img
El habla popular de la Serranía de Ronda (I)
img
José Becerra | 08-09-2014 | 10:33

 

 

He ido atrapando in situ y al vuelo el modo de expresarse de gente con escasa o nula formación escolar, lo que no quiere decir que los del lugar aún con lustre universitario no lo hagan de este modo llegada la ocasión, que lo popular que viene de pueblo no se puede considerar como privativo de nadie. Pero, en fin, es cierto que mis fuentes de información han sido la gente con oficios que se encasillan, no sé si con acierto, como bajos y escasamente remunerados

 

Pródiga es la A encabezando la lista de los dichos serranos. A ella se acude más que a cualquier otra grafía con la que testimoniar la peculiar forma de establecerse la comunicación y dejar constancia mediante el habla de las infinitas formas a las que se recurre para mostrar una intención, un estado de ánimo o un sentimiento; las más de las veces una situación, un comportamiento, o una circunstancia precisa.

El serrano echa mano de ella con mucha frecuencia para dejar constancia expresa de lo que ve, escucha o siente en su torno; las más de las veces enjaretando vocablos cuyos significados habrán de escapárseles a quienes lo escuchan por primera vez. O, sabedor de su significado, ignora el sentido que aquí se le da, casi nunca coincidente con el comúnmente aceptado y admitido por la norma.

Le dio un aberrunte al andova y se lió a palos con el vecino. De aberrunte calificó, en efecto, quien presenció la escena, la repentina reacción de alguien que sin mediar palabras, pero seguramente porque en su interior regurgitaba alguna ofensa anterior, zurreó la badana sin previo aviso a su prójimo.

Hubo que huir de él a espetaperros ( de estampida o con pies en polvorosa) El sueño o el hambre se manifiesta con abrieros de boca, lo que en romance paladino son bostezos. Está abombao el que no hace o dice lo que debe. Acelerao no es quien lleva mucha prisa, puede permanecer sentado y estarlo. En cambio, lo que quiere decir que se encuentra nervioso, que algo en su interior le mantiene inquieto y febril.

Está abrigao no el que luce prendas contra el frío, que también, sino el que dispone de un capital que sobresale del de los demás. Resultas de esta excelente condición social tiene el rostro achinao, o sea, lustroso y de buen ver; pero todavía hay quien le recuerda cuando de niño iba con alpargates y estaba acumuao en un cortijo: guardar ganado y lo comido por lo servido.

Ajumado, que según el diccionario de la RAE, se refiere a alguno que empinó el codo más de la cuenta (alpistao, apipao) se emplea en el territorio con la misma acepción; no, en cambio, ajumársele el pescao que indica a quien utiliza la expresión que está a punto la armar la de Dios es Cristo. A ese alguien hay que temer porque está amontunao ( se comporta como los alimañas de vivir siempre en el campo), y si alguno le hace frente .¡Allá película!.

Abrígate bien, no cojas la gripe, que hay andancias, exhorta la madre a su vástago, temerosa de la epidemia catarral,y ponte allaílla que hay corriente. Luego, la matrona, irá ancá el carnicero por los avíos para el puchero. Tiene en la cabeza que aquél le eche alguna añiura porque antier el peso estaba rabón. La toca con que cubre la cabeza está apercoía, pero la carnicería está a dos pasos.

Los arrieros conducen las recuas de mulos hasta allí arribota, donde la bodega. Aramplan cada uno cinco arrobas de mosto y bajan luego por la misma escalareta mal empedrada. ¡Arrojaos que son!, se dirá de ellos.

A un niño travieso se le aspa el culo y es mano de santo, así obedecerá atometé (de prisa y corriendo). Recordará la zurra aventistate (para siempre jamás) Para la feria hay que hay atacado (con un atuendo decente). Claro, que si a alguno no se le permite ir puede que se ataque (le entre un berrinche de tomo y lomo).

