img
Fecha: February, 2013
Corruptelas
José Becerra 28-02-2013 | 10:34 | 0

Bares, plazuelas y mentideros, amén de cualquier otro lugar susceptible de reunión de personas, acogen comentarios que sólo versan sobre la corrupción. La ponzoña del fraude y el latrocinio predomina en los corrillos y se extiende como un manto sombrío por la sociedad.

Gime el españolito de a pie que perdió su empleo y se ve abocado a solicitar la ayuda de organizaciones altruistas y caritativas que vengan a socorrerle a él y su familia con el condumio necesario para cada día. No le queda sino la voz para protestar y el reconcomio que le abate es a todas luces comprensible. Como lo es la diatriba diaria de los desahuciados por mor de una actuación muchas veces oprobiosas de los bancos que, para mayor inri recibieron copiosos arrimos dinerarios de las instituciones con el resultado engañoso que es más que visible. La indignación predomina por doquiera.

La depravación, ese mal al que hay que presentar batalla en todos los frentes. Las reformas legales para soslayarla ya se están haciendo esperar. Pero las leyes escritas no poseen un poder omnímodo. Habrá que ver si las que se promulguen no dejan el menor resquicio para que se cuelen la trapisondas de los más espabilados, como hasta ahora ha venido ocurriendo.

El Código Penal resulta ambiguo en numerosas ocasiones. No se especifica exhaustivamente lo que concierne a delitos derivados del poder, los cuales encrespan la opinión de quienes no acaban de entender los privilegios que gozan algunos, amparados por la sombra de las siglas de un partido, o cómo se retiran dirigentes de bancos con blindajes, y ministros y consejeros que cobran por el retiro dorado que la administración de turno les otorga sin pudor.

Las corruptelas, un dragón que en España espera a su San Jorge para que lo decapite de una vez por todas, acabando con su maléfico dominio.

Ver Post >
Predicciones
José Becerra 27-02-2013 | 11:39 | 0


Puede que en su primer discurso de gran calado del Estado de la Nación no haya convencido a muchos. Puede que haya pecado de “olvidadizo” al haber soslayado cuestiones de candente actualidad. Quizá se le echó en falta un más contundente testimonio sobre el grave problema del desempleo: empezó su disertación recalcando el número de los que ya no disponen de un puesto de trabajo, pero no llegó a profundizar sobre la gran y fatídica cifra que nos coloca en el peor lugar de los países de nuestro entorno. Tal vez se piense que fue un exceso de optimismo proclamar que lo “lo peor ya había pasado” y que” se están sentado las bases para la recuperación económica”. Seguro que ésto último no lo ven, y con razón, la multitud que el sábado recorrió las calles de Málaga- entre la mayor parte de las ciudades españolas sumadas al clamor.

Sin embargo, es de rigor admitir algunas verdades de las que fue desgranando en su perorata; por ejemplo, la de que hemos de acostumbrarnos a gastar lo que no tenemos; también es verdadera la afirmación de que el déficit ha bajado un 7%, y que es llegada la hora de abrazar reformas que coadyuven al crecimiento económico y a frenar la ola de corrupción que nos encharcan. Ha negado la predicción fácil de “aparición de brotes verdes”a la que recurrió el Gobierno anterior en un optimismo patológico. Recalcó la necesidad sin tapujos de que se instale en administraciones públicas y comportamientos de quienes las dirigen la transparencia en su más genuina significación.

Rajoy ha sido preciso en sus predicciones y en marcar el destino a seguir. Pienso que eso habría que admitirlo y que es necesario se le conceda un mínimo de confianza. Es lo que por el momento tenemos y sólo nos queda confiar en la promesa de “¡Saldremos!” que manifestó sin tapujos.

Ver Post >
Vaivenes en el Ayuntamiento de Ronda
José Becerra 26-02-2013 | 12:09 | 0


Si se echa la vista atrás, algo que los rondeños hacen con frecuencia tratando de dilucidar el meollo de la cuestión, nos encontramos con que el Ayuntamiento no ha logrado cotas de estabilidad en el Gobierno municipal desde hace la friolera de 14 años. Irrumpió el GIL en 1999 y desbancó al PSOE. Porque esa es la cuestión: Desde entonces se han sucedido años de gobiernos inconsistentes porque faltó siempre la mayoría absoluta en quienes recayó la misión de llevar las riendas de la Ciudad del Tajo.

