img
Benaoján y Montejaque terminan por entenderse
img
José Becerra | 14-01-2014 | 12:19

 

 

    

Aumentan los más viejos del lugar que estor dos pueblos ribereños del Guadiaro están condenados a entenderse. Algo que no parece acertado cuando lo normal es que entre dos poblaciones  cercanas entre sí predomine más que el entendimiento el antagonismo y la rivalidad. De hecho, la historia tanto lejana como próxima demuestra que ambos municipios se ensalzaron con harta frecuencia en disputas virulentas; eso sí sin que nunca la sangre llegara al río, que decimos los del lugar, cuando se quiere quitar hierro a un asunto pernicioso.

   Insólitamente ambos han llegado a un acuerdo – a la fuerza ahorcan-, y sin que sirva de precedente,    para conseguir de la Diputación que medie económicamente para la construcción de una depuradora conjunta en terrenos de Benaoján ante el problema acuciante que se desprende del tratamiento de aguas residuales que los sume a ambos municipios en un grave problema: solventar la salubridad del líquido elemento y que éste  llegue sin menoscabo a las casas  apto para el consumo humano. “Pura, simple  y casta agua…”, de la que hablaba San Francisco de Asís, el santo enamorado de todo lo que de bueno produce la Naturaleza.

  Naturalmente, en el ayuntamiento benaojano  ha habido sus más y sus menos antes de que se desembocase en esta alternativa. O sea, que barrió para dentro proclamando que la ubicación de la depuradora en su término – algo que parece ineludible por razones que se nos escapan – no acarrearía sino dificultades a los vecinos de la población, argumento esgrimido con contundencia por el concejal de Obras y Urbanismo, Rafael Carrasco.

   Al final han tenido que claudicar y las  instalaciones se situarán en las cercanías de la Estación de Benaoján, lugar otrora idílico – La Fresnadilla -,  escogido por los habitantes de pueblo para sus excursiones veraniegas cuando el beber las aguas del fontanar era pura delicia. Ceden los benaojanos y abrazan la solución de una obra conjunta; eso sí,  previo pago de los montejaqueños de la mitad del importe que  las obras requieran. Aquí paz y luego gloria…

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.