img
Ayuntamientos morosos, ayuntamientos cumplidores
img
José Becerra | 10-11-2014 | 10:44

Plaza de Jimera de Líbar

Ayuntamientos morosos, ayuntamientos cumplidores

Un ayuntamiento es la piedra angular que sostiene y concede solidez a la población y al conjunto de sus habitantes. Si un consistorio funciona bien es de esperar que la vecindad se vea favorecida; en caso contrario padecerá las tribulaciones que inciden en aquél, que suelen ser casi siempre a consecuencia de una administración local deficiente. Existen así alcaldías con cuentas desastrosas y otras que pueden presumir de balances saneados.

Viene este preámbulo a cuento a tenor de un estudio sobre la situación de los municipios españoles publicado recientemente. Las finanzas de muchos de ellos se resienten aún de la drástica crisis que asoló el país en los últimos años: no han logrado levantar cabeza. Cierto que los planes de austeridad impuestos que quieras que no por la administración central lograron adecuar los gastos a los escasos ingresos disponibles, con lo que se están consiguiendo resultados positivos en las diferentes haciendas locales.

La provincia de Málaga, empero, es un caso singulo dejar en este aspecto. Nada menos que once municipios de la provincia figuran en el ranking de los 500 más endeudados de España por habitantes, lo que no deja de ser un muy dudoso honor. ¿Y cuáles son aquéllos, que hicieron de su capa un sayo o no supieron sortear las dificultades y arrastran deudas de mayor consideración? Destacan, entre otros, Alozaina, Benalmádena, Atajate -¿quién lo diría por sus pequeñas dimensiones?-,Rincón de la Victoria, Cortes de la Frontera y Gaucín.

En la otra cara de la moneda figuran los consistorios malagueños cumplidores en los cuales las deudas brillan por su ausencia y los créditos son prácticamente inexistentes. Curiosamente, destacan por su trayectoria sin débitos dignos de consideración o nulos, entre otros, los de Benadalid, Cartajima Faraján, Jimera de Líbar y Parauta. Cinco pueblos de la Serranía de Ronda que dan ejemplo de celo y buen hacer en la administración de sus rentas.

Que aprendan otros.

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.