PP y PSOE se dieron la mano en un pacto contra natura, repartiéndose a partes iguales el mando en el periodo de legislatura que llegó hasta 2003. Siguió un pacto de socialistas con andalucistas, igualmente controvertido, que acabó con la renuncia como alcalde de Juan Benítez y la posterior exoneración de Isabel Aguilera. Seguidamente entró en escena Antonio Marín Lara, pactando con los populares (a los que destituiría), acabando por abandonar el PA para abrazar al PSOE. A renglón seguido vino el pacto de andalucistas y populares que acabó desbancando a Marín Lara: El PA no había olvidado su deserción. Pacto este último que entró en las cuerda floja recientemente, pero que se atisba un punto de esperanza y se trabaja conjuntamente para que no salte en pedazos.

La oposición,PSOE e IU, esperan acontecimientos sin entrar de lleno en la diatriba, y la ciudadanía aguarda para que el rifirrafe se apacigüe y predomine la cordura en las partes enfrentadas. Y por encima de todo, lo que ésta espera es que las rencillas no impidan que estorben o impidan la dedicación plena a las mejoras de la ciudad y bienestar de la vecindad, fin último por el que depositaron su voto en la urna cuando hubo lugar. Esperemos que las aguas turbulentas que bajan del Ayuntamiento desemboquen pronto en un apacible curso.

 

Ver Post >
Frío en Ronda
José Becerra 23-02-2013 | 7:41 | 0


Nevó tímidamente de Ronda y en algunos de los pueblos del entorno. No lo hizo con la saña de otras ocasiones, cuando las sierras se tiñen de un espeso manto de armiño y así permanecen incluso semanas. Ahora, días atrás, lo hizo como quien no quiere la cosa, avisando que las nieves pueden ir a más si se lo proponen, fruto del frío intenso que por estas fechas suele aposentarse en la comarca de cara a los vientos gélidos que soplan desde el norte.

Todavía no se muestra con todo su furor, que el frío y las nieves no han hecho sino amenazar pero continúan sin presentar batalla. Primero serán los picos de las sierras, macizos escarpados que anteceden a Ronda por la carretera que por San Pedro la une a la costa, los que se vestirán son el blanquecino ropaje. No tardarán en hacerlo, que el invierno envió ya sus heraldos anunciadores bien provistos de adargas y afiladas lanzas que aguijonean la piel y entrecortan el aliento.

El `Arunda fortis et fidelis` campea en el escudo de la ciudad de Ronda desde que, mediados el siglo XV, cayera en manos de los Reyes Católicos, que pusieron fin por entonces al reino nazarí. Fuerte y fiel, dice bien en letras de oro. Habría que añadir otros adjetivos menos señoriales, pero igualmente certeros. `Ronda, alta y fría´ también describiría a la ciudad soñada de Rilke. Ronda meseteña, erigida sobre la planicie sin proximidad inmediata de sierras o montes que la cobijen o sirvan de valladar al frío norteño. Cuando se deja sentir, fino y lacerante, rasga la piel como fino bisturí y hiela el aliento.

Ponte la bufanda y abrígate bien que en Ronda hace mucho frío”, solía decirme mi madre, solícita. Cuando pensaba dejarme caer por la ciudad, años atrás, ascendiendo hasta ella desde uno de los pueblos que hacina sus casas a la querencia del Guadiaro, el consejo era necesario y bien recibido. Efectivamente, en días crudos de invierno, en Ronda hacía más frío que en cualquiera otro lugar de la comarca. Titiritaba uno en el puente, seguía la tiritera corriendo de arriba abajo la calle de La Bola y castañeaban los dientes en la estación de RENFE cuando se disponía el regreso. ¡Dios, qué frío hacía en la estación! Lejos todavía el despliegue de carreteras y la utilización de los automóviles un destartalado andén y un no menos desabrido tren prolongaban el frío hasta llegar y refocilarse al amor del hogar.

