img
Fecha: March, 2013
Pensiones
José Becerra 21-03-2013 | 11:50 | 0

 

Foto: Manifestación de pensionistas (Ine.es)

Por mucho que la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, afirme que, alardeando del buen hacer del PP, el futuro de las pensiones está garantizado en España, los pensionistas que por lo edad somos perros viejos y nos lanzan piedras de todas partes, estamos con la mosca detrás de la oreja.

Se nos antoja, muy a nuestro pesar, que las cosas tal como van no pintan del todo bien para nuestros intereses, que son los de quienes han trabajado toda la vida con la esperanza de un mediano pesar llegado el momento que ya ve la senda del ocaso vital. El panorama que se brinda a nuestros ya cansados ojos – iba a decir lacrimosos, pero no quiero pecar de demasiado derrotismo – es que el alargamiento de la esperanza de vida obra en detrimento de la viabilidad del sistema. Que nos empeñamos en no abandonar este mundo por muy ingrato y cruel que se nos antoje, aunque haya quien a la chita callando quiera darnos el pasaporte para el otro mundo más temprano que tarde.

A lo que iba: es éste de las pensiones un problema arduo que para solucionarlo tendrán que darse la mano los dos principales partidos dentro del ámbito nacional; en otras palabras, éstas inquiriendo: ¿Para cuando un pacto de Estado que aborde la cuestión para muchos inaplazable? ¿Seguirán PP y PSOE en este peliagudo asunto tirándose los tiestos a la cabeza sin dar satisfacción a quienes sufren en sus carnes, como ocurre con sanitarios, profesores, alumnos, emprendedores y jóvenes en paro, abocados a una situación tan adversa como exasperante?

Que se apeen las dos formaciones políticas de sus diferencias y que se pongan a trabajar codo con codo para dar cumplida solución a lo que amenaza, de no atajarse a tiempo, con un quebrantamiento social de imprevisibles consecuencias. En caso contrario, no se sorprendan por el distanciamiento que la ciudadanía manifiesta sobre los políticos. Seguirán ocupando un puesto señero, en todo lo alto de la lista, de sus desafectos.

 

Ver Post >
Declive de la clase media
José Becerra 20-03-2013 | 11:57 | 0


Exultan de puro gozo los millonarios de aquí y de allende fronteras. Merced a la aquiescencia de los bancos centrales, pródigos con ellos, acrecentaron sus riquezas. En aras de incentivar el empleo, la Reserva Federal persiguió la liquidez de los mercados, con lo que ya gozan de acrisoladas fortunas, la acrecientan aún más con un dinero llovido del cielo.

La política fiscal de los estados- entre ellos el nuestro, naturalmente – como la otra cara de la moneda, acribilla con impuestos a la ciudadanía para sostenerla erigiéndose gestor de sus rentas. Resultado: los que aún conservan su puesto de trabajo, unos 16 millones, soportan el peso de 45 millones, que son, habitante más,habitante menos, lo que pululan por esta vieja piel de toro.

Se atrevería uno a decir que en España la clase media camina inexorablemente hacia la extensión a fuer de verse corroída por una política monetaria inflacionaria que socava sus haberes y malquista sus cada vez menores ahorros. Esta clase se ha distinguido siempre por la más productiva del país. Pusieron en planta pequeñas y medianas empresas que crearon infinidad de puestos de trabajo, las mismas que ahora languidecen o desaparecen por falta de recursos y por exigencias insalvables de las administraciones públicas. Si la clase media se deteriora a ojos vista, la riqueza del país cae en picado .

Ahora mira con la mosca detrás de la oreja la gabela con la que el gobierno de Chipre ha querido asaetear a los ahorradores del país por imposición taxativa de Bruselas,que aunque haya sido de momento rechazada en el Parlamento, ha dado pie a una crisis de confianza que por fuerza ha creado inquietud en España, precisamente en esa clase media malparada, por mucho que el ministro Guindos hable de tranquilidad absoluta.


 

Ver Post >
Parón a las clausulas abusivas
José Becerra 19-03-2013 | 10:50 | 0

 

 

A los bancos les ha entrado una china en el zapato de la mano del Tribunal de Justicia de la UE. Obligado el Gobierno español tras el tirón de orejas propinados por los socios comunitarios a reformar la legislación vigente sobre desahucios, las entidades financieras se lo pensarán dos veces antes de iniciar el procedimiento y la arbitraria ejecución, ya que los jueces lo pueden paralizar sin más, alegando indefensión del afectado y vulneración de sus derechos. Ahí les duele. Que las clausulas abusivas se las guarden las entidades financieras y dejen de exhibirlas y emplearlas como armas arrojadizas contra el ciudadano que por haber sucumbido ante el paro no haya atendido en su momento la hipoteca en cuestión.

