img
PISA: alumnos españoles otra vez con el farolillo rojo
img
José Becerra | 04-04-2014 | 10:50

 

 

 

La última Evaluación Internacional  de Estudiantes (PISA 2012)  ha vuelto a colocar el farolillo rojo a los alumnos españoles que rondan los 15 años. Vuelven  a colocarlos en el pelotón de los torpes y nos preguntamos si les asiste la razón en esta apreciación que hacen o los colocan los últimos en este  ranking del saber de  por tenerlas tomadas con nuestros  jovenzuelos. Ahora lo que se ha juzgado es la capacidad para solucionar problemas de la vida diaria como ahorrarse unas perras en una ciudad desconocida combinado tren y autobús para conseguir la mejor y más sensata opción. Es un ejemplo que se resalta entre otros que ponen a prueba la actitud de nuestros muchachos a la hora de elegir entre varias posibilidades la mejor que le interesa a su bolsillo y la más diligente.

   Llama poderosamente la atención que nuestros mozalbetes que dan la impresión de ser diestros en el manejo de artilugios de la electrónica en sus múltiples aplicaciones se hagan un lío a la hora de manejar, pongamos por caso, un robot aspiradora  o cualquiera otro electrodoméstico de última generación.

   Esta falta de habilidades  en resolver problemas domésticos con los que nos vemos obligados de enfrentarnos en el cada día denota un vacío en la enseñanza que parece urgente contrarrestar. Hay quien crítica que los métodos didácticos que se imparten hoy día en austero país, a remolque de las sucesivas leyes de educación, algunas abiertamente denostadas como la reciente bautizada como LONCE, inciden en lo memorístico y dejan de lado cuestiones que las que los estudiantes deberán enfrentarse apenas abandonen los centros educativos para incorporarse al torrente de la vida en la calle.

   A este tener cabría no olvidar la sentencia de Séneca: “Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos”, lo que en román paladino habría que entender que los estudiantes no van a aprender lo que es importante sino después de abandonar la escuela si se sigue por el sendero de lo  que se pueda aprehender sólo por la memoria.

Las pruebas de PISA, en este contexto arroja otros detalles reveladores: en Matemáticas, Lectura y Ciencias seguimos muy por debajo de las medias  de la OCDE. Da que pensar.

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.