img
Vandalismo en Ronda
img
José Becerra | 15-11-2012 | 11:32

 

 

 

 Un honrado quiosquero de Ronda, Francisco Javier Alba,  ha visto como en una noche aciaga su medio de vida de muchos años se ha convertido en pavesas. Se ganaba el sustento con la venta de golosinas y helados con una muy modesta instalación en la Barriada de San Rafael y,  a causa de unos desalmados que provocaron su incendio  por los cuatros costados, quedó  poco menos que en  cenizas, nada.

En estos tiempos penosos que corren, que en Ronda se traducen miles de personas  abocadas al paro y en los que familias menesterosas se las ven y desean para llegar a fin de mes (con mucha frecuencia con la ayuda de Cáritas, esa ONG religiosa que tanto bien viene haciendo entre los necesitados), resulta dramático que alguien pierda su medio de vida, sobre todo si esta pérdida se ocasiona de manera violenta y con ánimos de provocar daños a un modestísimo trabajador que recurrió para sobrevivir a un humilde comercio callejero.

   Pero el acto vandálico que ha ensombrecido a muchos rondeños no es un caso aislado. Los vecinos del barrio se quejan que pululan a su antojo grupos que aprovechando la complicidad de la noche atentan contra la propiedad de los vecinos extorsionando a propietarios de garajes y coches que amanecen con evidentes muestras de agresión.

   La alcaldesa ha negado a Francisco Javier la posibilidad de sustituir  el quiosco desmantelado por el fuego por otra que requiera cemento y ladrillos, que las normas municipales no lo permiten. Pero si se podía intensificar la vigilancia nocturna en un lugar sometido a unas  fechorías que están alarmando a la vecindad. Esa eventualidad sí se presume que esté convenientemente reglamentada.

Foto/ Barriada de San Rafael de Ronda (casas.facilisimo.com)

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.