img
Fecha: November, 2012
Solución intermedia para las pensiones
José Becerra 30-11-2012 | 8:02 | 1

 

 

 
 

 

Era un problema arduo porque es bien sabido que no hay dinero para casi nada. Sin embargo el Gobierno, que no compensará la subida del IPC a ningún  pensionista, ha optado por subir las pensiones una media del 2% a  los que cobren cada mes menos de 1.000 euros y el 1%  a quienes sobrepasen esta cantidad mensual. Menos da una piedra, que dice el demoledor adagio, y sin pronunciarlo lo ha hecho suyo el Ejecutivo de Rajoy.

   Se da de lado a la subida de los precios y a la siguiente alza del

coste de la vida. Otra promesa electoral incumplida y van… Pero aquí está el sufrido pueblo para soportarlo, ahora, en particular los que oteamos más cerca que lejos el ocaso de nuestras vidas.

  Pero esa decisión que nos ha descorazonado ha venido acompañada de otra no menos inquietante: se ha vuelto a trastear en la “hucha de las pensiones” para hacer frente a la paga extraordinaria de Navidad, la cual muchos llegamos a pensar que estaba a un tris de desaparecer. No ha sido así, loado sea de Dios.

  Sin  embargo este hurgar intempestivo en la bolsa del remanente ha sido fruto de reformar la ley de la Seguridad Social que contemplaba recurrir al 3% del fondo cada año. Ahora, por lo visto, se alza la veda y se podrá superar ese límite hasta el 2015. Barra abierta y el que venga atrás que arree. El Pacto de Toledo, papel mojado.

 Foto del diario SUR. La vicepresidenta del Gobierno habló de las pensiones.

Ver Post >
Varapalo a los pueblos de la Serranía
José Becerra 29-11-2012 | 7:09 | 0

 

 

 

 
 

 

Los pueblos de la Serranía de Ronda con su gozo en un pozo.  Habían cifrado esperanzas en alcanzar metas y eliminar atascos sempiternos uniéndose en un Consorcio que les ayudara a salir  del marasmo en el   que a causa de la crisis galopante y la  carencia de dotaciones económicas provenientes de instituciones superiores se encontraban,  pero el intento ha fracasado estrepitosamente.

No es posible el Consorcio con el que  habían suspirado  porque los propios ayuntamientos se encuentran en la incapacidad de sostenerlo económicamente y la financiación exterior se había venido mostrando imposible, según manifiestan autoridades locales. 

Cada pueblo tirara por su lado, según su manera de entender la situación,  la cual es en  general precaria,  y se tira por la borda el dicho que por manoseado no deja de tener lógica: La unión hace la fuerza.

   El fin ultimo del conjunto de los consistorios  era, amén de sustentar  políticas de formación y creación de talleres de empleo, colaborar en la ardua empresa de propiciar  el desarrollo de la comarca, Algo que ahora se queda en el aire y se disuelve como azucarillo en agua para perjuicio de más de una veintena de municipios en una zona  como la del Guadiaro que se debate en un receso notable de sus posibilidades de progreso.

Foto: Benaojan, un pueblo de la Serranía empeñado en restablecer su época de pasado esplendor en la fabricación de embutidos.

 

 

Ver Post >
… Y no hubo nada
José Becerra 27-11-2012 | 11:34 | 0

 

 

 
 

 

Después de zarandear  Cataluña de arriba abajo, de soliviantar a gente de fuera y dentro de la región, de enfrentar a catalanes contra  el resto de España, acusándolo poco menos que de ladrones, de sembrar la cizaña erguido en la quimera del independentismo,  y enarbolar  la bandera e ideario soberanistas y ondearla a diestro y siniestra en pos de un delirio  trasnochado y fuera de lugar, Artur Mas, ha tenido que plegarse a la realidad de un sonoro fracaso y rotundo rechazo que, a cualquier otro político habría hecho plegar velar y hacer mutis por el foro.

Una derrota histórica en los anales de CiU. Pero él parece estar por encima de esa eventualidad. Verlo explicando lo acaecido daba la sensación que más que perder estrepitosamente se alzaba con la victoria. Vivir para ver.

Ahora tendrá que sumirse a los deseos de Esquerra Catalana, a cuyo ideario de independentismo se sumó a última hora. Eso o que fenezca su disparatada propuesta que ha cosechado lo que se esperaba de un pueblo rebelde  a alimentar tamaño disparate.

 Viendo lo acontecido me vienen a la memoria los versos de Miguel de Cervantes dedicados al túmulo del rey Felipe II en Sevilla: “ Y luego, in continente, /caló el chapeo, requirió la espada, /miró al soslayo, fuese y no hubo nada”, Es lo que por vergüenza torera tendría que hacer el presidente dela Generalitat, porque de su descabellada propuesta no ha quedado sino humo. Nada.

Foto: Diario SUR ( Mas comparece ante los medios después de la derrota.

