img
Fecha: June, 2014
¡”Chapeau” por los tintos de la Serranía!
José Becerra 30-06-2014 | 4:57 | 0

¡”Chapeau” por los tintos de la Serranía!

Bien venidos sean los halagos que nos vengan desde cualquier parte sobre los vinos cosechados en Ronda y su Serranía. Pero que los términos laudatorios provengan de Francia es algo que hay que sopesar en su justa dimensión, ya que la tierra gala puede presumir en grado sumo de sus vinos, como consideran sibaritas del buen comer y beber, amén de famosos sumilleres de aquí y allá, entre los quefiguran los mejores del mundo. Todos acreditan su calidad sin tapujos.

  Si en la tierra del Don Periñogn se alza, pues, la copa, se pone al trasluz y se saborea unvino rondeño para acto seguido alabar su bouquet afrutado, contemplar lastonalidades que recuerdan a la cereza madura y transparencia sin ahorrar calificativos lisonjeros es algo que debe enorgullecer a bodegueros y vinaterosde la alta señorial ciudad del Tajo: el sumun de color, aroma y sabor, que ya es decir.

Exulta satisfacción por este motivo José María Losantos, el dueño de la bodega“Doña Felisa”, allá en un lugar con tantas resonancias históricas como Ronda, la Vieja, que es en la que fermentó los años requeridos para la cabalb apreciación de su gusto y aroma el tinto “Chinchilla Doble Doce”. Y no es para menos: entre 400 caldos en disputa su vino se alzó con la Medalla de Oro en un concurso internacional celebrado en París para exaltación de la uva “Cabernet”, que es la que, combinada con otras, da pie a vinos ágiles da cuerpo y textura,cualidades tan apreciadas en los catadores de medio mundo, entre aquéllas las queestán presentes la austeridad y las que le conceden lustre de longevidad   prestancia.

Pero no queda ahí la cosa: hay un vino rondeño que se asocia con la figura de Bernardo de Gálvez, militar y político español, malagueño de nacimiento(Macharaviaya, 1746). En sus andanzas por tierras americanas, luchando contra los apaches y poniendo a pruebas sus dotes como pacificador llegó a ser gobernador de Luisiana y virrey de Nueva España, ahí es nada, destacando en lascontiendas que llevaron a la independencia de Estados Unidos.

   En su escudo dearmas figura el lema que fue constante en su vida, “Yo solo”, divisa que escogió labodega La Melonera de Ronda para un vino de calidad que hoy se muestra en los anaqueles de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, como se ha aireado en medios de comunicación provinciales, como no podía ser por menos, que la noticia es de enjundia, ya que en el docto edificio se alinean como militares en marcial formación presentado armas los mejores caldos del orbe.

Pero sobre los vinos de Ronda llueven los reconocimientos de no importa qué parte del globo terráqueo, algo en lo que tanto tienen que ver el buen hacer de los bodegueros de los predios serranos y de su dominio de la vitivinicultura, puesto a prueba en los últimos años.Item más: señalemos en este contexto que no deja de ser un timbre de gloria para algunas bodegas- caso del rosado del Cortijo Los Aguilares – cuyos vinos se los rifen las damas a la hora de entreverarlo concualquier bocado exquisito de la profusa y justamente alabada cocina serrana.

A Ronda y la Serranía hay que venir para además de abstraerse en la contemplación de sus singulares monumentos,palacios señoriales y antiguas casas de abolengo, hacer un alto en el camino y paladear a lentos sorbos en sus bodegas,que han proliferado comolas margaritas en mayo, el morapio de la tierra que ahora merece la distinción y unánime aceptación de los en de los entendido buena mesa y en la manducatoria de todas las latitudes.

Viene a cuento hablando de las excelencias del vino, el dicho de Miguel Delibes, escritor fecundo donde los haya, que uno asume sin reservas porlo acertado: “ Cinco cosas me agradan mucho: leña seca para quemar, caballo viejo para cabalgar, amigos ancianos para conversar, linbros antiguos para leer y vino añejo para beber”.

¡ Chapeau por este elixir de los dioses, rondeño por más señas!”

Ver Post >
Deje su dolencia para después del verano
José Becerra 26-06-2014 | 12:14 | 0

 

 

Es un temor subyacente en todos, sea cual sea su condición social o económica, si bien  quienes gozan de espléndidas cuentas bancarias ni que decir tiene que afrontan la situación con un menor agobio, lo cual es ya en sí un estímulo para presentar cara a la adversidad que todo estado comatoso impone. La cuestión es que si va a caer enfermo este verano se precisará encomendarse  a Dios. Va a necesitar la mediación divina si a partir de julio y hasta que llegue septiembre si tiene la desgracia que alguna patología grave le aqueje y tenga que recurrir a los servicios médicos urgentes del  Hospital Clínico Universitario para poner  coto  a su afección con la prontitud requerida.

