img
Fecha: June, 2013
Bendodo en Ronda
José Becerra 19-06-2013 | 11:34 | 0

 

El presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo, ha subido hasta Ronda para estrechar la mano a una veintena de alcaldes de la Serranía de Ronda que se aprestaron a oírle en el Consistorio. Traía una buena nueva de la que los ediles convocados ya habían tenido noticias: los pueblos de la comarca con menos de 25.000 habitantes,que son todos – con la excepción de la Ciudad del Tajo, que sobrepasa esta cifra – podrán contar en breve con los 6,6 millones de euros que el Plan de Asistencia y Cooperación 2013 dedica de manera exclusiva a demarcaciones de ámbito municipal de escasa identidad por su población(aunque unidos sus habitantes podrían llegar a los 50.000,una cifra nada despreciable), pero más necesitados que el más del fomento de infraestructuras y crecimiento, elementos que redundarían en la creación de empleo.

Bendodo sabe de este problema del paro que está sumiendo a la Serranía en el pesimismo por no hablar de la desesperación, sobre todo a los jóvenes en edad de trabajar que no encuentran para sus justas ambiciones sino un mercado laboral yermo con pocas o ningunas posibilidades de contratación. Los regidores de Alpandeire, Faraján, Jubrique, Atajate, y así hasta más de una veintena de municipios podrán satisfacer la demanda que previamente han venido registrando en la Oficina de Atención a los Alcaldes, dependiente de la Diputación. Aquéllos podrán acudir asimismo al fondo de liquidez para atender “urgencias municipales”, las cuales sufren todos todos los ayuntamientos que representan, y que levante la mano el que no esté acuciado por ellas.

Últimamente, con motivo de haberse llegado a ecuador del gobierno del PP en la Diputación de Málaga se ha levantado la voz de la oposición poniendo en entredicho el balance de la institución. Se acusa a Bendodo de “presidencialismo” y de “desacierto continuo” la gestión de su equipo de gobierno. Como todo dirigente y todo grupo directivo ofrece un panorama de luces y sombras, pero no creo que se puedan cargar las tintas en lo segundo y abjurar de lo primero. Puede que se haya incidido en gastos innecesarios, que no lo sé, que nadie está libre de errores. Pero ésta es una de las caras de la moneda; en la otra, acciones meritorias como las que nos ocupa más arriba, y que reflejan una preocupación por los pequeños pueblos muy digna de encomio, porque son ellos donde la lacerante crisis que nos agobia se hace más evidente, provocando una despoblación a la que importa poner freno más temprano que tarde.

Foto: Diario SUR

Ver Post >
Huertos urbanos
José Becerra 17-06-2013 | 12:54 | 0

 

La disyuntiva de los mayores de edad de Málaga capital ha sido hasta ahora simple: sentarse en un banco en el paseo más cercano a su domicilio y ver pasar el lento discurrir de las horas o hacerlo delante del televisor al paso de las mismas horas muertas. Y así hasta que se le ocurrió a la administración municipal la creación de huertos urbanos -alrededor de media docena en la ciudad – destinados a ocupar el largo tiempo de asueto de los que, por su edad, muy pocas cosas pueden hacer sino contemplar el paso inexorable del tiempo brazo sobre brazo.

Infinidad de nuestros mayores proceden del interior de la provincia, desde él arramblaron con sus bártulos y se vinieron a la ciudad en busca de nuevos horizontes de vida. O tuvieron que abandonar sus lares cuando su descendencia se vio obligada a emigrar y cambiaron la tierra por el asfalto, el campo abierto al cielo infinito de su pueblo, al oculto por torres de cemento y cristal. El aire fresco y beatífico del pueblo por el contaminado y malsano de la urbe. Hasta que los huertos serranos fueron una realidad. En ellos, como en sus pequeños predios pueblerinos pueden plantar alcachofas, habas, ajos y rabanillos. Hincar la azada en la tierra y removerla seguros de que dará, como predijo la sentencia bíblica “ciento por uno”. Un campesino de Benaoján, el pueblo blanco que se esponja en el valle del Guadiaro, me dijo en cierta ocasión, que nada era más grato para su olfato que el aroma de la tierra cuando recibe la caricia de las lluvia mansa. Los jubilados de la capital malagueña pueden volver a percibir esa fragancia que les acompañó durante muchos años de su ya larga vida.

