img
Fecha: January, 2014
La gripe que nos acecha
José Becerra 20-01-2014 | 1:41 | 0

 

 

Es lo que tienen los inviernos. En unos más que en otros la gripe hace acto de presencia y significa un riesgo añadido sobre todo para los que padecen patologías crónicas previas. Con todo, y a pesar de que las autoridades sanitarias se esfuerzan en afirmar  que el número de casos detectados hasta ahora guarda similitudes con los declarados en años anteriores, conviene saber que la gripe A, que es la que ahora se extiende con mayor o menos virulencia por diversas regiones del ámbito peninsular presenta una especial “beligerancia” o, sea, que  muestra un cariz más adverso. Con lo que debemos prestarle mayor atención

  Acaba de confirmarlo la consejera de Salud, María José Sánchez Rubio, después de quitar hierro al asunto como es su obligación. Que no cunda el pánico, ha venido a decir. Sin embargo, tres personas han sido ingresadas en la UCI del Carlos Haya y el Clínico con signos de padecer esta gripe: enfermos jóvenes que no estaban vacunados contra esta influenza o” trancazo”, que es como la llamamos en la Serranía de Ronda por dejarnos el cuerpo después de padecerla como si nos hubiese pasado por encima una apisonadora.

   La cuestión es que la malhadada gripe golpea a todos los grupos de edad, pero la vacuna sólo se dispensa hasta ahora a los enfermos crónicos o mayores de 65 años. Es lo que me expusieron de forma clara cuando en su día, perteneciendo al grupo de los setentones, fui a vacunarme en mi centro de Salud correspondiente. Lo digo porque ahora se aconseja la vacuna a la población en general. ¿No tendrían que haberlo dicho antes?

   Inmunizados y observando reglas básicas de higiene, amén de que el personal sanitario sea estricto en cuanto a la observancia del protocolo exigido, seguro que podremos sortear la embestida de esta afección que  aparece cada año para golpear con rigurosa puntualidad. Y para los más viejos de cada lugar, entre los que me cuento, recomendarles como buenas armas contra esta dolencia:“Vieja madera para arder, viejo vino para beber y viejos libros para leer”, como aconseja un antiguo dicho castellano que parece bueno traer ahora a colación.

Foto:diariosur

Ver Post >
A vueltas con el Parque Natural Sierra de Grazalema
José Becerra 18-01-2014 | 11:27 | 0

 

Era una pretensión que abrigaban los que han visto transcurrir sus vidas en pueblos que por mucho que no guarden animadversión con la Grazalema gaditana no veían adecuado la denominación que hace tres décadas (que ya ha llovido desde entonces),  se le daba a un Parque Natural que se extiende en buena medida por la provincia de Málaga y en concreto por la Serranía de Ronda. En esta última formación montuosa se alinean, dejando estelas del impoluto blanco de las fachadas de los caseríos Benaoján, Montejaque, Jimera de Líbar, Cortes de la Frontera, y como colofón nada menos que el meseteño término municipal de la ciudad de Ronda, tan atractiva como mítica y monumental.

   No estuvieron de acuerdo algunos de los ayuntamientos serranos con este nombre genérico que les dejaba fuera del distintivo que agrupaba a pueblos de dos provincias colindantes pero distintas entre sí, aunque la accidentada orografía los uniera. Los rondeños no se han sentido representados con el nombre de un  Parque Natural que muy bien podrían haber ostentado todos y cada uno de los pueblos encaramados en unas sierras  cuyo relieve, paisaje y estructura compartían desde la noche oscura de los tiempos.

   A remolque de los reproches esgrimidos a lo largo del tiempo, la consejería de Medio Ambiente, acaba de anunciar que en próxima reunión del consejo rector se va a tratar de resolver el entuerto, esto es que se contempla la posibilidad de cambiar la designación y de paso contentar a quienes vienen pleiteando por otra más adecuada y representativa.

