img
Fecha: June, 2013
La hucha de las pensiones
José Becerra 09-06-2013 | 12:30 | 0

 

Se aprobó días atrás el informe de los doce expertos a los que el Gobierno encargó la elaboración de una propuesta para reformar el sistema de pensiones. Dándose por sentado que el objeto primordial es “garantizarlas y no socavarlas”,lo cierto es que andamos los pensionistas que no nos llega la camisa al cuello. Contemplando las cifras que los medios informativos acaban de publicar sobre la bajada sustancial de los afiliados a la Seguridad Social y la prolongación de la esperanza de vida de los pensionistas – menos dinero para repartir y más tiempo de los jubilados que nos empeñamos en abandonar este valle de lágrimas-, la cosa se desliza por derroteros sospechosos. Como dicen en mi tierra serrana de la comarca con la campachenía que nos caracteriza:” En la alcancía de la que se saca y no se mete, tarde o temprano se le ve el fondo”.Y es que, bien mirado, las cuentas no cuadran.

La relación de afiliados por pensionista está en España, hoy por hoy, en 2,32 (en Málaga, donde la afiliación ha caído sobremanera últimamente, incluso baja de esta proporción) y un gasto que sobrepasa los 120.000 millones anuales, euro más, euro menos, no hace falta ser sesudo analista económico para ver que el final, de aquí a pocos años, el colapso va a ser inevitable. Por lo pronto, y de aquí a nada, es previsible que el poder adquisitivo de las pensiones va a descender drásticamente, sobre todo si se desvinculan, como van a hacerlo, del Índice de Precios al Consumo, IPC, para los allegados, y se tenga en cuenta sólo la marcha de las cuentas públicas. O sea,que si el desempleo subsiste, caen los salarios, y las cotizaciones se hunden, si hay dinero, bien, y si no toca fastidiarse: merma en las pensiones.

Rajoy y su Gobierno han querido curarse en salud y poner las cosas claras, otro cosa es que el informe de los expertos que trata de ponernos en guardia sobre la sostenibilidad del sistema cuaje. Se pretende loablemente de preservar el derecho de los jubilados buscándose con ahínco el equilibrio entre lo que entra y sale de la hucha. Pero eso depende de tantos factores,algo así como la cuadratura del círculo, que nos tiene a muchos desasosegados. Cabe esperar que la oposición arrime el hombro, busque consenso y abjure de demagogias campanudas e inútiles.

Foto: Pensionistas al sol (diario SUR)

Ver Post >
Dos valles de la Serranía, el mismo problema
José Becerra 07-06-2013 | 11:55 | 1

 

Coincidiendo con el Día del Medio Ambiente, celebrado al pasado miércoles en medio mundo, recordándonos el compromiso de respetar todos los elementos que hacen posible la vida en este sufrido planeta – al aire, el agua de los ríos y el mar, la avifauna, los pareajes naturales… -,se han puesto de acuerdo el Gobierno Central y la Diputación de Málaga para depurar al fin las aguas residuales de los valles del Genal y el Guadiaro. Las conversaciones entre ambas instituciones han durado un año, a remolque de los pueblos afectados, casi la totalidad de los que contemplan el discurrir calmoso de los dos ríos, que no han cejado en el empeño de hacerles ver una situación que clamaba al cielo. La reivindicación viene de mucho tiempo atrás, cuando el aumento de los municipios serranos se hizo notable- a partir de la década de los 60 – y los detritus infectos ocasionados empezaron, arrastrados por las lluvias, a contaminar ambas vía fluviales.

Del Genal sólo conozco el lugar placentero de su nacimiento,localizado en el pueblo serrano de Igualeja. En sus aguas frías y transparentes hundí más de una vez mis plantas cansadas de caminante solitario, allí donde el líquido elemento surge de la tierra y con la pureza intacta de un recién nacido se dispone a emprender su andadura por lo intrincado de la sierra. El Guadiaro, por contra, lo conozco cuando, valentón ya crecido, regaba, dadivoso de aguas, haciendas campestres y pequeñas explotaciones hortofrutícolas de Benaoján, Jimera de Líbar y Cortes de la Frontera, y sin detenerse, entre chorreras y recovecos buscaba el abrazo del mar, hasta done llegaba para morir.

En el Guadiaro, aprovechando sus remansos aprendí a nadar cuando contaba muy pocos años. Las aguas limpias convidaban al baño,que siempre era gratificante entre junqueras, adelfas y mimbreras. Luego me enseñaron a pescar panzudos barbos y escurridizos lucios tanto con caña como medio sumergido en las toberas de la roca donde buscaban refugio. Capturé rubiciundos cangrejos y perseguí a ranas saltarinas entre los guijarros resbaladizos del lecho del río. A su orilla,para disfrutar de su frescura en los meses del estío, la gente del pueblo organizaba comilonas o se distendían en las horas amenas hasta la anochecida.

