img
Fecha: October, 2013
¿De confitería a jamonería?
José Becerra 31-10-2013 | 10:25 | 0

Calle Carrera Espinel o de la Bola - Ronda, España |

De una cosa a otra   no mediará un paso  que las distancie entre sí, ni un día, ni un año, sino algo más de un lustro. La pastelería Harillo, orgullo de Ronda y un lujo para la calle Vicente Espinel ( músico y  escritor rondeño del siglo XVII, autor de la novela picaresca Marcos de Obregón y  que le añadió la quinta cuerda a la guitarra, para más seña) ha ofrecido una triste imagen en los últimos tiempos.

    De ser uno de los comercios más visitados y queridos de la calle que en sí es un gran escaparate de lo más granado del comercio de  Ronda (zapaterías, bares, confecciones, juguetería, estancos…), pasó a mostrar  silencio y soledad durante mucho tiempo.

En esta vía-paseo que es un hervidero humano desde los primeros albores del día hasta bien entrada la noche la repostería ofrecía en los últimos años   un aspecto deprimente que a muchos desalentaba: un gran vacío después de la muerte de  su fundador y primer obrador,Ángel  Harillo, respetado y querido en la ciudad por la bondad del carácter y las maneras y de la sencillez en el trato, cualidades humanas  de la que  siempre hizo gala.  En su establecimiento recalaron infinidad de rondeños y serranos para reponer fuerzas o mercar los bollos de leche (ninguno como los suyos)para el agasajo de la familia.
  La tienda pasa ahora a otras manos una vez vendida. Pero como el dicho popular asevera : “¡ A rey muerto, rey puesto!”;a la confitería que fue un  lujo para los rondeños va  a suceder otro comercio que también es proclive a remover las papilas gustativas,  o sea, las principales promotoras del sentido del gusto. 

   Y es que por su escaparate en el que antes se disputaron el sitio merengues, hojaldres, tortas de aceite, turrones o bombones van a desfilar lustrosos jamones de cerdo bellotero, suculentos embutidos, apetitoso quesos y deleitosos vinos. Los compradores de la bollería  Harillo no sueltan prendas  sobre el  tipo de negocio que la suplantará, pero si como se ve destacan por la elaboración de esta clase de productos, no hace falta ser un arúspice para entrever la mercancía que  se exhibirán en su interior.
    Los jamones Berrocal son a la vez de sabor “suave y delicado” y permiten un bocado extremadamente jugoso, merced a su larga curación en manos de diestros maestros jamoneros que le dan los toques precisos durante años, con la misma paciencia de un maestro champanero en la lobreguez de una bodega.
    No  le van a la zaga el lomo de bellota, el queso manchego o los vinos tintos, blancos,rosados o dulces y generosos. Sin la menor duda, harán volver el rostro y pondrán los dientes largos a los viandantes, como en el pasado  hiciera la dulcería de Harillo. Cambiamos el bollo de leche por el “pata negra”. Tal para cual por lo apetecible.

 

Fotos: la Bola, un hervidero de gente desde las primeras horas del día (Viajeros.com)

¿Sustituirán a los bollos de leche los jamones?

Ver Post >
¿Residencia de ancianos en Benaoján?
José Becerra 29-10-2013 | 8:53 | 1

 

Foto: Benaoján, un pueblo envejecido pero que guarda intacto el tipismo de sus calles

En los pueblos de la Serranía de Ronda los índices de senectud permanecen muy por encima de los de natalidad. Nacen menos niños, entre otros motivos porque sufren una sangría constante de jóvenes en edad de procrear que se ven obligados a emigrar en pos de de nuevos horizontes de vida más halagüeños, y los que llegaron a la tercera – o cuarta-edad forman grupo cada vez más numeroso. Existencias más prolongadas merced a condiciones vitales menos penosas que antaño y nacimientos a la baja, han contribuido a que la pirámide de edad de la zona se trastoque visiblemente: se estrecha en la base –hay menos niños– y se ensancha en la cúspide –más población senil–.

Esta nueva situación demográfica se evidencia en el hecho de que han cerrado guarderías infantiles y se tiende a abrir residencias de ancianos capaces de absorber a quienes se encuentran en la pendiente irreversible de los que contemplan los últimos años de vida en familias con dificultades para prestarles la atención debida. Es un hecho contrastado por las administraciones públicas, que intentan atajar el problema según los medios a su alcance, que suelen ser escasos mientras se dilapidan en otras actuaciones de dudosa utilidad para el ciudadano.

