img
Fecha: November, 2014
El grito de Cáritas
José Becerra 06-11-2014 | 11:43 | 0

Pobreza Mundial

El grito de Cáritas

La exclusión social es una lacra que corree a infinidad de familias en Andalucía. Parece que vino a esta tierra popularmente conocida como de María Santísima con ánimo9s de quedarse para mucho tiempo en ella. Aquí se afincó enseñoreándose de hogares que ya eran menesterosos antes que abocara la malhadada crisis en el país,pero también, cuando a remolque de ella, los formados por la clases de la sociedad considerada como de un modesto pasar o incluso por grupos que se alineaban en lo que conocemos como clase media: unos y otros desembocaron en la más absoluta indigencia.

Cáritas, entre otras organizaciones benefactoras, denuncia que, en números redondoss, existe en Andalucía un millón de personas con el marchamo sobres sus cabezas de la exclusión social severa, o en otras palabras, que sufren de pobreza extrema. Andalucía por estas razones se encuentra al margen de los países desarrollados al encabezar un registro de regiones donde la indigencia “campa por sus respetos”, por emplear una expresión popular.

Y otro dato demoledor que causa vergüenza ajena, ahora más que nunca, cuando la corrupción imperante en la clase política está dinamitando los cimientos del bipartidismo en España a causa de unos golfos que se han dado vida principesca sin el menor miramiento: es de temer que en la mitad de hogares de exclusión habitan menores.

Pero no acaba ahí la cosa. Sobre los hogares bajo las zarpas de la depauperación otro signo de penuria acecha: la “sanitaria”: se abandonan tratamientos médicos porno tener medios para adquirir medicamentos. A lo que hay que sumar los cortes de luz,agua y teléfono.amén de los desahucios por impagos.

Un lóbrego panorama familiar contra el que Cáritas ha levantado la voz para concienciar a la sociedad pudiente del grave problema. Más nos vale no hacerle oídos sordos que la desesperación y el desarraigo en lo laboral y social tiene sus límites.

Ver Post >
Limones de la Serranía de Ronda, salud y bienestar
José Becerra 04-11-2014 | 10:37 | 0

Echando la vista atrás, allá por los años ya remotos de mi niñez, recuerdo como en la mayor parte de las casas de Benaoján tenían en sus patios un limonero. En un reducido espacio, un círculo minúsculo terroso bien amalgamado, era suficiente para que se erigiera esbelto este árbol de hojas verdes coriáceas y perennes, que suele alcanzar los 4 metros y que luce flores que como los naranjos responden al nombre de azahares como los naranjos. Vino de Asia y lograron aclimatarlo en España árabes laboriosos.

   Su fruto, el limón, dorado y rubicundo , su jugo en concreto, servía lo mismo para aliñar las ensaladas o los guisos de pescado en blanco para los estómagos delicados hasta tonificar el cuerpo con algunas notas sobre el agua fresca a modo de refresco en los meses ardorosos del estío. Las casas en lo que esta planta no se exhibía siempre agradecía el regalo de un puñado de limones como el mejor agasajo.

    Ahora nos enteramos de otras virtudes del limón que alguien con quien me une lazos familiares y que dedica la mayor parte de su tiempo de asueto,que es la mayor parte del día,a cabalgar en la redes informáticas. Juan Marín me envía una copia que considero de crucial importancia para la salud. Investigaciones científicas apuntan que un continuado consumo de ralladuras de este cítrico previamente congelado con piel resulta miles de veces más potentes que la aplicación de la quimioterapia.

   Se acrecienta de esta forma el contenido de vitamina C y es una constante para hacer frente al avance de las células cancerosas. Resulta un potente antimicrobiano y un agente decisivo para eliminar parásitos y contrarrestar la hipertensión. La pregunta que nos hacemos es si todas estas excelencias del limón no habrá sido un secreto celosamente guardado para no entorpecer los tejemanejes de grandes organismos.

No resulta exagerado pues, que el limonero sea un icono respetado entre los habitantes de los pueblos serranos. Y que entre de lleno en el refranero popular, ese saber que hunde sus raíces en el sentir más profundo de la gente llana que tanta verdad encierra. Así haríamos bien en hacer casos a aquello de que “ajo, cebolla y limón y olvídate de la inyección”.

Ver Post >
El político ideal
José Becerra 02-11-2014 | 11:13 | 0

El político ideal

Resulta sorprendente, con la que está cayendo sobre una economía como la de España que no logra levantar el vuelo, que más que este peliagudo problema preocupe a la gente la corrupción que nos anega.

  La deriva de la clase política hacia esa dirección, aunque sea en una mínima proporción, provoca que se considere al conjunto como como que ejercen sus funciones de manera oprobiosa. Algo que no se ajusta a la realidad porque políticos honrados y fieles cumplidores de su deber son los más. Lo que ocurre es que los escándalos en que muchos de ellos se han visto incursos ha hecho que se metan todo en el mismo saco y se midan por el mismo rasero. De así la desafección casi generalizada de quienes cuando toca votar se acercan a la urnas. Son los mismos, que ante esta tesitura provocada por tantos políticos investigados y enjuiciados, claman por una ética en las actuaciones de quienes tienen en sus manos el leal servicio a los ciudadanos sin chanchullos ni componendas.

¿ Cuáles son las virtudes que se espera posea el buen político? Una encuesta publicada recientemente por NC Report, una agencia que parece fiable, ha recogido, compendiando las respuestas obtenidas a pie de calle,que las cualidades que deberían adornar a la figura del político ideal serían la honradez, la experiencia, la eficacia en la gestión,y, por último, y no la de menor importancia, la de que conceda primacía a los intereses del país y no a los de su partido o a los suyos propios.

Son los valores, entre otros, que debería hacer suyo en aras de conquistar la confianza ciudadana, algo que en los últimos tiempos está en mínimos. No estaría de más que en el frontispicio de su agenda personal se hiciese grabar la máxima del jurista fenicio-romano Ulpiano: “Honeste vivere, naeminem laedere et jus sum cuique tribuere “, lo que en román paladino viene a decir:””Vivir honestamente, no dañar al otro y dar a cada uno lo que le corresponde”.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.