img
Fecha: May, 2013
Despoblación del interior
José Becerra 21-05-2013 | 9:55 | 0

No es la primera vez que un alcalde de alguno de los pueblos de la provincia da la voz de alarma en cuanto a la merma de la población de la vecindad que rige. Ahora le ha tocado el turno al regidor de Cañete la Real, municipio que acusa una caída de sus habitantes en una cifra rayana en el 12 %. Una barbaridad. Pero no es el único, le acompañan en este descenso vertiginoso hasta una veintena de pueblos del interior, entre ellos,ocupando un lugar preeminente, hasta media docena de los que se circunscriben dentro del marco de la Serranía de la Ronda. ¡Ay, esta Serranía que nos duele, siempre malparada a la hora de poner en recuento todo lo que atañe a su progreso y desarrollo económico! Un elemento que obra en su contra desde bastantes años atrás es el abandono de sus vecinos,los cuales marcharon en pos de nuevos horizontes de vida, cuando los de aquí se les aparecían sombríos e imposibles. En diferentes ocasiones dijeron aquello de “¡carretera y manta!” y enfilaron – maleta de cartón y bocadillo de chorizo envuelto en papel de estraza – hacía los suburbios del norte peninsular o las industriosas ciudades de centroeuropa, en busca del pan que aquí se les negaba.

Algatocín, Atajate, Benaoján, Faraján…, pierden población por día. Tuvieron un resurgir venturoso con la vuelta de los emigrantes, que compraron tierras y reconstruyeron casas deshabitadas,además de proporcionar trabajo a quienes no quisieron o no pudieron participar en la aventura europea. Pero aquellos días de fortuna ya son historia y nadie recuerda que contribuyeron de manera terminante en el desarrollo de la provincia. Ahora, en la España de la Unión Europea, nuestros políticos echaron en el saco del olvido a los emigrantes. Son agua pasada. Y sin posibilidad de empezar de nuevo, porque ya no son brazos los que se solicitan allende frontera sino jóvenes universitarios bien formados, los pueblos serranos languidecen en la inopia.

Y, naturalmente, si la población escasea, los nacimientos decrecen. Con lo que es el pez que se muerde la cola, dibujándose una situación que clama porque desde las instituciones se muestren con mayor sensibilidad ante el problema, propiciando el regreso de quienes en su día pusieron tierra de por medio, con medidas propicias para un nuevo asentamiento en lugares que hasta ahora resultaron hostiles para subsistir.

Con catergoría

Ver Post >
El valor de la palabra en la Real Feria de Mayo de Ronda
José Becerra 18-05-2013 | 10:23 | 0

 

Ni documento alguno ni intervención de escribano. Entre el comprador de un caballo toldo, una yegua rucia o un asno mohíno solo se alza la diligencia del tratante de ganado que media entre las aspiraciones del vendedor y las pretensiones del comprador. Son los tres protagonistas únicos del `trato´, mediante el cual el animal de carga o montura pasará de unas manos a otras en un pispás. Sobran los escritos, a excepción de la guía expedida por el veterinario de turno y que recoge las características del cuadrúpedo en venta, la cual que pasa de unas manos a otras, cuando ya el precio está ajustado y los dineros se traspasan al bolsillo del vendedor.

Con el ronzal en la mano, el comprador puede disponer a su antojo del rocín o la acémila adquirida. La tradición popular se mantiene después de más de 500 años, nada más recoger sus bártulos la media luna y huir en polvorosa merced a las huestes de los Reyes Católicos que reconquistaron por entonces el lugar serrano. En el mercado renacentista que sucedió al netamente medieval no podía faltar la feria del ganado, un elemento que servía a una economía pobre y trashumante.

Hoy medida con distintos parámetros, llegado el siglo XXI, Ronda celebra su feria ganadera en los días que van del 20 al 22 de mayo, una feria que en esencia ha variado bien poco. La compra y venta – aquel caballo cuatralbo, aquella vaca lucera -, se sigue realizando al aire libre, sin más techo que el cielo y sin más escenario que el natural de una explanada en donde no es rara la proliferación vegetal. En el convenio, vistoso, con innegables trazos policromos dignos de Madrazo o Sorolla, manda el tira y afloja ( “esto quiero”, “esto te cuesta”, “esto te doy”) culmina con el apretón de mano, para muchos de mayor validez y garantía que una real cédula.