   Si este espléndido escenario natural figura en el palmarés de la UNESCO como Reserva de la Biosfera y se incluye en la Red Natura 2000 de la Unión Europea, entre otras distinciones,  parece lógico que los rondeños y los pueblos limítrofes de la Ciudad del Tajo aspiren a que junto a Grazalema figuren los nombres de  Ronda y su entorno como elementos indispensables para tener exacta idea del conjunto. Lo tienen muy fácil quienes habrán de dispensar el nuevo calificativo, por muy poca imaginación que tengan.

   No se necesita mucha imaginación para llamar a ete  emblemático paraje serrano de otra manera parecida pero distinta.¿Que tal Parque Naturalde las Sierras de Grazalema y Ronda? Se nos antoja que responde mejor a la realidad y es más justo.

Foto:juntadeandalucía.es

Ver Post >
La alcaldesa de Ronda lanza afilados dardos contra la Junta
José Becerra 16-01-2014 | 1:50 | 0

 Se podía decir más alto pero no más claro. La alcaldesa de Ronda, María Paz Fernández, poniendo por delante que no desea mostrarse beligerante  con la Junta de Andalucía ni contra  el PSOE, acaba de traer a colación  las obras de nunca acabar de los accesos a Ronda. Suspendidos sine die hace ya la friolera de dos años, o sea que tamaño despropósito no viene de ayer precisamente, ha querido poner los puntos sobre  las ies en un asunto que para la población no deja de ser  tan embarazoso como problemático.

   Sale, of course,  en defensa de la vecindad que no acaba de ver con buenos ojos cómo se dilata en el tiempo un despecho de la Administración Autónoma de Andalucía, el cual  obra en detrimento del aspecto de Ronda, algo en lo que se cifra la atracción de la ciudad para la ingente cantidad de turistas que la visitan  y de rebote se dejan caer  en la Serranía de Ronda y los caseríos que le dan forma y cartas de naturaleza.

   Pero no es solamente la deplorable imagen que puede presentar a quienes se acerquen por primera vez a la ciudad del Tajo,  sino que no se puede pasar por alto el riesgo potencial que representan unas comunicaciones altamente deficientes, como muy razonablemente ha denunciado la primera edil sin que le tiemble el pulso a la Junta, la cual hasta ahora no ha prestado sino oídos sordos a las reclamaciones insistentes del Ayuntamiento a este tenor.

   Ronda viene luchando denodadamente por conseguir de la UNESCO el título de  Patrimonio de la Humanidad.  Días atrás, Antonio Garrido, nombrado con todo merecimiento Hijo Adoptivo de la Ciudad, dejó caer en su discurso que, ajena al espaldarazo del Organismo Internacional, “esta ciudad ya es patrimonio de la humanidad”. Y lo es, y esto lo decimos nosotros, por el prestigio que gozan en medio mundo los monumentos debidos a la Naturaleza y a la mano del hombre que encierra, amén de su  vasto patrimonio histórico y cultural.

    Pero no estaría de más que cada uno siguiera aportando su granito de arena para que el reconocimiento mundial se hiciera patente oficialmente más temprano que tarde. La alcaldesa llama a los diferentes colectivos rondeños a la acción y no se tendrá por menos secundar su requerimiento, empezando por apremiar a la Junta que cumpla con sus competencias encomendadas. Los dardos incisivos de la regidora  parecen justificados.

Ver Post >
Benaoján y Montejaque terminan por entenderse
José Becerra 14-01-2014 | 1:19 | 0

 

 

    

Aumentan los más viejos del lugar que estor dos pueblos ribereños del Guadiaro están condenados a entenderse. Algo que no parece acertado cuando lo normal es que entre dos poblaciones  cercanas entre sí predomine más que el entendimiento el antagonismo y la rivalidad. De hecho, la historia tanto lejana como próxima demuestra que ambos municipios se ensalzaron con harta frecuencia en disputas virulentas; eso sí sin que nunca la sangre llegara al río, que decimos los del lugar, cuando se quiere quitar hierro a un asunto pernicioso.

