eso se premia a quienes les ha sido desvelado y dominan el oficio con suma perfección.

    Necesitaríamos un poeta como el malagueño Salvador Rueda  (“ Cual si de pronto se entreabriera el día / despidiendo una inmensa llamarada, / por el acero fúlgido rasgada / mostró su carne roja …), versos que muy bien nos podían describir la excelencia de un buen plato de jamón finamente cortado en lonchas.

    Para inspirarse nada mejor que venirse a Ronda en estos días y contemplar a Corbacho y el resto de maestros, cuchillo en ristre afanado en cortar el `pata negra` de turno. Todo un arte. Poesía pura para los sibaritas de la buena mesa.

Foto: Viajando por Ext.com

Ver Post >
Libro ´Hablando de Ronda…`
José Becerra 20-05-2012 | 10:50 | 0

    

 

 

 
 

 

 Amigos: Este es un artículo aparecido en SUR(edición impresa) el pasado 3 de mayo.

Se refiere a mi libro `Hablando de Ronda…´que, si os parfece bien, podéis adquirir por Internet en editorial Vértice (( e-mail info@editorialvertice.com). Tfnos.952 040480-)

o librería Agapea( www.agapea.com), en ambos casos escribiendo el título del libro o mi nombre y apellidos(José Becerra Gómez). Lo recibiréis en casa. También está en venta  en         en LIbreía Luces de Málaga o Librería Dumas de Ronda.

CULTURA Y ESPECTÁCULOS
> > José Becerra acerca en un libro el pasado y el presente de Ronda
> > El autor malagueño reivindica el papel de la Serranía a través de sus
> > artículos sobre su historia, costumbres y patrimonio
> >> > Incluye referencias a monumentos, restos arqueológicos, lugares
> > pintorescos y personajes
> > Monumentos históricos, callejuelas «intrincadas con resabios de palacetes
> > solariegos», ermitas, murallas antiguas plazas recoletas, museos y
> > «vestigios de antiquísimas civilizaciones», como las ruinas romanas de
> > Acinipo, los Baños Árabes o Casa del Rey Moro, la Alameda del Tajo y la
> > «plácida placita» con la Fuente de los Ocho Caños. Para José Becerra,
> > Ronda «encandila corazones». Ya le ocurrió a Ernest Hemingway, Orson
> > Welles o Rilke. Por eso ahora Becerra quiere reivindicar ese patrimonio,
> > sus costumbres y tradiciones bajo el título ‘Hablando de Ronda’, una
> > recopilación de artículos publicados en su mayoría en SUR con la que el
> > autor malagueño pretende «acercar al lector a la realidad cambiante de
> > Ronda y la Serranía». Ahora que la Ciudad del Tajo aspira a ser declarada
> > Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, Becerra pensó que era un buen
> > momento para proclamar sus bondades. Se lo propuso a la editorial
> > malagueña Vértice y el proyecto echó a andar.
> > «Se trata de escritos breves como resultado de una inmersión en aquellos
> > aspectos de Ronda y la Serranía que en su momento suscitaron mi interés y
> > que no dudé en poner negro sobre blanco», explica el propio autor en
> > referencia a todas esas costumbres, paisajes, monumentos, «personajes y
> > personajillos que por aquí deambularon», «historia próxima y lejana», «el
> > pasado y las huellas de los primeros pobladores», cuevas, restos
> > arqueológicos (el Gato y la Pileta de Benaoján), fiestas y celebraciones
> > populares; flora y fauna, o lugares y hoteles pintorescos.
> > No falta la gastronomía
> > Sin olvidar, la industria artesanal que tienen como materia prima la carne
> > del cerdo; el vino y el queso; los bandoleros y contrabandistas célebres
> > de la zona; o los ayuntamientos y alcaldes peculiares. Y, por supuesto, la
> > gastronomía propia de la región: conejo al ajillo, chivo lechal, tortilla
> > de espárragos silvestres, lomo y morcillas fritos o las compotas de
> > membrillos, como recuerda José Becerra.
> > A su juicio, la comarca de Ronda ha padecido «una marginación extrema
> > durante muchos años». «Una población campesina que cimentó el sustento en
> > la agricultura y muy escasamente en la industria se vio abocada en los
> > años 50 y 60 a una emigración masiva a ciudades norteñas centroeuropeas.
> > Una sangría humana que por fuerza dejó profundas cicatrices en el panorama
> > social de la zona», considera José Becerra, que trata de argumentar en
> > ‘Hablando de Ronda’ que «el pasado oscuro no ha sido óbice para la
> > espléndida realidad actual». En este sentido, el autor hace hincapié «en
> > lo que fue y en lo que la actualidad se desprende a tenor de su proyecto
> > de futuro».