 ABANCALAR: Preparar un terreno pendiente en bancales para su aprovechamiento: Si no abancalo las tierras no podré sembrar las lechugas.

 

ABANDONAO. Abandonado. Persona dejada, poca limpia o escrupulosa: Ahí lo tienes, un abandanao, desde que se le murió la mujer.

 

ABARRUNTAR. Predecir con tiempo cualquier cosas: Abarrunta la lluvia como nadie.

 

A BASE DE BIEN. Expresa lo que una acción posea de bueno o abundante: Bebimos a base de bien, corrimos a base de bien, comimos a base de bien.

 

ABAYALDE. Polvos blancos para pintar pecunias superficies: Y al quicio de la puerta le di con un poco de abayalde y se queó mu bien.

 

ABEJARRUCO: Abejorro. Escarabajo: Los abejarrucos negros traen mala suerte.

 

ABERRUNTO. Capricho, manía: Le ha dao un aberrunto y ha dejao a la novia.

 

ABENATE. Arrebato. Locura:Le dio un abenate y salió detrás de nosotros con un garrote.

 

ABOGAO DE SECANO. Alguien que intenta aparentar que sabe mucho pero que no sabe de nada. También se dice de cualquiera otra profesión u oficio practicado por alguno que no los domina: Ya lo dijo el maestro de secano, se dice burlonamente.

 

ABOMBAO. Desorientado, confundido: Si no entiendes lo que digo es que estás abombao.

 

ABORREGAO. Cielo cubierto a trechos de nubes blancuzcas: El cielo está aborregao, seguro que mañana llueve.

 

ABRIERO DE BOCA. Bostezo repetido: Se nota que tienes hambre o sueño porque ¡vaya abrieros de boca que tienes!.

 

ABRIGAO. Económicamente desahogado: No hay más que ver el coche que tiene para saber que está bien abrigao.

 

ABUERO. Agujero: Por este abuero se escapó el conejo.

 

ABUJA. Aguja: Como no veo bien necesito la abuja con el ojo grande.

 

ABULAGA. Aulaga. Planta que no tiene otra utilidad que quemarla, por ejemplo, para desollar los cerdos en tiempos de matanzas caseras.

 

ABURRICIÓN. Situación exasperante. Este baile es una aburrición.

 

ACÁ. A casa de… Pa el tapeo lo mejó es ir acá Miguelito, el Café.

 

ACAÍLLA: Aquí. Lugar de donde se habla . Vente acaílla y arrímate a la candela (brasero).

 

ACANSINAR. Cansar: A este lo alcanzo enseguía, lo tengo ya acansinao.

 

ACARTONAO. Tieso, lento en los movimientos: Con esta camisa parece que estoy acartonao.

 

ACABAR. Con !Acaba ya de una puñetera vez!, se expresa el fastidio de lo que un interlocutor cargante expone.

 

ACEBUCHAL. Lugar en donde abundan los acebuches. Hay un acebuchal en casi todos los pueblos. Por la verea del acebuchal me saltó ayer una liebre así de grande.

 

ACEBUCHINA. Aceituna menuda del acebuche, que no se aprovecha. Las acebuchinas para los mirlos.

 

ACECHAERO. Lugar propicio para acechar a las aves de caza, como las perdices, para cazarlas al vuelo. Acurrucao estaba en acechaero cundo me saltó una perdiz. Apuntar y echarla al suelo fue todo uno.

 ACELERAO. Acelerado, nervioso. Yo en cuanto escucho voces me pongo acelerao.

 ACERCARSE. Llegarse. Ir. Me voy acercar a la plaza a ver si lo veo.

 ACHANCARSE. Ante una discusión o pelea, eludirla. Viendo las de perder acabó por achancarse y se marchó.

 ACHANCÓN. Se dice de la persona que ha envejecido a ojos vista. ¡Hay que ver el achancón que ha dao la Antonia en poco tiempo!

(Continuará)

 

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.