De por medio la palabra. Primero la del tratante, carismática, elogiosa y entendida. Alaba sin reservas las cualidades del cuadrúpedo, su pujanza, la fortaleza de su constitución si se ha de destinar a la carga, la firmeza de los remos, su mansedumbre, la garantía de sus pocos años – para lo que se hurgará en las quijadas poderosas- o lo lustroso de sus ancas… Para esta ceremonia, cuando a la compra sólo le faltan algunos flecos adicionales, casi nunca falta la visita a la taberna más cercana, templo en donde se consuma el negocio, al arrimo de un vinillo peleón y unos tacos de queso rondeño o rodajas de chorizo rondeño.

Sobraron los “papeles”, que esta es una transacción en la que cuenta la palabra. El verbo que compromete, la expresión de la que se exigirá cuenta si se ocultó la verdad. Al contrario del dicho popular que la palabra se la lleva el viento, aquí es sinónimo, primero del juego que anima la oferta y la demanda del bien en cuestión, y luego del compromiso firme que cierra una venta.

Para acabar con el apretón de mano que rubrica un convenio con más peso para quienes fueron sus protagonistas que la constancia de un letrado. En Ronda se refugia en estos días esta manera de hacer las cosas en una feria que tiene mucho de rito religioso y magia de la palabra dada.

Foto: Diario SUR

Con categoría

Ver Post >
Bruselas y los desahucios
José Becerra 16-05-2013 | 11:20 | 0

 

 

Para muchos, y no es novedad, Bruselas actúa a veces casi de manera despótica para los países periféricos europeos que se doblegan a sus imposiciones no siempre acertadas o justas. Doblamos la cerviz, o mejor dicho componen esta figura de sometimiento los políticos, que se juegan su prestigio en cada país en materia económica. Lo último, la carta enviada al ministro de Economía, la cual es poco menos que un tirón de orejas: los planes de regiones españolas para expropiar temporalmente pisos a la banca no les complace, argumentando que esta práctica puede que no sea compatible con los compromisos adquiridos por España para recibir la ayuda financiera europea. O en otras palabras, que nos dicen sin contemplaciones que la ayuda financiera europea “no era para eso”. Lo declaran sin ambages. No las mencionan, pero resulta claro que apuntan hacia Andalucía y Canarias, lugares donde se piensa expropiar temporalmente las viviendas amenazadas de desahucio por impago de la hipoteca, según decreto, que en el caso de la región peninsular vio la luz el día 12 del pasado abril. La idea era apropiarse de viviendas desocupadas en tiempo indefinido ya pertenecieran a bancos o empresas con el fin de beneficiar a más de 200 familias, pero se han encontrado con el valladar de Bruselas que pone en entredicho la viabilidad de la decisión. Y ya se sabe que el que pone el dinero es el que manda.

Para más inri, el Tribunal de Justicia de la Comisión Europea, en fragante contradicción, casi al mismo tiempo que se ponía en duda la legalidad de la ley anti-desahucio andaluza, incidía en que los procesos de desahucio por impago de hipotecas ( algunos he visto en la provincia malagueña)es un práctica contraria a la legislación europea en lo que toca a los protección de los consumidores”. ¿En qué quedamos? La Corte de Luxemburgo fue taxativa al respecto. Consecuentemente, el presidente Griñán ha dicho poco menos que “ a mi plim”(excusen la expresión familiar,que es mía). No tenemos por menos que alabar su postura.

Foto.Diario SUR

Con categoría

 

Ver Post >
La FAO recomienda un menú de chinches y escarabajos
José Becerra 15-05-2013 | 12:29 | 0

 

No es la primera vez que lo hace. Por lo visto en la Organización de Naciones Unidas (ONU) ya lo aventuró años atrás. Se promueve otra vez la alimentación a base de insectos y la FAO acaba de hacerse eco de tal propuesta. Se basan estos bien intencionados miembros de tan alto Organismo que campan en la institución supranacional, en que el aporte de 10 gramos de gusanos, mariposas, hormigas y saltamontes, entre una población varia de insectos, aportan proteínas, grasas y carbohidratos con un valor energético de unas 450 calorías, que es lo que nos proporcionaría un bocadillo de chorizo ibérico u otro de morcilla rondeña.