Ver Post >
Un hotelito con encanto: La Dehesilla de Benaoján.
José Becerra 18-05-2012 | 11:00 | 0

 

1

Foto: Recepción del hotel

 

Un hotelito con encanto: “La Dehesilla” de Benaoján.

 

José Becerra

 

En la Serranía de Ronda, siempre evocadora, magnífica por un  paisaje tan impactante como atrayente, cargada de tradiciones, leyendas e historia, única por sus monumentos naturales, el fenómeno tenía que surgir rodado. Los pueblos, sus pueblos blancos, que padecieron atraso y decadencia, las más de las veces por dejadez de las administraciones públicas y ceguera de los políticos en el poder, y otras veces por momentos de general decaimiento común a los años de posguerra y posteriores (emigración masiva, abandono de la ancestral economía agraria, ausencia de tejido industrial de alcance…) vieron, en los años más recientes, una tabla de salvación en el turismo rural. Con una economía con viento en popa, los habitantes de ciudades cercanas que habían descubierto el placer de los viajes y las excursiones hacia tierras del interior de la provincia tenía por fuerza que toparse con el hechizo de la Serranía.

  Lo entrevieron algunas familias que poseían pequeñas explotaciones agrarias abandonadas con casas derruidas, y echando mano de la imaginación remozaron fincas, adecentaron casas o las construyeron de nueva planta e iniciaron un negocio que hoy por hoy, sin ser espectacularmente remunerativo da trabajo a muchas familias, inaugurando un nuevo perfil de empresas hasta el momento ausentes del territorio. Molinos de aceite y harina  se  transformaron en acogedores hoteles, casas de apero de labranza despuntaron  como agradable  instalaciones hosteleras, antiguas ermitas se revistieron con las cualidades de un albergue… Lo tuvieron fácil. Había que invertir, sí, pero la aceptación la tenía aseguradora, porque emergían en medio de un paisaje envolvente único y teniendo como fondo a veces, marcos tan sugestivamente asombrosos como la cueva del Gato, en el caso de Benaoján.

   En este pueblo chacinero por excelencia dirigen desde  meses atrás Antonio Cabrera y Rosabel Heras el coquetón hotel rural La Dehesilla. Ambos jóvenes, dando muestras de un buen hacer empresarial de carácter familiar, inauguraron las instalaciones en uno de los lugares emblemáticos del pueblo: La dehesilla, antiguamente prolífica en viñedos, higueras y chumberas y, lo que es más importante, a dos pasos de la celebérrima cueva del Gato, prodigio de piedra y aguas con que la Naturaleza quiso premiar a un entorno de por sí sumamente  placentero a los sentidos. En las cercanías se desliza el río Guadiaro, que si en verano se torna raquítico, en los meses de lluvias adquiere nuevos ímpetus y corre valentón entre adelfas y mimbreras, aguas abajo, después de recibir el aporte de la vía fluvial hermano, el Genal.

   El telón de fondo no podía ser más sugestivo. Sierras abruptas, montículos escarpados, caprichos de la Naturaleza plasmado en el felino de piedra, delicioso charco azul a sus pies formado por el río Gaudares o Campobuche en el que desagua  después de atravesar las galerías imponentes y misteriosas de una gruta que fuera en la antigüedad hábitat y santuario de antepasados prehistóricos. La belleza del lugar, la tranquilidad reinante, el contacto perenne con la naturaleza en su estado puro están asegurados.

  Dotado con todos los detalles que hacen grata la estancia –jardines, actividades deportivas y culturales, hilo musical para crear un ambiente relajado a tono con la campiña circundante, confortables habitaciones, salón de audiovisuales…- el hotelito quiere servir, según palabras de Antonio, el descanso del visitante y un ambiente netamente familiar. Consiguieron ambas cosas y eso les prestigia.

Le atenderán en el teléfono: 952 11 45 18  E-mail: info@hoteldehesilla.com

 

  

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.