img
El Santo del Pozo
img
José Becerra | 23-04-2013 | 09:18

 

 

En la Serranía de Ronda, el Santo del Pozo no puede ser otro que el evangelista San Marcos, desde siglos atrás Patrón de Benaoján, el pueblo del Valle del Guadiaro a un tiro de honda de la Ciudad del Tajo,  el cual   puso en pie una industria chacinera de alcance en el mercado nacional y en el internacional. Cierto que la fabricación sufre un impasse y solo es sombra difusa  de lo que fue no mucho tiempo atrás. Pero con todo los elementos ambientales que sirvieron para consolidar el prestigio de los embutidos benaojanos – chorizo frito en manteca “colorá”, lomo y morcilla tipo rondeño,  a saber, airecillo fresco y seco para apretar las carnes de los productos elaborados y conceder al jamón serrano un  aroma y  sabor   inconfundible, apreciado por  los sibaritas del buen comer, sobre todo en tiempos pasados, siguen siendo los mismos, que la sierras y su influencia permanecen inalterables.
¿ Y de dónde viene lo del pozo? Cualquiera de los vecinos de Benaoján podría explicarlo dando pelos y señales. Corrían los años primeros del pasado siglo. Una sequía feroz castigaba al pueblo y dueños de pequeñas hazas de cuya producción vivían muchas familias – los embutidos aún no habían alcanzado el prestigio que catapultaría al pueblo al exterior -, labrantines y hortelanos de ocasión, miraban al cielo que se mostraba esquivo y las ansiadas lluvias primaverales no acababan de llegar. Se le ocurrió a la feligresía, aprovechando que se celebraba la fiesta del Patrón San Marcos, llegar en procesión hasta un  pozo ubicado en las cercanías del pueblo, que lo mismo servía para apagar la sed del caminante que de abrevadero para animales. Llegado al pozo en cuestión se alzaron voces en dirección al santo  mecido en su peana por robustos mozos. “¡Mira mis garbanzos, que se mueren de sed”, o “ Mira mi trigo, que está enclenque y seco!”. Para acabar con un rotunda admonición que ha llegado hasta nuestros días y que son santo y seña de los benaojanos: “! San Marcos bendito, Patrón soberano, como no nos mandes agua al pozo te echamos!”Puede variar la letra, pero no el sentido de la entre sagrada e irreverente alocución.
El pozo del evangelista fue imprudentemente destruido por una corporación municipal obcecada con un plan de ordenamiento urbano que necesitaba tener el camino expedito para el ensanche del pueblo. Craso error. Tuvieron la infantil ocurrencia de sustituirlo por   otro de obra moderna, que ni por asomo se parece al primigenio. No obstante la súplica se quedó para el recuerdo.
Por lo demás,los días del fin de semana que van del 24 al 26 – el 25 es la procesión , a medio día como es inveterada costumbre, en medio de una impresionante “cohetada “– son de comilonas y cuchipanda. Para los visitantes que suelen serlo por centenares se organizan  degustaciones gratuitas de los productos del lugar.

Foto: San Marcos procesionado en los aledaños de su Pozo,

con un fondo de grises sierras (benaoján.net)

Con categoría

 

 

 

 

 

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.