Viene esto a cuento a que la Diputación de Málaga va a destinar nada menos que siete millones de euros en los municipios de la Serranía de Ronda a través del Plan Especial de Impulso Económico. Bienvenido sea, porque en las actuaciones que se llevarán a cabo figura la de la construcción de una residencia de ancianos en Benaoján,un proyecto plausible que seguramente dormía el sueño de los justos en alguno de los cajones de la alcaldía y que ahora es presumible que tome visos de realidad.

El ente supramunicipal se siente magnánimo y conocedor de las dificultades que atraviesan los ayuntamientos del Valle del Guadiaro destinará para el que hablamos alrededor de 190.000 euros destinados a una residencia para mayores,noticia que ha difundido el vicepresidente provincial Francisco Oblaré -ahora en medio del torbellino originado por elescrache contra la presidenta de la Junta , pero esa es otra cuestión-en declaraciones días atrás en el Consistorio de Ronda en presencia de la alcaldesa der Ronda, María Paz Fernández.

He aquí un reto para el alcalde de Benaoján, Paco Gómez. Es de esperar que ejerza la oportuna presión allí donde sea menester para que se traslade a la realidad lo que hoy está sólo sobre el papel, que ya sabemos que los políticos suelen trastocar su discurso cuando no pasar de largo de sus promesas con facilidad. Sería un mérito para tener en cuenta en su mandato como primer edil.

Ver Post >
Listas de espera preocupantes
José Becerra 27-10-2013 | 7:44 | 0

 

 

Perder la salud y padecer alguna enfermedad que obligue al paciente a ingresar en un centro hospitalario en Málaga se empieza a dibujar como un panorama intranquilizador con negros nubarrones que crecen por día. A una desgracia le sigue la otra: caer enfermo con cierta gravedad se le une la de tener que esperar más del tiempo prudencial que hasta ahora se había señalado para ser atendido por un especialista, entrar en un quirófano para que nos reparen una hernia discal o nos hagan las pruebas que nos devuelva la tranquilidad tras la biopsia de parte de algún órgano dañado o nos confirmen la extirpación total para garantizar la supervivencia hundiéndonos en la incertidumbre del futuro más inmediato. Si estos quebrantos de la salud vienen a incidir, como suele ocurrir por ley de vida, en los que ya tienen tras de sí una prolongada cuenta de años,entre los me cuento, el problema se agudiza indefectiblemente.

 

Se puso en planta, al parecer, un plan de choque, según anunció la consejera de Salud, María Sánchez Rubio,para solventar las deficiencias, pero los resultados no han sido los satisfactorios que cabía esperar y los problemas subsisten para quienes se sienten necesitados de una atención urgente ya sea un análisis o una intervención quirúrgica.

  La respuesta para quienes nos hacemos la pregunta del porqué de esta situación anómala ante un problema tan crucial para la salud tiene una respuesta taxativa: por mor de los recortes presupuestarios no hay dinero para las contrataciones de personal médico y sanitario. Pasan los días y el problema se agrava para desesperación del personal de dispensarios -médicos, enfermeros y celadores- que se desviven, hay que reconocerlo, por hacer lo mejor posible su trabajo pese a la carencia de medios.

 

Tal vez la solución sea la deriva a centros privados de los enfermos que necesiten rápida atención. Algo habrá que hacer ante la evidencia de unas carencias y la imposibilidad de emprender nuevas construcciones de hospitales o rematar los que ya se encuentran en obras y que duermen en el sueño de los justos, como el caso flagrante del de Ronda,que conozco de manera directa.

 

¿Siempre hemos de ser los que medios económicos tenemos los más perjudicados? Altos prebostes del SAS:no jueguen con la salud de las ciudadanos, ya lo aseveró aseveró sabiamente Confucio: “La salud no lo es todo, pero sin ella todo lo demás es nada”.

 

Ver Post >
Pies, ¿ para qué os quiero?
José Becerra 26-10-2013 | 12:24 | 0

La interpelación parece que ha sido la formulada por Unicaja para poner a continuación tierra de por medio y dejar en la estacada a más de una decena de pueblos de los valles del Guadiario y el Genal, que hasta el presente se habían beneficiado de su proximidad. Una “espantá” en toda regla que ha dejado a varios miles de lugareños en la tesitura de no saber donde deposiutrar sus escasos ahorros.

  También tendrán que ingeniárselas para cobrar sus prestaciones sociales o atender los lagos requeridos por la hacienda local o provincial. Los bancos, que huyen de las bolsas de pobreza que por mor de la crisis imperante se han adueñado de buena parte del territorio serrano, tan marginafos siempre y sempiternamente olvidados por las administraciones públicas. Llueve, pues, sobre mojado.

