img
El culebrón de Los Merinos en Ronda
img
José Becerra | 25-06-2013 | 08:39

 

 

El Consistorio de Ronda respira tranquilo. Se había venido argumentando que la ciudad de Ronda se resentiría económicamente si se suspendían los pagos por parte de la empresa ejecutora del proyecto urbanístico de los Merinos (Copisa), a raíz de una sentencia del Tribunal Superior de Andalucía (TSJA),que convertía la decisión de la Junta, favorable al Ayuntamiento de Cuevas del Becerro, en papel mojado. La constructora seguirá pagando. Se tumba así, por ahora, la aprobación inicial de los requerimientos del pueblo serrano, el cual había pleiteado con energía por la salvaguarda de los acuíferos de su entorno que sufrirían drásticas mermas y perderían salubridad con la ejecución del proyecto. La resolución de la Justicia dejó sin efecto el acuerdo de la Comisión Provincial de Urbanismo por el que se aprobó el plan parcial en abril de 1995.

 

El convenio aprobado en abril de 2005 por decreto de Alcaldía preveía la construcción de más de 800 viviendas de alto standing, dos campos de golf y tres hoteles. Confederación Hidrográfica y Medio Ambiente expusieron sus temores a que los recursos hídricos de la zona se resintieran, a la vez que advertían que los acuíferos podían sufrir “los efectos de productos fertilizantes y fitosanitarios que llevaban parejo los campos de golf”. No parecía, pues, que hubiese suficiente agua para tan enorme propósito constructivo.

 

Eso en un platillo de la balanza;en el otro, las favorables perspectivas de trabajo que el complejo turístico podía ofrecer a una población que viene sufriendo la lacra del paro desde tiempo atrás y que se intensificó a remolque de la crisis agobiante que padecemos. La opinión pública rondeña se encuentra dividida: Merinos sí, Merinos no.

 

En medio del conflicto, el Ayuntamiento de Ronda con su alcaldesa, Mari Paz Fernández (PP), a la cabeza, quien ante el rechazo social originado argumenta con buen criterio que el plan parcial se podrá rediseñar atendiendo las quejas formuladas por parte de la población discordante. A este tenor, habría que tener en cuenta que los campos de golf son elementos requeridos como indispensables en otros municipios abiertos al turismo como medio de vida y que por lo que se refiere a exigencias medioambientales “ se puede ser cuidadoso con el medio ambiente y crear una infraestructura turística importante”,apostilla la regidora.

 

El culebrón de los Merinos con las espadas en alto sin saberse, de momento, sobre qué lado se asestará el golpe final.

 

Foto: Entrada de Los Merinos (diario SUR)

 

 

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.