Bancales con surcos perfectamente alineados forman un paisaje insólito en parajes antes pasto de la sequedad y el yermo. Manos talludas de senectud obrarán el milagro – sudor en las frentes arrugadas, bajo el sombrero de palma – de hacer fructificar la tierra. Sandías y pimientos haciéndoles un corte de manga al ruido y la malsana polución a dos pasos. Sonrisas satisfechas de quienes saben de trabajos de sol a sol, del frío cortante de la sierra, pero también de amanecidas gloriosas. Viéndoles atareados y absortos en sus labores me vienen a la mente las palabras sabias de Antonio Machado: “ Siempre que trato con hombres del campo pienso en lo mucho que ellos saben, y en lo poco que les importa conocer cuanto nosotros conocemos”.

Foto. Diario SUR

Con categoría

Ver Post >
Alcaldes ejemplares
José Becerra 15-06-2013 | 11:46 | 0

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/c/c3/Torrelodones._Plaza_de_la_Constituci%C3%B3n.jpg

A veces, en los medios de comunicación, entre las farragosas noticias sobre economía y los dimes y diretes de los políticos de altura, aparecen relatos que por lo insólito nos hacen pensar ,además de provocarnos la sonrisa placentera. Todavía hay, entre quienes desembocaron en política ya empujados por el mero lucimiento personal,  ya para el medro personal, algunos que lo hacen impulsados por la vocación de ayudar a la ciudadanía para solucionar sus problemas y aliviar sus cuitas. Son tan raros estos especímenes que no se duda en darles cabida en los medios informativos para airearlos como casos curiosos, salgo así como el hallazgo de un jabalí de ocho patas o de un pájaro sin pico. Algo anormal,insólito, y por ende, sorprendente.

Viene a cuento este introito porque días atrás se lanzó a los cuatro vientos la notician de tres alcaldes, cuyas actuaciones hablan a las claras de una decidida disposición al servicio público. Oído al parche. El regidor de Sisante, un pequeño pueblo de Cuenca, dedicado a la agricultura, ante la imposibilidad del ayuntamiento de pagar un médico nocturno, no ha dudado en renunciar a su sueldo para lograrlo. Otro, en Torrelodones, municipio del noroeste de la Comunidad de Madrid, que respira el aire beatífico de la sierra de Giuadarrama, y que  ante las dificultades consistoriales ha renunciado al coche oficial; por último, el primer edil de un pueblecito valenciano, Albal, se enfrentó a un banco para parar en seco el desahucio de un vecino. Tres ejemplos bien diferentes de la decisión del alcalde de Cortes de la Frontera, allí donde la Serranía de Ronda se dulcifica y los Alcornocales muestran esplendor, que intentó días subirse la soldada de 900 a 2.500 euros y que dio pie a casi una revolución vecinal para evitarlo. La repulsa generalizada con la consiguiente cacerolada evitó la arbitraria decisión.
Desgraciadamente, abundan más los políticos que se encuentran a gusto entre los que se alinean con el alcalde serrano con acciones parecidas. Pero, por suerte, también existen los que que no devuelven la fe en los políticos. Son los que hicieron suyo la máxima “ Aquel alcalde que sabe ver a sus convecinos como sus propios amos, habrá entendido el auténtico valor del servicio público”.

Ver Post >
Universidades en al alero
José Becerra 13-06-2013 | 10:58 | 0

Las Universidades viven  horas bajas. La crisis y los recortes concomitantes del Gobierno han hecho que languidezcan y que su viabilidad pierda enteros. No es ya solo que miles de estudiantes puedan perder las becas que les mantenían en las aulas sino que sus infraestructuras se resienten – ni se construye ni se repara – y,lo es peor en cuanto atañe a sus funciones primordiales, la inversión en investigación y desarrollo (I+D) se resiente a ojos vista. Lo de”gaudeamus, igitur”(alegrémonos pues)  se entona con menos energía que nunca, que donde faltan los recursos decrece el ímpetu. La LOMCE ha sembrado la discordia en el mundo educativo y también, como era de esperar, ha incidido de lleno en las Universidades, las cuales se enfrentan a un panorama sombrío. Las partidas presupuestarias sufren drásticas mermas y la deuda de las comunidades autónomas adquieren un volumen descorazonador: 1.500 millones de euros.