Ver Post >
El árbol de la vida (a modo de cuento)
José Becerra 25-11-2012 | 6:58 | 0

 

 

 
 

 

Cuando adquirí los pocos centenares de metros cuadrados de un recodo pedregoso, al borde de dos carreteras de montañas, muchos me tildaron de loco. Allí era imposible construir nada, y no sólo porque las autoridades del municipio no lo permitían, ya que el territorio del Parque Natural de Grazalema en donde se ubicaba mi  propiedad rústica era intocable. Sino porque, además, la  pequeña parcela la constituía un alto bancal y el resto no era sino una empinada pendiente en donde se agarraban con exasperación de siglos un par de añosos olivos, y tal situación hacía impracticable cualquier intento de levantar un albergue por minúsculo que fuese.

    No era, si embargo, mi propósito usurpar con ladrillos y cemento el pequeño terreno que mi parco erario particular me había permitido comprar después de luengos años de trabajo. No. Mi empeño era plantar con mis propias manos un árbol.

   Deseaba, además, verlo crecer en un terreno de mi propiedad, por minúsculo que éste fuese. “La puedes plantar en cualquier sitio, sólo tienes que pedir permiso al dueño de algunas de las heredades del pueblo”, me decían algunos, extrañados de aquella bulla que de pronto me había asaltado. Pero, ¿se concibe que pueda alguien dar vida a un ser y luego abandonarlo a su suerte en un lugar cuyo acceso podría muy bien serle vedado, más pronto que tarde? Eso me decía para mis adentros, sin resignarme a no tener en dónde dar cumplida satisfacción a mi deseo.

    Así que adquirí el terreno, para muchos sin valía, para mí con un valor inmenso porque al fin podría plantar mi árbol.

     En donde las altas sierras de la castigada orografía de Ronda pierden su agresividad y se moldearon perdiendo sus afilados picachos la impronta desafiante de otros tiempos, cerca de un monte poblado de encinas – entre la mole pétrea del Tajo del Zuque y el montuoso paraje, el río Guadiaro, famélico, pobre sí, pero todavía dando constancia de su existencia – sentí el orgullo del propietario de un lugar en donde dar rienda suelta a mis pretensiones. Hacía falta  imaginación.  

   Había que hacer abstracción del paso de los coches que rompían con frecuencia lo idílico de la situación. También negar la vista a edificios próximos, que para mí manchaban y adocenaban el lugar. Podía creer, entonces, en cualquiera de las horas mágicas del día, (en esa hora que se presenta cuando no se espera y hace pensar a uno que se encuentra sólo en el Universo), en esa hora excelsa, que arañaba la beatitud del cielo.

     Siempre he pensado que la felicidad no existe si no es en la posesión o disfrute de las pequeñas cosas. Se es feliz en su posesión y disfrute y pensar que hay un Dios que se ocupa  hacer feliz a los hombres cuando admite que sus ambiciones son mínimas. Como la de plantar un árbol y verlo crecer cada día, con el calor y la lluvia, el viento y la brisa, bajo un cielo azul, estrellado o tormentoso.

 Sierra de Grazalema, imponente y eterna. Foto: atlasrural.com

   

Ver Post >
¡Y se armó el Belén! (sin mula ni buey)
José Becerra 23-11-2012 | 12:33 | 0

 

 

 
 

 

 

Se trata de suprimir de un tachón  las figuras amables y bonachonas de los dos mamíferos que hasta ahora habían venido siendo imprescindibles a la hora de montar el Belén de cada Navidad, ya fuese en la  iglesia parroquial, ya en el seno del hogar.

La mula y el buey han caído en desgracia porque el Sumo Pontífice, Benedicto XVI, en su exhaustiva biografía de la vida de Jesús, digna de todo encomio por su altura de miras intelectual y religiosa, ha dictaminado que la pareja jamás estuvo presente en el más alto acto del cristianismo: El nacimiento del Mesías. Para los amantes de las tradiciones es de suponer que el parecer del Vaticano ha supuesto un serio varapalo.

 Otra cosa es que se siga al pie de la letra el veredicto, porque aquéllas suelen ser indestructibles. Nacen en el pueblo y en él permanecen desafiando las leyes del tiempo y de los hombres. Pueden ser caprichosas o confusas, pero tienden a permanecer perennemente. ¿Puede cambiarse el paisaje que constituyen las señas de identidad de una región? ¿Pueden soslayarse los tostones de castañas en los pueblos dones de castañas en los pueblos dela Serraníade Ronda, apenas apunta el mes de noviembre? ¿Puede suplantarse el calor en verano y el frío en invierno? Pues de la misma manera ocurre con las tradiciones, tan arraigadas como los sucesos dela Naturaleza.

Y que quede ahí la cosa, porque hasta podíamos perder ala Estrellade Oriente, o a los Reyes Magos. Con lo que daríamos alas a las tradiciones impuestas desde fuera, como   el risueño barrigón Santa Claus y sus renos, o el multicolor árbol navideño, que ya se disputan  rincones en el hogar.

Foto: Belén sin mula ni buey (Diario SUR)

 

 

 

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.