   Un escrito presentado hace dos días en el mencionado centro hospitalario a sus más altos valedores por facultativos que en él ejercen sus funciones nos deja que no nos llega la camisa al cuerpo, sobre todo a los más viejos, como es  mi caso, que por un sí o por un no vemos como nuestra salud se resquebraja por día, algo  que se muestra más evidente en los meses con temperaturas extremas ya la provoquen el frío o el calor, como ahora es el saco.

   La apreciación del estado  de las urgencias  en el dispensario en cuestión en los meses de verano por parte de los facultativos ha sido contundente: “catastrófica”. Y en voz en grito lo han manifestado en los accesos al área policlínica. Se podía decir menos alto pero no más claro. Se han manifestado haciendo hincapié en “los negligentes y deficientes recursos” que necesariamente, piensa uno, tienen que incidir en la atención dispensada a quienes solicitan ayuda de manera apremiante. Tal es el recelo provocado porque esta asistencia flaquee en los momentos cruciales de la vida del enfermo que no han dudado en dejar constancias escritas sobre su descargo en casos que se le exijan “responsabilidad civil o penal “por estas circunstancias extremas. Se han curado en salud, y nunca mejor dicha la aseveración. Es comprensible su actitud, como lo ese otro testimonio de que “de los escarmentados nacen los avisados”.

   Reducción de plantillas, ausencias de refuerzos médicos, excesos de jornadas, entre otras irregularidades entre las que destaca que el número de galenos en urgencias del Clínico sea, por ejemplo, el  mismo que atiende a las del centro de salud de Rincón de la Victoria – un núcleo de población infinitamente menor que la de Málaga  capital – no deja de pesarnos como una losa a los que en la salud se refiere dejamos mucho  que desear.

   Años atrás viví  la experiencia de esperas interminables en urgencias de un hospital. Una situación horripilante que no deseo ni para mi peor enemigo. Cabizbajos andamos, oiga.

Ver Post >
Coronación y controversias
José Becerra 23-06-2014 | 5:11 | 0

La sucesión en el Trono de España ha promovido todo tipo de disquisiciones y polémicas. Por un lado se alzaron las opiniones encontradas y, al parecer, irreconciliables de los seguidores de la Monarquía como sistema político y los que no dan su brazo a torcer en defensa a ultranza de la República. Pero no creemos que ese enfrentamiento verbal se desboque y llegue la sangre al río. Corren otros tiempos, que no son ciertamente los de los años 30 de nuestra reciente historia, y la gente no va más allá de exponer su sentir y pensar porque se tiene conciencia de este derecho y da muestra de ello con razones que cada cual cree fundadas y en muy contadas ocasiones echándose mano al revuelo o al disturbio o la violencia callejera: banderas de uno u otro signo, arengas y poco más.

Se viene hablando hasta la saciedad de los últimos años del reinado de don Juan Carlos I, sus quisicosas familiares y de su posible aforamiento, como así mismodel discurso y los gestos de Felipe VI antes, durante y después de su coronación regia (se han desmenuzados todos los posibles recovecos de su alocución, el cual tuvo tantas como y variadas vertientes), que, por cierto, no ha tenido nada de fastuosa a tono con la austeridad que desde todos los estamentos públicos se exhorta. Hasta se podría decir que ha pecado de excesiva sencillez, no se llega a calibrar bien las razones: el pueblo esperaba una coronación con mayor esplendor, visitantes regios y el brillo que merece un acto que en muy contadas ocasiones se nos a da presenciar en la vida. Y no parece conformarse con aquello de que las “ circunstancias mandan”. Y es que sin despilfarrar y siendo comedidos también se pueden lograr resultados brillantes.

Los que abiertamente se confiensan monárquicos ni que decir tiene quebieran deseado un acto con mayor realce, ,que, sin entrar en controversias, respondería a la importancia que España tiene en el conjunto de los países europeos y de medio mundo.La ausencia de altos dignatarios de países allende nuestras fronteras se han echado en falta: su presencia habría resultado rentable para beneficio de la tan cacareada marca España que intenta abrirse paso en el exterior y en todas las latitudes.

