img
Fecha: September, 2012
Bancos eufóricos
José Becerra 30-09-2012 | 11:13 | 0

 

 

 Por fin respiran aliviados los bancos. Y en los que nos toca,  por estar afincada en  Málaga y Andalucía,  lo hace más que otros Unicaja. No las tenían todas consigo los directivos de la entidad, y esperaban  anhelantes la clasificación de la consultora Oliver Wyman. Pero los resultados del informe no han podido ser más halagüeños. Buen pulso el de Braulio Medel conduciendo la empresa financiera.

Por esta ayuda suspiraba el Gobierno y los más de 50.000 millones tienen toda la  apariencia de un maná, sobre todo porque no se trata de dinero público – algo que tantas susceptibilidades ha creado – ¡ Mucho dinero para los bancos, pero Rajoy se olvida  de parados y desahuciados!, es  lo que se gritaba -. No. Es un dinero que hay que devolver, bien es verdad que con un bajo interés.

Pero la pregunta que se debe esgrimir es ¿ y ahora qué? Porque habrá que ver si  esta ponderación de nuestra banca y la inyección de capital a los menos solventes  servirá  que fluya el crédito tanto a empresas y emprendedores como a  particulares para lo que sea menester. O si se concederán hipotecas razonables   para quienes suspiran por un hogar propio.

Y lo que es más importante, ¿velará el Gobierno para que de una vez por todas salgan de las staffs de las entidades financieras los políticos que maldito el favor que les hacen? ¿ Pagarán cuando atiendan más a los partidos en los que militan que al bien de los ahorradores? ¿ Se marcharán con jubilaciones de oro, como hasta ahora? Y los banqueros, que asimilen de una vez que ellos no son los dueños de la entidad que sea, ni siquiera los accionistas: los dueños somos los que les confiamos nuestros ahorros para que los gestionen como es debido.  A ver si se enteran.

Foto: Diario SUR

 

Ver Post >
¡Llueve!
José Becerra 28-09-2012 | 12:31 | 0

 

 

Se han hecho esperar pero al fin han llegado las lluvias. Hoy, miércoles 26 de septiembre, cae  en la Axarquía malagueña y  en la comarca del Guadalhorce, más tumultuosamente enla Serraníade Ronda.

Ha venido para reconciliarse con los agricultores que clamaban por su presencia: olivareros serranos, castañeros del Genal, huertanos dela Hoyade Málaga, todos se frotan las manos de satisfacción. La pura,  casta y  humilde agua, a decir de San Francisco, el anacoreta de los valles y los campos, cae blandamente en una mañana gris – como tiene que ser –  enLa Caladel Moral,   desde donde la contemplo a través del ventanal de mi vivienda. La playa desierta añora ya la presencia de los bañistas, los cuales arramblaron con sus bártulos veraniegos hasta la nueva temporada. Sólo las gaviotas, exiliadas en el estío,  vagabundean satisfechas por el terreno y graznan  por la reconquista de un territorio del que fueron largamente exoneradas.

  Enla Serraníarondeña, en uno de sus pueblos blancos, Benaoján, un pegujalero avezado, Martín Benítez,  con el que me unían ciertos lazos familiares,  en tiempos de sequía agostadora, cuando al fin las lluvias hacían acto de presencia, mitigando la sequedad de los campos, solía decir a grito pelado a quien quisiera escucharle: ¡Esto es pan! ¡Esto es pan!

Efectivamente, la lluvia hace que la aceituna se esponje;  que los erizos que envuelven celosamente la castaña se abran y muestren sus prometedores frutos; que las tierras sedientas reciban con agrado la sementera; en definitiva, que la naturaleza siga su curso normal y de muestras de rendir ciento por uno, como quedó dicho en el mandato evangélico.

¡ Llueve! Nos reconciliamos conla Madre Natura  que venía dándonos la espalda con displicencia. Me reconforta oír y ver cómo llueve apaciblemente, hasta me provoca un dulce sopor muy parecido al sueño. La verdad es que lo que más recuerdo de mis ya lejanas noches de Benaoján en dormirme de noche oyendo la lluvia repiquetear en mi casa de vieja techumbre con tejas moriscas.

Después de acabar este escrito me entero de los destrozos que las tormentas han ocasionado en la Serranía y en buena parte de la provincia. NI que decir tiene que no es esa la lluvia que yo añoro y que tanto me place. Todo que resulta devastador repele y estas lluvias torrenciales nadie las puede  mirar con buenos ojos, ni siquiera los agricultores que tanto suspiran  por el líquido elemento.

Categoria: actualidad, Superior 

 

 

Ver Post >
Asedio al Congreso
José Becerra 26-09-2012 | 5:02 | 0

 

 

Una anécdota que recogen los panegíricos que en estos días con motivo de cumplirse  los  80 años del ex presidente Adolfo Suárez  han salido a la luz viene como anillo al dedo a la concentración y protesta ante el palacio dela Carrerade San Jerónimo en Madrid.

Preguntado en cierta ocasión sobre la gobernabilidad de España el ilustre político, hoy con su mente ganada por la oscuridad plena, contestó: “Los españoles son  fáciles de gobernar…hasta que se cabrean”.