Me vienen estos recuerdos callejeando por la Ronda de hoy, sumida en el frío que abate a la Península por entero. Como era de esperar, aquí, cuando hace frío, lo sigue haciendo de verdad. Lo confirman los noticiarios que recurren a reporteros que se nos aparecen ateridos, sacudiéndose del gorro los copos de nieve, con un trasfondo blanco y el agobio de quienes tratan de conducir por carreteras cortadas. Belleza y atascos, imprecaciones y jolgorio. Cara y cruz de una situación que en Ronda no es rara pero que no deja por eso de impactar.

El frío relente ha vaciado la siempre bien concurrida calle de La Bola, en la que hay que recalar cada día, casi por obligación, cuando el tiempo no hostiga. El flagelo del frío arroja a los pocos que se aventuran a salir hacia el calorcillo de los bares. Nadie se para delante de los escaparates, el vendedor de cupones de la Once busca aterido la complicidad de los vanos de las puertas y el vendedor de menudencias vegetales, que ya forma parte, por su asiduidad al mismo sitio, de la imagen de la transitada calle maldice el día y levanta el tenderete con prisas y corriendo. Nadie en el estanco de Marcos Morilla, el fiel referente de la vía desde más de un siglo a esta parte.

Ronda desafía el frío a pecho descubierto. No tiene muy cerca, ya digo, las sierras que abrigan a los pueblos próximos. Le cogen lejos las escarpaduras de las sierras de Grazalema, el escudo de Tavizna que protege a Montejaque; las de Juan Diego que acunan a Benaoján, o los Alcornocales que mitigan el acoso gélido en el Cortes de la Frontera señorial. Se alza Ronda soberbia en su meseta y paga cara su arrogancia cuando arrecia el temporal y campea el frío sin trabas ni componendas.

Ver Post >
?Dónde enterramos a nuestros muertos?
José Becerra 22-02-2013 | 11:45 | 0

campanario

Foto: Cúpula de azules mosaicos vidriados de la iglesia de Algatrocín

 

La pregunta que encabeza este escrito puede que posea ribetes macabros, pero es la que hoy se hacen los vecinos del serrano pueblo de Algatocín, cuya densidad demográfica apenas alcanza los 900 habitantes. El antiguo cementerio no da para más y el Ayuntamiento se las ve y desea para que los difuntos dispongan de ese espacio sagrado que habrá de recoger sus restos mortales. Dónde ubicar el lugar de su descanso eterno si el camposanto no puede por sus dimensiones reducidas y sin más capacidad para construir nichos. Un dilema para esta pequeña villa cuyo municipio cabalga” a lomos de la sierra” que facilita a los ríos Genal y Guadiaro el que discurran sin encontrarse, cada uno por su lado, en cursos que delimitan campos fecundos de castaños,encinas y alcornoques.

Sin embargo, el vecindario dispone de un cementerio que se podría catalogar como de aceptable para los fines a que se destina si no fuese porque su construcción data de 2006 y el tiempo transcurrido ha obrado notoriamente en su deterioro. Su inauguración no hay que achacarla a la incuria del Ayuntamiento sino a la imposibilidad de trazar un camino adecuado

que permita la aproximación ya que lo separa del pueblo una senda de carácter agropecuario protegida: el asfalto a través de ella se niega hoy por hoy rotundamente, situación que se alarga desde años atrás.

El problema, que se agudiza por momentos, posee la suficiente urdimbre como para que llegue al Parlamento tras luengas requisitorias a la Consejería de Medio Ambiente sin que aún se hayan obtenidos los frutos apetecidos. Ardua parece ser la solución, que ya sabemos que las cosas de palacio van despacio.

La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo”.El pensamiento es del escritor francés François Mauriac (1905-1970). Podría aplicarse el aserto a los camposantos. Las tumbas significan el recinto último de los seres queridos. Allí nos los guardan por tiempo imperecedero. Legítimo parece que en Algatocín exijan el mejor acceso y más propicio lugar para sus familiares fallecidos. Y las autoridades competentes deberían atender estas justas razones por encima de cualesquier otra norma administrativa.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.