Se prescindió en el ritual de la entronización del nuevo Rey de la corona,el armiño y el cetro,elementos estos que sí hubiesen denotado una tradición trasnochada. Como lo es, se nos antoja, el besanamos y las inclinaciones de cabeza ante los reyes,después de la proclamación. No sería descabellado pensar que Felipe VI, quien perfiló una “monarquía íntegra y transpararente”en el futuro y acorde con los nuevos tiempos, acometa este cambio ( que no deja de ser anecdótico)entre otros de más profundo calado que enumeró y que no tuvieron por menos que ser aplaudidos por el Congreso en pleno y todos quienes por cualquier medio siguieron expectantes su alocución.

Ver Post >
Ronda y la Serranía, milagro de agua, piedra y luz
José Becerra 20-06-2014 | 5:09 | 0

 

Los tres elementos,agua, piedra y fuego se conjugaron desde la noche oscura de los tiempos para componer un todo capaz de atraer a parte de los que por primera vez hollaron con sus plantas la faz de la tierra y dieron sus primeros pasos por lugares tan desiertos como inhóspitos.

En lo que hoy es Ronda y la Serranía, completado el proceso orogénico que moduló sus sierras y montes, sometidos a las glaciaciones desde el Pleistoceno hasta el Cuaternario, se necesitaron milenios para que los primeros homínidos se sintieran a gusto en este territorio. Pero lo hicieron. Incluso dieron lugar a una cultura paleolítica, traspasado el umbral de primeros cazadores y recolectores nómadas que fabricaron armas y utensilios echando mano de la piedra, madera, hueso y asta que le proporcionaban el medio al cual habían empezado a dominar hace ya la friolera de 800.000 años. Arte y arqueología conjuntadas certifican la existencia de los primeros poblados de lo que ahora es la Serranía de Ronda.

Tal vez el elemento más importante que encontraron para cimentar su progreso fue la obtención del fuego, un aliado que hizo posible dominar un territorio por naturaleza hostil para sobrevivir sobre todo lo que concernía a la alimentación y ahuyentar las muy abundantes fieras que ponían constantemente en peligro sus vidas. Con el fuego, además, aprendieron a ahumar la carne, lo que les permitía una reserva de viandas en tiempos extremadamente gélidos o de escasa caza.

Es difícil, pero no imposible, sobre todo por el conocimiento que de ello nos hacen ver los enterramientos y construcciones megalíticas encontrados en el territorio rondeño y de los que daremos cumplida cuenta más adelante, que estas incipientes comunidades que rastreaban el lugar con el asombro consiguiente obligado por una mente con un ínfimo desarrollo, mantuviesen unas estructura social básica. Debieron de existir quienes se erigían como jefes (acudiendo a una jerarquización propias de nuestros días) y quienes obedecían sus mandatos, admitiendo que esto redundaba en el bien del grupo.

No se puede llamar religión,pero sí debió existir un espíritu de trascendencia que les llevaba a entrever, si no la conciencia de su existir, sí la de que algo regía el acontecer detrás del reducido mundo que ellos llegaban sospechar. No es aventurado presumir que de este opaco afán de traspasar unos límites físico o simbólicos, nacieron las primeras muestras de arte rupestre. ¿ Se multiplicaría la caza, que no siempre era abundante, contorneando las figuras de los animales codiciados sobre la piedra? Todo hace pensar que así debió ocurrir. Y lo que sorprende es el realismo con el que estos hombres primitivos llegaban a representar las figuras de la fauna más cercana a su hábitat.

Los abrigos rocosos de la Serranía brindan la posibilidad de calibrar el poder de observación de quienes, posiblemente descollando del resto del grupo su habilidad para aprehender el animal en reposo o en movimiento , lograban plasmarlo en las frías losas – a veces en los techos herrumbrosos – con un verismo que para sí quisieran los pintores realistas – y estilistas- de épocas posteriores, sobre todo por la escasez de materiales y técnicas existentes en los albores de la vida en el planeta.

Quiso la Providencia que le cupiera a la comarca rondeña la suerte de ser uno de los primeros lugares en los que el Homo Sapiens deambulara a sus anchas, moviéndose como pez en el agua en la maraña de sus fragosidades y escarpaduras buscando en los valles – luego bautizados como el del Guadiaro o el del Genal – el agua de los ríos sin los cuales la vida primitiva sería hubiese sido imposible.

Son muestras fehacientes de esta ocupación por el hombre primigenio del terreno que

milenios después sería conocido como serrano, la Cueva de Pileta (Benaoján, Serranía de Ronda, Málaga) en primer lugar por su importancia en cuanto a yacimientos y pinturas rupestres; y, luego, la Cueva del Gato, de colosal presencia en una de sus entradas (en el mismo pueblo citado) e inquietante hendidura en la piedra desnuda (Montejaque), en la otra.

