img
Sobran ditirambos políticos en Andalucía
img
José Becerra | 01-06-2014 | 08:36

Sevilla, Jerez, Huelva, Granada y Málaga convocan este jueves movilizaciones contra el fraude fiscal y la pobreza

Se habla ahora en Sevilla y  en la sede de la Junta del exitoso resultado de los socialistas en   las elecciones  europeas. Se derrumbó el partido en el resto de España pero en el entorno de Susana Días se saca pecho porque en esta tierra de María Santísima  el Partido Popular no le llegó s los talones a la hora del recuento de votos. De eso se vanaglorian, ya que no pueden hacerlo de otra cosa. La  mordida de Podemos no les causó mayor daño. Y a ese rebujo complaciente andan los del “susanato”  que aspiran a que la presidenta andaluza se atreva a dar  el salto a Madrid, ahora que los sociatas andan desvalidos sin cabezas visibles capaces de hacer daño al partido opositor. 

  Susana Díaz se deja querer por sus adláteres pero no quiere entrar en pugilato con nadie: se acostumbró a ser alzada al poder sin entrar en puja con otros que preconizan ya un congreso, ya unas primarias como se establece estatutariamente. Ella parece estar por encima del mal y el bien de esas lindezas. Claro, que al fin, ha tenido que sucumbir y entrar por el aro de las primarias, en las que tendrán parte activa los militantes y menos los barones acrisolados del partido.

   La cuestión es que coincidiendo con los comicios europeos, que tantas sorpresas proporcionaron, se ha dado a conocer un informe del INE (Encuesta de Condiciones de Vida), el cual hace hincapié en que alrededor de un 30% de los andaluces se reconcomen al figurar por debajo del umbral de la pobreza. O sea, que esta lacra sacude nada menos que, mal contados, a 3 millones de andaluces. En Málaga con el 20% se ronda a los 115.000. Y en Ronda, que es la ciudad que pillo más cerca, según la Coordinadora del Voluntariado de la Serranía apuntaba meses atrás a que la  mitad de las familias de la comarca viven con menos de 400 euros al mes. Y se supone que no se mencionan a los parados de larga duración que recurren al entorno familiar o las raquíticas pensiones de sus progenitores para subsistir más mal que bien.

   Así que no cuela que se canten las excelencias de los socialistas en el Gobierno de Andalucía y su supuesta reafirmación cuando sus oponentes, los populares, se hundieron según la consulta de hace una semana. No toca lanzar las campanas al vuelo, sobre todo si se echa mano,  además de a esos datos desolladores sobre la pobreza,  a las trapisondas de dirigentes, casos de los ERE al canto y a los que la juez Alaya no deja de golpear como martillo de herejes. El PSOE, en el ámbito nacional, se resquebraja a ojos vista, y el resultado electoral andaluz no deja de ser un islote aparentemente indemne en mitad de un mar encrespado. Sobran exageraciones infundadas y exultantes ditirambos.

JOSÉ BECERRA 25537519 MÁLAGA

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.