Ante este hecho de demora de pagos por parte de las administraciones públicas, las Universidades, sensiblemente afectadas, se ha convertido a su vez morosas por no poder atender la demanda de sus acreedores. Un hecho insólito,al cual la Confederación de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) ha tenido a bien poner coto tratando de  que Hacienda las considere como proveedores con la pretensión de que sean incluidas en el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). Hacen,pues de la necesidad virtud, principio que resume, en cierto modo,la filosofía del Estoicismo, esto es sacar ventaja de las desventajas y beneficio de las desgracias. Que lo es que estas doctas instituciones se vean obligada para su supervivencia a poco menos que mendigar atenciones y que estén en el alero.
Que lo consigan, es otro cantar: Cristóbal Montoro y el Ministerio que rige, con más o menos acierto, ha dado largas al asunto  y ya se sabe que las cosas de palacio paso a paso y sin prisas. No debería ser así. Las Universidades son pilares fundamentales para el desarrollo económico y social de un país y, por ende, de la educación de sus habitantes.

A este tenor,  traigo a colación una cita del premio Nobel de la Paz, Nelson Mandela, hoy debatiéndose entre la vida y la muerte:  «La educación es el gran motor del desarrollo personal. Es a través de la educación como la hija de un campesino puede convertirse en una médica, el hijo de un minero puede convertirse en el jefe de la mina, o el hijo de trabajadores agrícolas puede llegar a ser presidente de una gran nación”. Si la Universidades es resienten en sus funciones, apaga y vayámonos.

Ver Post >
Excelencia de los vinos de Ronda
José Becerra 11-06-2013 | 11:06 | 0


Desde décadas atrás, Ronda está concediendo especial importancia a los vinos de la tierra, particularmente a los tintos, ya sean de crianza, ya de reserva. Han proliferado los viñedos y se prodigan las bodegas. El turismo de la ciudad sabe que no puede pasar de largo por ella sin paladear sus caldos. Existe un Museo del Vino, que es de lo más  visitado, casi tanto como el entorno del Tajo, en cuya profundidad, desde el Puente Nuevo se pierde la mirada,atónita ante el milagro de la piedra, esculpida por el río Guadalevín con  paciencia de siglos. La Ciudad Soñada de Rilke es profusa en monumentos naturales y los que se deben a la mano del hombre: recoletas ermitas, conventos vetustos, iglesias de airosas torres de los más variados estilos arquitectónicos, palacios y casas solariegas… A la vez es asombrosa por la excelencia de sus vinos.
Las visitas a todos y cada uno de los monumentos puede llegar a fatigar y qué mejor que hacer un alto en el camino y solazarce con una copa de vino rondeño, salido de bodegas que hoy por hoy rivalizan con las más acreditadas de España. Para muestra, un botón: el vino tinto ecológico `Los Frutales-Garnacha´ de la bodega Joaquín Fernández  obtuvo, meses atrás un preciado galardón: El Oro del Premio Internacional al Vino 2012 que se concede cada año en Viena y que es objeto de deseo de los mejores bodegueros de Europa.  Pero en el palmarés se reflejan más distinciones nacionales e internacionales, y a este pugilato por la calidad  no le van muy a la zaga el resto de bodegas rondeñas.
La administración municipal conscienten de la importancia del turismo   enológico no podía estar ajena a este éxito de nuestros vinos e impulsa su reputación allí donde sea menester. A este propósito responde el Centro Integral del Vino, que será una realidad para propios y extraños desde aquí a pocas fechas. Aulas de formación  y salas de cata servirán para adentrar a curiosos y entendidos en el mundillo de este elixir de los dioses poniendo en juego no solo el sentido del paladar sino los del olfato y la vista, para lo que se quiere un local idóneo para este rito ancestral, que es el que ahora se nos va a deparar.
Y a los que no tienen por hábito la libación de vinos, habría que advertirles que dos vasitos de tinto al día protegen la salud cardiovascular, según un estudio publicado recientemente por investigadores de la Ciudad  Condal. Los polifenoles que contiene, y es una afirmación del American Journal Clinical of Nutrition , hacen el milagro. Así  que venga a Ronda y alce su copa al cielo con uno de los mejores tintos del país. Salud.

Foto: Museo del Vino de Ronda(barricas.es)

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.