img
Con la ley en la mano
img
José Becerra | 21-09-2012 | 12:32

 

 

 

 
 

 

 

Desde Málaga seguimos con estupor la contumacia de los nacionalistas catalanes.

 Vino a la Moncloacon ínfulas de ganador, pero se marchó con  el sabor  amargo de la derrota. A Artur Mas le asistía el ímpetu dela Diada reclamando independencia a grito pelado;  a Mariano Rajoy para hacer frente a tamaño proposición secesionista le bastó recibirle esgrimiendola Constituciónde 1876 en la mano.

La Carta Magna que nos dimos es suficientemente explícita al respecto en su artículo 2º: La Constituciónse fundamenta en la indisoluble unidad dela Nación Española, patria común e indivisible de todos los españoles. Ahí queda eso. El Pacto Fiscal saltó por los aires.

El Honorable tuvo que marcharse con el rabo entre las piernas, aunque en su interior mascullase sapos y culebras.

Esta vez el presidente del Gobierno fue contundente y para nada navegó entre dos aguas  como viene ocurriendo en   el caso de la petición del rescate. Pero esa es otra cuestión.

Ahora lo que importa es enaltecer su proceder de no ceder a una  propuesta descabellada que en el caso de tomar cuerpo los primeros en lamentar serían los propios catalanes, cuales  verían desmantelada su incipiente Estado  al colocarse  en el vagón de cola de Europa.

La secesión igualmente perjudicaría al resto de España creando una situación de inseguridad que los mercados castigarían sin  miramientos.

Foto diario SUR

Categoria: Actualidad. Superior

 

 

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.