Menos trenes para la Serranía | La provincia a vuelapluma - Blog diariosur.es

Blogs

José Becerra

La provincia a vuelapluma

Menos trenes para la Serranía

 

 
 

 
 

Si existe un transporte público con el que buena parte de la Serraníade Ronda – Benaoján, Montejaque, Jimera de Líbar, Cortes de la Frontera, Gaucín… – se identifica plenamente, ese es, sin la menor duda, el tren. En los años 20 y los posteriores hasta la posguerra la vía férrea Ronda-Algeciras la perduró la estampa de los correos, los cortos, la cochinita, el tren fantasma, así conocido por transitar en altas horas de la madrugada, el expreso  y los mercancías. Mantuvieron el trayecto que unían ambas  ciudades, poniendo la nota colorista de viajeros que buscaban remedios parta sus males en las visitas a médicos, o mercar los avíos parta la matanza casera o comprarse el pantalón y la camisa nueva para la fiestas patronales de los pueblos del recorrido.

    Una hirviente muchedumbre, en la que no faltaron los estraperlistas que transportaban en los años del hambre la harina y el aceite a la desolada comarca de que hoy se conoce como el Campo de Gibraltar. El tren regeneró las pequeñas villas  a su paso y significó un estímulo para una industria depauperada y marginal. Cumplió su papel de nexo y atadura entre pueblos que no concebían otra forma de moverse que el tren, trashumante, sucio a veces, pero siempre entrañable porque se considera como algo propio, una estampa de la comarca enraizada en la tierra y tan peculiar como el propio paisaje por el que se abría paso, no pocas veces, con humaradas y fuerte tufo a carbonilla. Pero, a la medida de los viajeros que lo utilizaban, tremendamente humano y próximo.

   Ahora, cuando la carretera le ganó la apuesta a la vía férrea, se alzan voces desde el Gobierno central que apuntan a la desaparición de  un 50 % de los trenes que viajan a diario desde Ronda a Algeciras. Poderoso caballero es don Dinero, que dijo el poeta; no son rentables, y muchos de los vecinos de los pequeños pueblos por donde pasan serán los principales afectados, pese a la ofensiva en contra que llevan a cabo Comisiones Obreras y la misma Consejera de Fomento, Elena Cortés.

   De esto a un cierre de la línea, un paso.  Luego quedará el paisaje mutilado, una cicatriz lo cruzará de parte a parte, lastimado, como pudiera ocurrir cuando un brioso río se deseca, un valle languidece por el yermo, una montaña se disloca por un cataclismo. Puede que a los que así pensamos nos tilden de románticos trasnochados. Y de ilusos que van en contra los nuevos tiempos. Pueden que tengan razón. Pero que nadie nos quite el derecho al pataleo cuando se nos quieren arrebatar unas señas de identidad pasada inmersas en un espacio en el que nacimos y crecimos, en suma fueron retazos de muestras vidas.

F oto: Un tren cruza delante de la cuava del Gato de Benaoján

Categoría superior

Temas

Un sitio donde hablamos de cosas de Málaga y la provincia

Sobre el autor

Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.


January 2013
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031