img
Fecha: May, 2014
De médicos y centros de salud
José Becerra 29-05-2014 | 11:44 | 0

Imagen de la noticia: La Unidad de Gestión Clínica de Benaoján organiza diversas actividades para acercar el centro de salud a los menores de la localidad

 

El filósofo aleman Arthur Schopenhauer, quien se significó por un pensamiento pesimista sobre la vida – “el dolor es positivo y la felicidad negativa” aseveraba -, no tuvo, no obstante, reparo en afirmar que “ la salud no lo es todo pero sin ella, todo lo demás es nada”. Es un aserto que quienes los que por la edad sucumbimos más veces de lo que fuera desear ante la enfermedad, lo hacemos nuestro sin cortapisas. Por esta razón de peso, cuando la suerte no nos acompaña cuando la tentamos, solemos decir aquello de “teniendo salud, nos damos por satisfechos”: muy calladamente la consideramos como un bien supremo por encima de cualquier otro, incluido la andancia monetaria y la posesión de patrimonios de cualquier índole.

Los más de los que nos acercamos a los centros de salud compartimos el sentir que nuestro médico de familia, cuya nómina supera con creces el medio millar en la provincia, no es sino digno de estima y respeto: estamos persuadidos de que conocen los recovecos de la naturaleza humana desde sus años de estudio en la Facultad de Medicina y , por ende, de los escondrijos del cuerpo y los medios a los que se puede recurrir para contrarrestar la dolencia de turno. Nos inspiran eso, confianza y deferencia.

Por este motivo entendemos que no deberían clamar en el desierto cuando lo que se reclama es justo. Si no que habría que escucharles cuando como ahora, por mor de la crisis y desaforados recortes a los que ha se ha sometido la Sanidad Pública, los facultativos denuncian que carecen de independencia para llevar a buen puerto su labor así como que se coarta algo que intrínseco al ejercicio de su profesión como es el adquirir nuevos conocimientos para una mejor defensa de la enfermedad en cualquiera de sus múltiples vertientes. Escasez de medios y posibilidad de poder atajar la dolencia sin la deriva a los hospitales son otras de sus reivindicaciones que en estos días se han puesto de manifiesto desde el Colegio de Médicos de Málaga.

Lo que se persigue con estas medidas, las cuales los pacientes no tenemos por menos que aplaudir, es que la agilidad en atender al paciente no se ralentice en aras de una burocracia que hasta ahora obra en detrimento de los enfermos en no pocas ocasiones, anomalía que se acusa en la ausencia de programas para prevención de los trastornos de los usuarios y la parquedad en la puesta en marcha de una asistencia integral, un desiderátum y unas cuestiones que se acaban de poner en el candelero por los profesionales.

En definitiva, estas exigencias de los profesionales de la medicina en centros de atención primaria, lo que persiguen es devolver al paciente la tranquilidad en lo que respecta a patologías que muchas veces se alivian con el simple hecho de que el médico de turno mire a los ojos al paciente. Algo que en no pocas ocasiones no es posible cuando el trabajo en los dispensarios se acumula y los facultativos se ven impotentes para atender una demanda desproporcionada.

No echemos en saco roto la máxima de Hipócrates, un referente en la antigüedad de los estados mórbidos: “ Allí donde el arte de la medicina es cultivado, también se ama a la humanidad”.

Ver Post >
Bipartidismo en horas bajas
José Becerra 27-05-2014 | 11:46 | 0

Se podría haber empleado cualquier epíteto -abatido, derrotado, derribado y unos cuantos más que se le pueden ocurrir a cualquiera, visto lo visto,- pero hemos escogido el de noqueado. Nos pareció el más apropiado y ajustado a la realidad de lo acaecido el día 25. PP , PSOE y CiU acabaron contra las cuerdas merced a los contrincantes más alejados que, no obstante, los pusieron en un brete sin remisión.

En el pugilato, pues, claros vencidos y netos vencedores. Perdieron los grandes partidos, pese a cosechar muchos más votos que sus oponentes,pero mucho menos que en pasadas elecciones y en mucha menor medida que lo que cabía de esperar.

Si el Partido Popular ha sufrido -pese a su pírrica victoria – un varapalo tremebundo, peor suerte han corrido los socialistas: se impone la renovación de líderes anquilosados en el pasado sin aplazamientos posibles. Solo una nueva savia generacional y regeneracionista, que tanto monta, podría encarrilar su maltrecha trayectoria actual, a algo que se ha visto en Andalucía, donde el `susanato ´se ha alzado con la victoria,que tampoco ha sido cosa del otro jueves,pero suficiente para que Susana Díaz saque pecho con los diez puntos que a su partido le separan de los populares, con lo que el fantasma de un cambio político de Despeñaperros para abajo no parece cobrar visos de realidad en las próximas consultas , que ya están detrás de la esquina.