Hubo un tiempo que este entidad financiera, antes respondiendo al nombre de Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Ronda, bajo el pulso firme de Juan de la Rosa, se expandió por todos los pueblos de la provincias, y naturalmente por los de la Serranía de Ronda, a los cuales pillaba más a mano. Estrenaron edificios, casi siempre en la calle principal del pueblo, los cuales con modernas trazas y vistosas fachadas, llenaron de orgullo a las vecindad.”¡ Ya tenemos banco!”, fue una exclamación generalizada de quienes ya podían gestionar sus asuntos monetarios sin tener que trasladarse a Ronda para este menester.

  Algo que ahora, casi medio siglo después, con todos los adelantos técnicos, “que avanzan una barbaridad”,como me dijo como puya hiriente uno de los vecinos afectados por la medida, se ha tenido que volver a prácticas que se creían del todo periclitadas. El banco de toda la vida les dio con las puertas en las narices.

Fueron los años 60 y 70 del pasado siglo los del pleno apogeo del hoy ya banco que nos ocupa y contra el que se levantan las críticas más acerbas. Entonces, merced a las divisas que enviaban los emigrados a países centroeuropeos, a lo que se unió enseguida el regreso de los que regresaban por jubilación o por que consideraban que ya disponían del suficiente remanente para levantar una nueva casa o agenciarse algún terrenillo que alimentó sus sueños durante lustros, la Caja de Ronda afincada en los pueblos vivió su época dorada: “Le llegaba el dinero a espuertas”, admiten los vecinos que ahora padecen los efectos de su abandono y que no ocultan un deje de resentimiento por el desplante.

Y es que Unicaja, en los pueblos de escasa identidad por su población, situación que creció en los últimos años a remolque de los tiempos económicamente adversos, no acató, por su conveniencia,el dicho de la sabiduría popular serrana: “ Hay que estar paras las verdes y para las maduras”.

Foto:; Charrytv

Con categoría

Ver Post >
Rabia y dolor
José Becerra 24-10-2013 | 11:13 | 0

 

Rabia y dolor

Hay que meterse en la piel de las víctimas del terrorismo de ETA para darse cuenta cabal de lo que acaban de experimentar al ver como el Tribunal de Estrasburgo echaba por tierra la doctrina Parot, cuyo primer efecto ha sido el rapidísimo excarcelado de la sanguinaria etarra Inés del Río, la cual veía la luz del día sin que se reflejara en su semblante la sombra de los barrotes carcelarios, después de 26 años encerrada.

   Salió sonriente, con la misma petulancia, descaro y chulería que mostró en sus repetidas comparecencias ante los jueces. Y esto es lo que ha soliviantado a miles de familias que vieron en su día como unos desalmados acababan a tiros o pulsando un detonador con la vida de alguno de sus miembros.

    Uno de los primeros que sucumbieron, acribillados por los pìstoleros etarra, era oriundo de Benaoján, pueblo que me vio nacer. Juan Jiménez Gómez, natural de la localidad, murió el 13 de diciembre de 1978 cuando era Jefe de la Policía Municipal de Pasajes. En diferentes ocasiones se le ha rendido por la vecindad merecidos homenajes.

    Algo debe estar fallando cuando un Tribunal de Derechos Humanos dictamina que abandonen la prisión antes de tiempo aquellos que con sus actos violentos atentaron e hicieron mofa precisamente de los derechos humanos que asisten a todos ante la barbarie de unos pocos, durante más de medio siglo. Sí, es cierto, acatamos la sentencia de tan alto Tribunal Europeo, que a eso nos comprometimos en su día, como no se cansan de decir nuestros dirigentes políticos, pero la pregunta es si lo miembros que lo componen se dieron perfecta cuenta del significado de poner en la calle más pronto que tarde a alguien que intervino en cegar la vida a 24 personas e hirió a centenares.

  Insistentemente y con toda la razón del humano, ante tamaño insulto, las victimas se preguntan si es igual matar a una persona que casi a una treintena. Pregunta que se queda sin respuesta. No la dan en Estrasburgo y nuestro Gobierno por mucho que se esfuerce en explicarlo no podrá acallar la sublevación que ya está en la calle.

Rabia por poner en la calle a Del Río, a la que seguirán, presumiblemente, otros, incluso sanguinarios reos cuyos delitos nada tienen que ver la política. Dolor por la ausencia de los seres queridos, salvajemente aniquilados.

Categoría superior

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.