El Tribunal de Luxemburgo ha sido concreto y tajante.”«El régimen procesal español menoscaba la efectividad de la protección que pretende garantizar la directiva europea sobre cláusulas abusivas». Quien tenga oídos que oiga. Lo acaba de hacer nuestro Gobierno central, aunque haya sido a remolque y haciéndose el remolón: no fijan plazo para que la ley se apruebe definitivamente -sí ha adelantado que se necesitarán tres mensualidades impagadas para hacer efectiva la ejecución- . Pero más temprano que tarde tendrá que hacerlo si, como afirman, le interesa ir al compás de Europa y en favor de la ciudadanía injustamente maltratada.

Por lo pronto, y hasta que la ley vigente sea derogada y la nueva ocupe su lugar no habrá desahucios,y por ende, sus terribles secuelas – entre ellas, la del suicidio- por lo pronto tocarán a su fin.

Ver Post >
Palabras y gestos del Papa Francisco
José Becerra 17-03-2013 | 11:10 | 0

Jorge Mario Bergoglio, durante el encuentro de ayer con los periodistas acreditados para seguir el cónclave.

Foto: AFP

Si una imagen vale más que mil palabras, cuando ambas se dan la mano el resultado resulta esclarecedor en grado superlativo. Palabras e imágenes, que en definitiva son gestos, han retratado la manera de ser el nuevo conductor de la nave de Pedro y le han valido para captar el respeto y la simpatía del ancho mundo cristiano.”¡Cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres!”, ha dicho y no se le ha caído el anillo pontifical, símbolo del servicio a los creyentes.

También renunció a la cruz pectoral de oro, prefiriendo la más sencilla y desgastada por el uso que siempre llevó, y a los zapatos rojos, símbolo del papado y no desterró los de color negro que en todo el tiempo de su magisterio anterior usó. Y fue todo un gesto de humildad y sencillez su saludo a la multitud congregada en la Plaza de San Pedro tras la fumata blanca. No hubo signos de victoria, sino más bien – los brazos caídos, pegados al cuerpo – de abatimiento como si sopera la inmensa carga que la historia ha colocado sobre sus hombros y sus espaldas.

Ha escogido como mentor a San Franscisco de Asís, el santo pobre por antonomasia, aquél que clamaba:”¡Oh, Señor, hazme un instrumento de tu Paz! Donde hay odio que yo lleve el Amor. de haya ofensa que yo lleve el Perdón…”. Católico pero no practicante debo decir que la persona del nuevo Papa me has cautivado. Y lo ha hecho sobre todo su reiterada llamada a la pobreza.

A veces nos espanta los signos de riqueza que ofrece la Iglesia, las pompas de sus ceremonias y el esplendor de sus actos, tan poco consecuentes con un mundo que padece necesidades y miserias. La pregunta es si la curia vaticana no pondrá pìedras en el camino que Francisco recorrerá con las sandalias del Pescador.

Ver Post >
El camino a seguir
José Becerra 15-03-2013 | 10:36 | 0

La Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven que acaba de propugnar el Gobierno con el beneplácito de los agentes sociales señala una senda que abre un halo de esperanza en quienes están sufriendo en sus carnes con mayor fiereza si cabe el desastre de la crisis actual. Son los 1os que tratan de incorporarse al mercado del trabajo pero que no encuentran sino impedimentos insalvables para lograrlo. Un panorama desolador que asola al 50 % de la población juvenil en España. En Málaga se puede dar razón de este desastre que a tantos hunde en el abismo de la desesperanza.

El plan está lejos de parecerse a los pactos de la Moncloa: no recoge, sino en parte, algunos de los asuntos que en ellos se trataron, si bien no deja de ser positivo que sindicatos y empresarios lo den por bueno. Por lo pronto parece que CCOO y UGT levantarán el pie del acelerador y las movilizaciones que han sacudido al país en los últimos días vendrán a menos.

Significativas cifras se van a dedicar, entre otras asignaciones, a la educación y formación de los jóvenes y a estimular la contratación por parte de las empresas, las cuales gozarán de nuevos incentivos para que dejen de mirar con recelo a quienes llaman a sus puestas demandando un puesto de trabajo, por ejemplo con bonificaciones en las cuotas de la Seguridad social( para los emprendedores tarifa plana de 50 euros durante seis meses).

En definitiva, no se puede decir que el Gobierno no se ha calentado el caletre para atajar el acuciante problema del paro juvenil. Otra cosa es que las medidas proyectadas queden en papel mojado. Ahora no podemos contentarnos con mirar las fotos de los que han dado por buenas estas medidas, orgullosos ellos de haber participado en su concreción.

Ni que el acuerdo sea el final, sino el principio de otra política distinta a la que hasta ahora ha perdurado y que tan negativa ha resultado para este segmento de la población. Nos parece que es el camino a seguir, una senda, la que acaba de plasmarse que esperamos no tenga vuelta atrás.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.