img
El Gobierno andaluz en el punto de mira de la CE
img
José Becerra | 19-04-2014 | 09:04

 

 

La Comisión Europea acaba de levantar el dedo acusador contra el Gobierno andaluz con no muy buenas intenciones. ¿Ha habido irregularidades a la hora de designar fondos europeos para la formación de parados en Andalucía? ¿Han sido destinados estos recursos a otros fines que nada tienen que ver con la formación profesional de los trabajadores? ¿Estamos ante un nuevo escándalo calcado del de los ERE que sacudió las conciencias de los andaluces de bien y colocó a la región en el no va más de la corrupción, macando un record  en la UE para nuestra vergüenza e indignación?

   Sea como fuere,  lo cierto es que Andalucía vuelve a sonar en Europa y no precisamente por la categoría de sus soleadas playas, o del atractivo de su gastronomía con el pescaíto como plato por excelencia y la sangría fría para refrescar los gaznates sedientos de quienes nos visitan. No. Se está hablando en Europa largo y tendido de la tierra que alguien en el pasado llamó de María Santísima porque los gerifaltes políticos se reparten el dinero que desde muy arriba de los Pirineos, en concreto del Fondo Social Europeo (FSE para los allegados) nos envían para cursos de formación de desempleados y que se destinan a  fines espurios que nada tienen que ver con los propósitos originarios.

   Ante el tamaño del presunt desfalco (el montante ronda los 2.000 millones de euros) que afecta directamente a una causa tan justa y necesaria como  remediar el problema del desempleo amparando la formación de quienes lo sufren en sus carnes abriendo así la posibilidad de acrecentar las posibilidades para encontrar una ocupación que acabe con la desdicha de multitud de familias, se exige la depuración de responsabilidades y la devolución de los caudales fraudulentamente substraídos.

   Muy mal pintan las elecciones europeas y las que seguirán de aquí a nada: los andaluces ante el dilema de a quiénes favorecer con su voto no lo tienen fácil.  Si miran a un lado no ven sino corrupción y si a otro más de lo mismo. Y los españolitos de la calle moviéndonos en el filo de la navaja: ¿se destaparán más episodios de fraude en lo porvenir?, ¿nos echamos a la calle dando pábulo a los que preconizan movilizaciones de protestas?

  Mucho tendrán que porfiar los partidos para animarnos a  que nos aproximemos a las urnas. En un panorama político tan sombrío el desencanto y el reconcomio mucho son de  temer que aniden en nuestro sentimiento haciéndonos que no nos movamos de casa el día de los comicios, por lo menos para acercarnos al colegio electoral correspondiente. Y en este ínterin,   ¿nada tiene que decir el `susanato´ de Sevilla al respecto?

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.