Elías Bendodo,presidente de los populares malagueños y de la Diputación, ante el hecho incuestionable de la victoria del PSOE en la provincia de Málaga (también en la Ronda de mis entretelas) acaba de reconocer lo obvio: “Hace falta más calle y más cercanía”, ha dicho. Para rematar que en el PP se ha captado la lección. A buenas horas… En el extremo opuesto, ya se sabe que Rubalcaba ha confirmado su `espantá´ a remolque del fracaso electoral cosechado: se marcha en cuestión de días y dejará la dirección del partido.

Lo que no ha dejado de sorprender es el “sorpasso” de “Podemos” que ha dejado boquiabiertos a propios y extraños. Ha desbancado a UPyD y ha restado enteros a IU, contra todo pronóstico. Fallaron estrepitosamente los que dieron por finiquitado el movimiento del 15 M o de los “indignados”. Ha vuelto a resurgir y con todas las de ley, legitimado el movimiento de Pablo Iglesias por más un millón de votantes. Sorpresas nos da la vida… No digamos la política. Sigan a este muchacho que dará que hablar largo y tendido.

Ver Post >
Feria de Mayo de Ronda, sabor ecuestre por excelencia
José Becerra 24-05-2014 | 6:17 | 0

 

Feria de Mayo de Ronda, sabor ecuestre por excelencia

JOSÉ BECERRA

Echó el cierre la Real Feria de Mayo dejando en el aire un batir apagado de cascos de caballos sobre el asfalto y un aroma de cuero – el de las monturas o jaeces – ,junto a un chocar de bridas en el viento sobre el murmullo de quienes no se perderían por nada del mundo tan brillante espectáculo: el noble bruto enjaezado o a lomo descubierto como protagonista indiscutible del evento. Si el mes de septiembre es para el relumbre del toreo con espadas de postín y de calesas ocupadas por deslumbrantes beldades rondeñas, el de mayo es para lucimiento de corceles enjaezados o desnudos de guarnición.

La feria del primer mes sigue la tradición popular de la compra y venta del ganado – “quiero aquel caballo cuatralbo”; “aquella vaca lucera es mía” – al aire libre, en transacciones en las que manda el tira y afloja, el “esto quiero “ y el “esto te doy”, culminando con el apretón de manos, solemne y serio, para muchos de mayor validez y garantía “ que lo que digan todos los papeles” .

El domingo llegó a su culmen el “pase” de casi una centena de alazanes como si de la más estirada pasarela de moda se tratase. Aquí el caballo andaluz, el árabe, el pura sangre, el español…, todos rivalizando ya en gallardía y nobleza, ya en aguante y velocidad. El marco más apropiado para el lucimiento de los rocines, el VIII Concurso Morfológico o el de Doma Vaquera,que reunió una ingente número aficionados a la montura y enamorados del ganado equino.

Porque el caballo y sus andares también es enamoramiento y poesía. Veamos si no estos versos de la poetisa Carmen Conde: “…Llevaban las crines sueltas/ cabelleras de muchachas/ que unas túnicas vestían/ como los caballos, blancas/ ¡ Qué galopar tan certero, qué crines sueltas al viento/en un correr tan ligero! ( Si por algo yo lo siento/ es porque no te vio a ti/ sobre uno de ellos, corriendo”).

Ver Post >
Cala del Moral: torreta peligrosa
José Becerra 21-05-2014 | 1:53 | 0

 

 

 

 

No tengo más remedio que contemplarla cada mañana si quiero asomarme desde mi terraza a la quietud o al revoltijo de “ espumeantes olas”, que dijo refiriéndose al mar inquieto el maestro de periodistas y poeta Manuel Alcántara, afincado a medio kilómetro escaso de mi vivienda (“Manuel, junto a la mar, desatendido: yo era un niño jugando a la alegría”), dice en un par de redondos endecasílabos. Recuerdo los versos y contemplo la torreta.

Miro al piélago con placidez y diviso con terror mal disimulado a la torreta de telefonía móvil instalada en dirección recta en la cúspide del edificio en el que habito va ya por muchos años. Por un lado lo plácido de la Naturaleza; por otro, la amenaza de las conquistas del progreso y la tecnología. Vida y muerte, si se quiere enjuiciar la situación yendo al grano de la cuestión y obviando recovecos y componendas.

