Monarquía y República | La provincia a vuelapluma - Blog diariosur.es

Blogs

José Becerra

La provincia a vuelapluma

Monarquía y República

Piensa uno que el debate sobre monarquía o República  no tiene razón de ser. Cierto, que los episodios últimos que de una forma u otra han salpìcado a la Casa Real han abierto la caja de Pandora sobre la validez de una u otra institución y pululan por ahí los males que podían acarrear cada una , ya continuando la existente, ya ocupando su lugar la que ciertos sectores del país propugnan en nuestro país. Sin embargo, mirando desapasionadamente la cuestión,  vemos cómo ambas instituciones se ajustan, cada una en su momento, a  la realidad histórica, que unas veces apuntó a una dirección,señalando hacia  otra cuando las circunstancias lo exigieron.
Desplegando el mapamundi vemos que en unos lugares se asentaron las monarquías y en otros las repúblicas y no por eso son más o menos pujantes o dignos de encomio. El ejemplo lo tenemos en el Reino Unido donde se existe una monarquía acrisolada y los EEUU donde es la república la que impera. A la inversa: existen países de tradición monárquica que dejaron mucho que desear y otro tanto ocurre con otros que eligieron la república. Ahorro al lector su descripción por lo abrumador de los ejemplos.
El problema en España, como corroboran avispados politólogos,  es que se confunde institución con ideología. Consecuentemente, y sin razón aparente, atribuimos el concepto monarquía a la derecha política, mientras que a la izquierda se le endosa la república. Las cosas no siempre ocurren así.Etimológicamente, el término monarquía partió de la acepción   griega monos (uno) y arjéin(gobierno), que se podría traducir al castellano como gobierno de uno solo, si bien hoy sabemos que el rey( del latín rex), reina pero no gobierna. La república, del latín res publica, (cosa pública), impera la ley y la igualdad de todos, recogidas en una Constitución. La forma de Estado monárquico se plasma en la figura de don Juan Carlos, el cual a nadie se le escapa que ha servido con lealtad y con espléndidos resultados a los intereses de España y los españoles sin distinción de colores políticos. Lo que ha ganado, como ahora se suele decir, la marca del país, mediante su mediación y tino.
¿Quiere esto decir que no es lícito plantearse la posibilidad de una república, que sería la tercera en España? Lo es,ciertamente. Pero ocurre que la gran mayoría de los españoles, sabedores de los avances conseguidos en el país por  la Corona tras la Transición , se muestran deudores a quien coadyuvó de manera evidente a su logro, reconocimiento y afecto que se traslada a su heredero, el Príncipe Felipe, ya ha dado muestras de su ejemplar hacer tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.
Atravesamos tiempos complicados y borrascosos que no son fáciles para nadie. Pero una  pugna tenaz  entre  seguidores de una u otra opción de concebir la forma del Estado abriría aún más la profunda herida  de la crisis que nos corroe.
Tal vez convendría ante esta disputa que se presume virulenta si no habría que recordar las palabras de Ortega y Gasset cuando las cosas no vinieron como se esperaba en 1931:”Una cantidad inmensa de españoles que colaboraron al advenimiento de la República con su acción, con su voto o con lo que es más eficaz que todo eso, con su esperanza, se dicen ahora, entre desasosegados y descontentos: ¡No es esto, no es esto!”.

Temas

Un sitio donde hablamos de cosas de Málaga y la provincia

Sobre el autor

Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.


April 2013
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930