Pero el río, producto de la desidia se muchos, trocó su imagen halagüeña por otra hostil. Languideció, menguado de aguas, sucio y turbulento, y la población piscícola desapareció del todo. Dejó de ser un lugar para la distracción y la cuchipanda.

Mucho importa a los pueblos que flanquean a los dos regatos que sus tierras colindantes se regeneren y con la instalación de depuradoras, que se han hecho esperar durante décadas, eliminen los residuos que los emponzoñan. Para que recobren la estampa de lugares atrayentes que nunca debieron perder.

Foto: Cuenca del río Guadiaro a su paso por Benaoján
Con categoría

Ver Post >
El deslucido Parque Litoral de Málaga
José Becerra 05-06-2013 | 11:56 | 0

 

De forma ocasional el Parque Litoral de Málaga ha entrado a formar parte de mi vida. En él paso buena parte de mis horas de asueto, que son muchas dada mi calidad de jubilado. Entre la ubérrima vegetación que lo puebla- pinos, abetos,madreselvas, rosales, aves del paraíso… – siento como si el tiempo en su incesante transcurrir nada tuviera que ver conmigo. Afirmación ésta que hace suponer que el parque en cuestión me resulta grato y sumamente atrayente. Y así es.

  En buena medida, salvando las distancias precisas, me recuerda el Hyde Park londinense: matrimonios que tiran del carrito para pasear a sus bebés, los retoños más crecidos que se distraen con sus juguetes preferidos, deportistas que participan en un maratón imaginario,abueletes que se distraen en los bancos alineados al pie de los parterres floridos, ensimismados en las avecillas que revolotean a su alrededor – gorriones, chamarines, gilgueros inquietos y gaviotas, en lo más alto,planeando Dios sabe avisorando qué presas -y jóvenes revoltosos que se prodigan caricias y se susurran – supongo – lindezas, arrellanados en el césped bien cuidado.

Pero qué es un parque, por muchos atractivos que presente, sin una fuente. De haberla, háyla, pero como si no existiera. O mejor dicho, existe para desvirtuar los atractivos del recinto y denigrarlos. Una fuente circular,en medio de un espacio en el que van a desembocar avenidas, bulevares y senderos. Una fontana que en su día fue bella, pero que hoy es clara exponente de la desidia de nuestros políticos locales y que arrastra la malquerencia de los visitadores vándalos que la someten a las vejaciones que la arruinan un poco más cada día. Surtidores que en sus momentos crearon vistosos juegos de agua y luz permanecen hoy herrumbroso e inútiles. El mármol blanco, que lucía esplendente rematando el murillo de contención de las aguas, arrancado y roto en mil pedazos. La serenidad que otorgaba el tranquilo gorjeo del líquido elemento en sus cabriolas imposibles, desaparecida del todo, para desazón de los que buscábamos su proximidad en cualquiera de las horas del día.

Es muy poco probable que el alcalde o el concejal del servicio de parques y jardines se dejen ver por aquí. Presumiblemente habrían puesto remedio a una desidia que ya dura años. Los parques bien cuidados son – como el rostro es retrato del alma – reflejos de toda ciudad que se precie. Y de esta ciudad pujante que es Málaga forma parte, extendida en la zona occidental, la que busca la proximidad de los pueblos rutilantes del turismo costasoleño, el residencial barrio del Litoral, el cual abarca,entre otros edificios oficiales de relevancia, el complejo deportivo Martín Carpena.Parece lícito reclamar la atención que merece el deslucimiento de su parque a causa de una fuente maltratada.

Ver Post >
Médicos en fuga
José Becerra 03-06-2013 | 11:19 | 0

 

Los médicos residentes en huelga se concentran en la Ciudad de la Justicia para protestar contra el SAS

