img
Incumplimientos de Rajoy
img
José Becerra | 27-11-2013 | 18:12

 

Cuando se coronaron los dos años de legislatura con el PP con mayoría abrumadora en el Parlamento de la Carrera de San Jerónimo, el Gobierno con su presidente a la cabeza están tratando de vendernos la convicción de que las cosas empiezan a ir bien en la economía.

  Rehúyen la expresión de los “brotes verdes” que ya está gafado, pero inciden en que todo va sobre ruedas después del descarrilamiento ocasionado por la crisis. Lo que ocurre es que viendo las vicisitudes desgraciadas por las que transcurren buena parte de la población española – paro desaforado, pobreza in crescendo, penuria de los pensionistas… – mucho me temo que serán contados quienes ensalcen las buenas  nuevas que quieren transmitir desde la cúpula del partido.

   Si Rajoy y su Gobierno hacen recapitulación de los logros alcanzados que, hay que decirlo, atañen a la macroeconomía pero no a la microeconomía, que es la que ve y siente el españolito de a pie, también éste se ve en la necesidad de recurrir a un prontuario de las promesas incumplidas en ese lapso de tiempo (hemerotecas, al canto).

   Y vemos, cariacontecidos que antes de tocar poder prometió por activas y pasivas que no subiría los impuestos, ni que tocaría las pensiones o la Sanidad y la Educación. “Le voy a meter la tijera a todo, salvo a las pensiones públicas y, aunque sea competencia de las Comunidades Autónomas, a la sanidad y la educación, donde no quiero recortar los derechos de los ciudadanos”, es lo que dijo a voz en grito. “Ni copago sanitario, ni disminuir la teleasistencia”, afirmó, pero hizo lo contrario para desgracia de los millones de afectados.

“Del dicho al hecho un gran trecho”, que decimos en Málaga sin temor equivocarnos que ya lo refrendó  Fernando Savater, escritor y filósofo, en una de sus reflexiones sobre la ética.

   Prometió una lucha denodada contra la corrupción, pero el caso Bárcenas la destapó en sus filas. Abogó por la independencia judicial y hoy vemos como el CGPJ  en su renovación elude esa determinación: sigue politizado y la imparcialidad de los miembros que lo componen está por ver  (se reparten la Justicia).

  ¿Y qué decir de la derogación de la Doctrina Parot? Una decisión que muy bien podría haber ido por otros derroteros (se logró en otros países en iguales o parecidas circunstancias) con la presión del Gobierno y que no hubiese permito la salida masiva de la excarcelación de etarras y malhechores.

  Suma y sigue…Miramos desconcertados los incumplimientos que no dejan de desazonarnos.

 Foto:  Los jubilados han visto congeladas sus pensiones( Hoy,es)

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.