Pero no se agota en ellas la relación de cuevas en este ámbito comarcal rondeña. Según las investigaciones de doctos paleontólogos, recogidas en un pormenorizado informe publicado meses atrás,existen en la Serranía de Ronda hasta una veintena de espeluncas que encierran “la mayor concentración de arte rupestre de todo el Sur de Europa, con “más de 4.000 motivos pintados o grabados”, según apuntan estudiosos de la zona, investigadores que han venido realizando un trabajo impagable para conseguir aprehender el sentir de los humanoides y primeros humanos, y que han hecho posible que, describiéndonos sus descubrimientos entendamos la particular manera de enfrentarse al espectáculo y milagro de la vida. Se abría un mundo inexplorado ante los ojos asombrados de quienes supieron plasmarlo, sirviéndose del óxido de hierro y la coloración a base de pigmentos, en las frías paredes de las grutas que les servían de morada y refugio,temerosos de la presencia amenazante de las fieras que merodeaban en su entorno.

¡Ocho mil años os contemplan!”, cabría decir ( emulando a Napoleón Bonaparte señalando a las pirámides egipcias mientras arengaba a su tropa), ante las pinturas del pez, la yegua preñada o la cabra hispánica de la Pileta, que muy bien podrían pertenecer al estilo artístico levantino ( el hispano francés correspondería a las cuevas de Altamira o del Castillo,en Cantabria), o parecido a él puesto que no aparece en las representaciones la figura humana, sí presente en las cuevas del norte peninsular.

Ver Post >
El alcalde de Málaga renuncia al Senado
José Becerra 18-06-2014 | 6:53 | 0

 

Francisco de la Torre, primer edil del Ayuntamiento de Málaga, renuncia a un alto cargo de alcance nacional. Dice no al Senado y se conforma con dirigir los destinos de Málaga y los malagueños mientras  éstos le sigan concediendo el voto. Pienso para mí que ha hecho suyos un par de dichos harto socorridos en la provincia. Uno dice que “quien  más    corre más atrás se haya”, entre otras cosas porque se van dejando en el camino elementos que coadyuvan a garantizar un final feliz para los propósitos primigenios.

   Y no es que queramos afirmar que el regidor haya descuidado sus funciones en lo que toca a la defensa de la ciudad y de su gente. No; la dedicación, hay que afirmarlo, ha sido plena, aunque se levanten voces en contrario, que en todo quehacer de un  político no  hay luces sin sombras. Sin embargo todos recordamos la afirmación aquélla – por la boca muere el pez – por la que reclamaba delirantemente  25 horas al día para dedicarlas sin merma a Málaga. Poco después aspiraba al cargo de senador que logró sin serios contratiempos, por lo que “donde  dije digo, digo Diego”, que decimos llana y ramplonamente.

   El otro aforismo es el de “quien mucho aprieta, poco abarca”. Pero hay otro más: “No se puede estar en misa y repicando”, o, lo que lo mismo, en este caso un pie en la Casona del Parque y otro en la Cámara Alta de la madrileña Plaza de La Marina.  Parece que alcalde se ha percatado de ello o se lo han hecho ver desde las instancias superiores del Partido Popular,  y es que importa y mucho que Málaga siga siendo feudo de estas siglas con alguien al frente que supo en su día ganarse la confianza de la vecindad de manera mayoritaria.

   Ahora, a rebufo de unas elecciones europeas que han significado un serio varapalo para el partido – mayor ha sido el descalabro del PSOE, pero eso no puede justificar nada –,  Francisco de  la Torre retoma el pulso de la ciudad para intentar seguir conducirla de nuevo a buen puerto, alejándose de otras empresas políticas, ajenas al sentir del  malagueño de calle.

 No está solo en la encomienda  de reafirmar el asentamiento de los populares en la provincia (acaba de reafirmar su pretensión de aspirar de nuevo a la Alcaldía de la ciudad en los próximos comicios municipales); también el presidente de la Diputación, Elías Bendodo, hace lo propio, volcándose en socorrer a la provincia,   con los medios de los que dispone la entidad para servir estos fines.  

   El tropezón electoral último de los populares  parece que exige remar juntos para no desandar el camino transitado: Málaga es un bocado apetitoso para toda fuerza política que se precie y quiera sentar sus reales en ella. Y quienes la dirigen no pueden permitirse  concesiones a los contrincantes. Se han tomado en serio cualquier traspiés que pueda ser aprovechado por los adversarios en liza.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.