Lo dejó dicho claramente don Antonio Machado : “De diez cabezas, nueve embisten y una piensa. … “. Se  refería el insigne poeta a lo que ocurría en la España de su tiempo. La sentencia podría aplicarse a los que desde los más altos estamentos de la política o la administración nos rigen. De esta forma se explican situaciones como las que viven muchos médicos y estudiantes de Medicina de Málaga, que por calamitosa no tienen más remedio que arramblar con sus bártulos y emprender la aventura de Europa o de cualquier otro hemisferio  que les garantice el trabajo que aquí se les niega. Algo deberán estar haciendo mal quienes tienen en sus manos los designios del país para que estada desbandada se produzca. Puede que la desaforada crisis tenga mucho que ver con que médicos titulados y estudiosos no vean porvenir aquí, pero también cabría preguntarse si no serán la prácticas de políticas erróneas las que estén detrás de lo que lleva camino de un desmantelamiento de la sanidad pública , fruto del abandono de profesionales bien formados, y que cumplen con creces  los requisitos exigidos en otras áreas geográficas para su contratación,algo que puede durar un periodo de tiempo que ronda los 12 años, suficientes para que se afinquen definitivamente en el país y se acuerden para bien poco del país que los vio nacer.
El presidente de la oficina laboral del  Colegio de Médicos, Juan José Sánchez Luque, ha sido taxativo: Se impone “un plan de fidelización” del médico andaluz que decide abandonar sus lares. Es lo que ha exigido a la Junta de Andalucía para cortar la `hemorragia´ de abandonos, los  cuales han llegado ya a 200 solo en la provincia de Málaga. Los médicos bien preparados o los especialistas tienen que ejercer sin dilación para que sus conocimientos adquiridos con sudor y lágrimas no se oxiden.
Los países nórdicos reciben con los brazos abiertos a nuestros galenos. Por algo será. Obcecadamente, no se están poniendo los pies en pared, que es lo que decimos por mi tierra al  más sur del sur, cuando se trata de acabar con una situación perjudicial, para evitar su fuga que ya empieza a ser masiva. Cuidar a nuestros médicos para que la sanidad no flaquee debería ser objetivo primordial de nuestros políticos. Pero ya se sabe el dicho con el que abro este escrito. Al que había que unir una cita de Voltaire,  uno de los más genuinos representantes de la Ilustracción:“Los hombres que se ocupan de restaurar la salud de los demás uniendo habilidad con humanidad están sobre los grandes de la tierra. Aún comparten la divinidad, ya que preservar y renovar es casi tan noble como crear.”

Foto: Protesta de médicos (archivo diario SUR)

Ver Post >
Millones de euros buscan municipios
José Becerra 01-06-2013 | 12:04 | 0

 

Foto: Elías Bendodo, presidente de la Diputación de Málaga (Diario SUR)

Hay  quien apunta con intención de dar a las diputaciones provinciales argumentando que su momento ha pasado, toda vez que son los gobiernos autonómicos quienes están llamado primordialmente a resolver los problemas de los pueblos,sean estos de menor o mayor entidad en cuanto a su población. Hay quien intenta poner a parir a los presidentes de estas entidades supramunicipales. Ocurrió en el coloquio que protagonizó días atrás el personaje televisivo Jordi Évole en la Térmica,el cual aceró sin contemplaciones sus dardos contra el presidente de la Diputación de Málaga, que resistió estoicamente sus diatribas.

No podemos estar todos de acuerdo. Estas instituciones han tenido y tienen un papel primordial que cumplir, sobre todo en los problemas de infraestructuras, instalaciones deportivas, caminos rurales, entre otras urgencias igualmente necesarias en los pequeños núcleos de población, los cuales sin su intercesión estarían muy lejos de poder ejecutar.

Ahora, la Diputación Provincial, sirviéndose de la Oficina de Atención al Ciudadano, ha convocado a casi el centenar de municipios malagueños para cimentar el Plan Especial de Impulso a la Economía. Sustentado con 38 millones de euros, sacarán del paro a 1.500 personas, que vienen padeciendo esta lacra desde bastante tiempo atrás. En principio, ese cifra estaba destinada a cancelar deuda bancaria, pero ha sido la gestión del presidente de la institución, Elías Bendodo, ante el Gobierno central, el que ha hecho posible el desvío hacia este objetivo.

Reside ahora en los alcaldes que acudirán a la Diputación dilucidar el destino de estas inversiones, explicitando si se dedicarán a planes provinciales antiguos o a nuevos proyectos, los cuales deberán cumplir los plazos establecidos, como es de rigor. Pero lo importante aquí es que habrá dinero para hacer frente a acuciantes necesidades de los pueblos.

Consideramos a las diputaciones como garantes de bienestar y gestión, siempre que se financien adecudamente, de los servicios en el mundo rural. Las administraciones autonómicas, sobredimensionadas y haciendo equilibrios como consecuencia de la recesión, es sabido y notorio que están eliminando ayudas económicas a los municipios, que a su vez cuentan con menos recursos. Las diputaciones se ven en la obligación de tirar del carro bamboleante de los pequeños pueblos, los cuales estriban en ellas, por la proximidad, la confianza en sus diligencias para rescatarlos de atascos, que no son pocos ni menores.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.