 

No hay que ser docto en la materia de la electrónica para percatarnos de que tener a dos pasos antenas de telefonía móvil puede acarrear a la larga serios problemas de salud, entre ellos el temible cáncer, a quienes se ven obligados a soportar su proximidad como resultado de una vecindad mal informada que vendió por un plato de lentejas el derecho a que la colocaran en nefasto día sobre su cabeza lo que tiene todas las trazas de ser una bomba con efectos retardados. Para todo el que la quiera ver no tiene más que levantar la vista sobre las terrazas del edificio que en su día construyera la antigua Caja de Ronda, Avda, Manuel Altolaguirre para más señas. Su influencia perniciosa abarca a los edificios colindantes, algo que tendría que saberse.

 

A los que han hecho ver a la directiva de la empresa adjudicataria el peligro inminente se la contesta con displicencia que si la eliminan de allí siempre podrán instalarla en el edificio de enfrente, con lo que las radiaciones seguirían existiendo. Pues, señores míos, llévensela ustedes a las alturas de los montes próximos, allí donde su presencia sea inocua para el común de los vecinos de La Cala, y no jueguen impunemente con la salud de todos como una amenaza que se nos impuso cuando se ignoraban los peligros inherentes, y como dice uno de mis convecinos: “ Por cuatro duros a cambio”.

 

Existen infinidad de documentos que afirman el peligro inminente que encierra soportar durante años la presencia cercana de una de estas torres fatídicas. Muchas aseveraciones fehacientes del riesgo inmanente y ni una que refrende lo contrario. Por algo será.

 

Y ahora, para colmo de una contingencia que alarma a la población circundante, va el Ministerio de Industria y se descuelga doblegándose a la posibilidad de que las operadoras de telefonía móvil puedan optar a isntalar antenas de manera forzosa en azoteas de edificios sin ningún tipo de cortapisas. O sea, quellueve sobre mojado para quienes y tenemos que soportar tamaña imposición.

 

Ver Post >
Redes sociales sin control
José Becerra 19-05-2014 | 4:55 | 0

 

Tribunal Europeo de Derechos Humanos

Incidiendo en el vil asesinato de la presidenta de la Diputación de León que ha sacudido el ánimo del país por lo alevoso no han sido pocos los que valiéndose de las llamadas redes sociales han vomitado pestilencias amparados por el anonimato. Es lo que tienen: permiten el desahogo más desaforado y vil de quienes bien resguardados por las sombras se atreven a verter iracundos insultos que de otra forma no se atreverían a proferir. A la política abatida a tiros se la han dirigidos improperios de toda índole, algunos de los cuales espeluznantes. Más allá de la trayectoria política y personal de Isabel Carrasco, de la que no entro ni salgo, sí creo que convendría hablar de esa arma arrojadiza que son las redes telemáticas como Internet mal o subrepticiamente empleadas.

  Hay quien se sirve de ellas para incitar, denigrar, infamar y arrojar porquería sobre personas, como es el caso, o contra instituciones u organismos bajo la sombra que el sistema presta a quienes no se atreverían hacerlo a la luz del día. Y aquí es donde los poderes deberían legislar más pronto que tarde al respecto.

 

Sobre esta cuestión se ha pronunciado el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, recalcando la necesidad de poner coto a estos desmanes, los cuales hasta ahora están resultando impunes.

  Ni que decir tiene que le han saltado a la yugular desde algunas formaciones políticas y ciudadanas que no han visto en sus palabras sino un intento de cercenar la libertad de expresión. Confunden a nuestro entender, “ la velocidad con el tocino”, que decía un viejo profesor de mi Serranía rondeña, porque no es esa libertad la que se coarta sino la intención de zaherir sin fundamentos, o de hacer daño a terceros seguros de salir indemnes en su osadía.

 

Sin ir más lejos, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, ratifica en la Convención de los países que lo conforman que cada derecho puede sufrir excepciones, por ejemplo, el del derecho a la libertad de expresión: los gobiernos pueden recortarlo libremente “para proteger la reputación de los individuos o las costumbres”. Así que existe `un margen de apreciación´ que se puede esgrimir contra los que atentan a derechos básicos de otros escudados en la libertad de expresión, que en estos casos no es tal. Las redes sociales empleadas con esos fines nauseabundos sí deben ser constreñidas. Quienes se rasgan las vestiduras por la actitud del ministro andan un tanto descaminados.

 

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.