Se pregunta uno si eso es todo lo que se les ocurre para contrarrestar el hambre del ter4cer mundo mundo. Por lo visto,ahora no toca hablar de este en vez de la concentración de CO 2 en la atmósfera, o de la protección de las aves en peligro de extensión, o de las ayudas a países míseros para potenciar cosechas de cereales y evitar las hambrunas sempiternas. No. Ahora quieren potenciar los guisados de orugas y saltamontes (cigarrones, en mi tierra del sur). Poco les ha faltado para recetar platos que tengan como aliciente a estos invertebrados de respiración traqueal. Por ejemplo, lagarto a las finas hierbas, escorpiones a la vinagreta, o grillos con tomate y pimientos rojos a la pimienta. Hasta puede que surjan chefs afamados que brinden a comensales exigentes menús elaborados con los inocentes coleópteros criados en granjas ad hoc.

Sin temor a equivocarme, seguro que que los autores del informe, exhaustos por su trabajo, se reunirían en en restaurante de postín para dar buena cuenta de un suquet de cigalas y pescado de roca con ali-oli de leche de almendras, o un filet mignon al mejor estilo francés, bien acompañado con un Burdeos añoso y frío. Ver para creer.

Foto. Insectos en un metrcado chino(pbase.comm)

Con categoría

Ver Post >
Preces para encontrar trabajo
José Becerra 13-05-2013 | 1:07 | 0

 

Hasta ahora nos acercábamos al santo de nuestra devoción para rogarle nos concediera salud, un parto dichoso para un familiar, o que el hijo universitario aprobara el examen final con el que daba por concluida la carrera, o que lloviera para remediar el estado de las cosechas… Cosas así, de relativa importancia, aunque si la gracia no se obtenía tampoco se hundía el mundo por ello, que son muchos los que alzan sus preces por las mismas o parecidas circunstancias familiares. Pero desde un tiempo a esta parte las oraciones que se elevan a la divinidad o a los santos que se nos antojan más cercanos siguen otros rumbos.

Ahora, a remolque de esta malhadada número de desempleados que les lanza a la cara de los políticos que nos (mal) gobiernan su ineptitud para sacarnos de ella, y en vista de que con ellos no se puede contar para remediar el mal, hay quien alza al cielo su mirada y busca en los celestial ayuda para remediar una situación que aquí abajo se les niega. En otras palabras, se levantan oraciones al Sumo Hacedor ( o San Expedito, a quien ya se le conoce como el santo de la crisis) para encontrar un puesto de trabajo o para permanecer en el que ya disfruta. Lo de disfrutar es un decir si hacemos caso la sentencia bíblica: Ganarás el pan con el sudor de tu frente. En fin… El caso es que se vienen alzando voces por parte de psicólogos avezados aconsejando el acercamiento a la Divinidad, ya para que el despido pase de largo, ya para que una empresa lo llame para engrosar su personal, debatiéndose por una u otra razón en el consiguiente estado de impotencia y angustia. Estado de ánimo que, dicen, se alivia con el acercamiento al altar. Tengo por seguro que será cierto.

Lo que se barrunta, de seguir las cosas con una economía de malévola trayectoria, es que se organicen rogativas con procesiones de santos en su peana, asomándoles a los aledaños del Congreso, a la sede del gobierno de cada administración pública, y,¿por qué no?, a la puertas de las entidades financieras que se se muestran incapaces o reacias a encontrar soluciones a los males que nos aquejan. Igual que cuando se les mostraba los campos de pan llevar secos por la ausencia de las lluvias.

En mi pueblo, Benaoján, donde las montañas pierden sus escarpes remansándose en el Valle del Guadiaro, cada año,en abril, se recuerda que San Marcos, el santo evangelista remedió una pertinaz sequía y, merced a los rezos de la vecindad, mandó aguas sin cuento para saciar los campos sedientos. Puede que ahora las súplicas que reciba tengan que ver con el paro que pesa como una losa sobre la vecindad.

Con categoría

 

 

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.