img
El turismo de interior en la cuerda floja
img
José Becerra | 05-11-2012 | 11:50

 

 

 
 

 

 

Fue una solución que vino a redimir a muchas familias de pueblos del interior condenadas a la emigración porque el trabajo agrícola – y cualquier otro, por ejemplo, una incipiente industrialización – no daba para comer.

Se dijeron con razón que poseían algo que era  capaz de catapultar el turismo hacia sus zonas altamente deprimidas: el entorno natural, apenas hollado por quienes buscan la paz de recónditos lugares y la belleza de parajes indemnes de la masificación salvaje de la costa.

Nuevos horizontes, tranquilidad, excelente gastronomía, trato afable de gente sencilla ofreciendo lo mejor de sí mismo. Es lo que ocurrió, por ejemplo, en el vasto e insólito paraje dela Serraníade Ronda, siempre cautivadora, eternamente proclive a espolear las imaginaciones. Pero también en múltiples lugares de Andalucía. Había nacido el turismo de

Los alojamientos rurales florecieron como margaritas en mayo. Se remodelaron cortijadas, bodegas, casas de campo abandonadas y el negocio remontó felizmente.

   Pero llegó la fatídica crisis y, entre otros infaustos motivos, empezaron los quebrantos.La Red Andaluzade Alojamientos rurales apuntan a la desaparición cada año de un 15 % de los alojamientos rurales.

  Reclama ala Juntade Andalucía  para salvar el bache normativa jurídica, formación y promoción, sobre todo allende fronteras. A la administración andaluza le toca mover ficha. Centenares de establecimientos lo esperan. Está en juego  una actividad que redimió a muchas familias del paro y les irradió un futuro prometedor.

 

Foto:La Dehesilla, un hotelito con encanto (Benaoján)

 afiliados.topbooking.es

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.