   Insólitamente ambos han llegado a un acuerdo – a la fuerza ahorcan-, y sin que sirva de precedente,    para conseguir de la Diputación que medie económicamente para la construcción de una depuradora conjunta en terrenos de Benaoján ante el problema acuciante que se desprende del tratamiento de aguas residuales que los sume a ambos municipios en un grave problema: solventar la salubridad del líquido elemento y que éste  llegue sin menoscabo a las casas  apto para el consumo humano. “Pura, simple  y casta agua…”, de la que hablaba San Francisco de Asís, el santo enamorado de todo lo que de bueno produce la Naturaleza.

  Naturalmente, en el ayuntamiento benaojano  ha habido sus más y sus menos antes de que se desembocase en esta alternativa. O sea, que barrió para dentro proclamando que la ubicación de la depuradora en su término – algo que parece ineludible por razones que se nos escapan – no acarrearía sino dificultades a los vecinos de la población, argumento esgrimido con contundencia por el concejal de Obras y Urbanismo, Rafael Carrasco.

   Al final han tenido que claudicar y las  instalaciones se situarán en las cercanías de la Estación de Benaoján, lugar otrora idílico – La Fresnadilla -,  escogido por los habitantes de pueblo para sus excursiones veraniegas cuando el beber las aguas del fontanar era pura delicia. Ceden los benaojanos y abrazan la solución de una obra conjunta; eso sí,  previo pago de los montejaqueños de la mitad del importe que  las obras requieran. Aquí paz y luego gloria…

Ver Post >
Las cabras siempre tiran al monte
José Becerra 11-01-2014 | 8:31 | 0

 

 

Es el dicho que se repite cuando algo ocurre como tiene que ocurrir, aunque se esgriman razones que hagan pensar que se pueden seguir otras sendas. En la provincia de Málaga, con muy mala idea, se dice cuando la mujer sigue un camino pecaminoso o no conforme a la rectitud del obrar y el decir. Las cabras siempre tiran al monte…

   Pero ahora, y dejándonos de comparaciones y soflamas pueblerinas y malintencionadas, a la cabra, uno de  los  rumiantes que tanto han colaborado para infundir salud y vigor a la humanidad por la generosidad de sus ubres, se le va a allanar el camino para que tiren al monte sin trabas y siga prodigando beneficios a los humanos.

   Por ejemplo, arrasar con la maleza y el matorral que los apacibles rumiantes comen a destajo y de paso hacer más eficaces los cortafuegos naturales que en los meses más cálidos propicios a los incendios servirán de valladar para  que el siniestro no llegue a mayores y las lenguas incandescentes no pongan en peligro el paisaje y, lo que es más importante, no ocasione daños en el caserío o atente contra la vida de las personas.

   Es el pastoreo de cabras y ovejas que fuera de sus apriscos el que permite que  las sendas de los montes públicos queden, nunca mejor dicha la expresión, “ limpias de polvo y paja”, muy recurrente en los pueblos de la Serranía de Ronda. La Junta de Andalucía, siquiera sea modestamente, ayuda a los “pitarreros”(por este nombre se conoce a los cabreros de la vasta y escabrosa serranía  rondeña a los cabreros) que no dudan en dirigir sus cabras al monte para que medren y , a la vez, procurar que no se calcine. La Confederación de Organizaciones Agrarias (COAG, para los amigos del ganado caprino) está en ello y así lo dan entender sus miembros.

   Estas inquietas y saltarinas criaturas –que ya  existían algunos milenios a.C.-, de cornamenta corta y arqueada forman parte del paisaje serrano y de la gastronomía de la región. Díganlo si no los venteros y restaurantes que incluyen en sus menús ese plato que no debe perder la oportunidad de degustar el lector que se deje caer por estas sierras del sur: hablamos del cabrito lechal al vino con patata y cebollas: bocatto di cardinale, o sea, el no va más para el paladar de los amantes de la buena mesa.   

Así que sigan las cabras tirando al monte para nuestra seguridad y solaz.

Foto:Diario SUR

 

 

 

 

 

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.