El cabreo nacional está indiscutiblemente detrás de  la asonada que acabamos de presenciar. Sesenta detenidos   y una cincuentena de heridos, incluidos agentes del orden, es el balance que ha proporcionado el asedio del Congreso de Diputados, sede de la soberanía nacional.

Hoy debemos ser portada de la mayor parte de los periódicos del mundo. Lo ocurrido puede ser el corolario de algunas otras portadas allende fronteras que esos  principales rotativos  no han tenido empacho en publicar.

The Financial Times destacó en portada días atrás a un mendigo escarbando en un contenedor de basura: querían retratar las dificultades económicas de nuestro país azotado por la crisis. Al día siguiente, otro diario anglosajón de no menor tirada hacía hincapié en la convocatoria de elecciones en Cataluña con el propósito único de escindirse de España.

Hoy, la guinda que adorna el vaso, lo que llena las primeras planas  es el asedio sufrido por el Congreso, cuyos miembros tuvieron que salir, acabada la sesión, escoltados por un cordón policial. Es la imagen que ofrecemos, coincidiendo con la estancia de su Majestad don Juan Carlos y Rajoy en EE.UU.

   Cierto que el lugar de la multitudinaria protesta  no fue el adecuado. Cierto que las cosas no fueron a más. Pero nuestros políticos deberían tenerla en cuenta y muy seriamente. Sabemos que para que un incendio cobre gran magnitud basta con una chispa. Una chispa debió ser la toma dela Bastillaen Francia en 1789 y ya vimos lo que vino detrás.

Ver Post >
Felicidad ciudadana
José Becerra 25-09-2012 | 11:09 | 0

 

 
 

 

El alcalde Málaga, Francisco dela Torre, en el preámbulo del nuevo curso político quiso dejar claro que lo que perseguía con el SARE – y se supone que con cualquiera otra medida municipal – era la felicidad de los ciudadanos.

Nos ha cogido de sorpresa que emplee este vocablo, el cual  no creo exista en  el léxico habitual de los políticos. Nos dicen por lo general que trabajan por el bienestar ciudadano, por la satisfacción de todos, por la excelencia o calidad de vida de los mandados. Lo de la felicidad, aparte del mensaje anual de Don Carlos, solo se les oía a las autoridades de las diversas instancias administrativas del país, precisamente en las fiestas navideñas, donde todo son buenos propósitos y deseos de fines venturosos.

Esto de la felicidad del regidor malagueño a una cuestión de estacionamiento en las distintas vías del casco urbano nos lleva a la conclusión de que los malagueños ciframos nuestra felicidad en disponer de un lugar en donde dejar el coche sin que nos multen o nos llamen la atención por la larga permanencia.

Puede que no haya exagerado el primer edil dela Casonadel Parque. Disponer de un aparcamiento propio es una de las ambiciones y objeto del deseo de todo contribuyente, a eso nos abocan las dificultades de la vida moderna y capitalina.

Horacio cantó el Beatus Ille ( y siglos después nuestro Fray de León)  a la descansada vida – feliz –  de la vida en el campo, el alcalde canta las excelencias de un aparcamiento propio. Al fin de cuentas  la felicidad humana como sentenció Benjamín Franklin no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.

 Foto: Diario SUR

 

Ver Post >
Menos tostones otoñales
José Becerra 24-09-2012 | 10:44 | 0

 

 

 
 El otoño-invierno  en los pueblos de media España no sería igual si en las esquinas  de las tardes moribundas un puesto de castañas asadas no les imprimiera el toque  imperecedero de unas de las tradiciones que más hablan de nuestra forma de ser y de mostrarnos a los demás.

   Se expande por las calles el grato  olorcillo del fruto más objeto de deseo en estas fechas y es como si todos nos hiciésemos un poco niños, y la añoranza del calorcillo hogareño, de los momentos felices con los seres queridos nos embarga.

   De todo eso es capaz un cucurucho de castañas que el vendedor de turno, a cambio de unas monedas, deposita en nuestras manos. ¡Cuantas confidencias, declaraciones y pensamientos gratos nos proporciona mientras lo degustamos este fruto de las familias de las fagáceas! ¡Cuantas reuniones festivas en la que es el protagonista indiscutible!  Y me vienen a la mente los “tostones” que todos y cada uno de los pueblos dela Serraníaorganizan en torno al día de Todos los Santos y el de  Difuntos posterior.

   Pero este añola AsociaciónAgrariade Jóvenes Agricultores (Asaja) nos anuncias que las cosas no van bien, que la sequía va a pasar factura al castañal. Hablan de una merma de producción en un 70% en comparación con años anteriores.

   Las más de 1.500 familias que ya preparan los bártulos de la recogida miran esperanzados al cielo y a que  la climatología se muestre benigna. En espera de que la ocasión muestre un cariz más halagüeño para tantos hogares que cifran un alivio para sus maltrechas economías esperan que de los cuatro o cinco millones que en épocas normales producen los predios hogaño tengan que contentarse con un millón. Un panorama desalentador para la comarca del Genal.

   ¿Tendremos que contentarnos los que disfrutamos del fruto tostado al amor de la lumbre y la humeante  olla agujereada conque este otoño el gratificante olorcillo característico que tantas añoranzas reaviva dure menos tiempo?  Una pena.

 Foto: Algatocín, entre riscos y castaños

Algatocín. net. La Serranía, org.

 

 

 

 

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.