img
El baldío reto de Pablo Iglesias
img
José Becerra | 01-03-2015 | 09:25

El baldío reto de Pablo Iglesias

Coincidiendo con el debate sobre el estado de la nación, el indiscutible líder de Podemos ha retado al presidente Rajoy a un “cara a cara” en televisión para exponer sus respectivos puntos de vista sobre el momento político y económico de España. Y es que Pablo Iglesias no se resignó a estar fuera de las controversias que se vivieron en seno del Congreso: se ha sentido injustamente desplazado y admite a duras penas que no ha llegado su momento por más que las encuestas le sonrían abiertamente.

Ciertamente, y es la opinión de muchos, el líder de la emergente formación política, de la cual hay que admitir que viene pisando fuerte, ha pecado de soberbia y de prepotencia en su alocución en la sala abarrotada, eso es cierto, del Círculo de Bellas Artes madrileño, casi al unísono del debate en el hemiciclo del Congreso del debate sobre la situación del país.

La cuestión es que Iglesias se revistió así mismo como único oponente al Gobierno,al cual calificó de “inútil”y que puede ganar al PP sin esperar a su legitimidad en las urnas para este menester llegado el momento.

Paciencia, amigo. Puede que gane a los populares en la dura lisa entre partidos que está al caer, pero es necesario esperar y cumplimentar algunos trámites insoslayables como son, entre otros que las elecciones generales se celebren y ver quién es que lleva el gato al agua y lleva las riendas del país tan deteriorado en estos momentos, principalmente por los casos de corrupción que lo han corroído y que inexplicablemente Rajoy no le ha concedido en su soflama sino muy escasa atención, pero eso es otra cuestión.

El señor Iglesias debería saber no obstante en su precipitación por la conquista de un lugar preeminente en los altos estamentos del Estado que los que se sientan en las bancadas del Congreso, ya de un partido, ya de otro fueron elegidos libremente por decisión de la ciudadanía y que por esta razón merecen el respeto de todos, y que según el entender generalizado puede que suene a agravio cuando afirma que él es, haciendo alusión al grupo popular, la “única oposición” existente.

Paciencia, amigo Iglesias. Espere a las elecciones que están al caer, para sentar sus ilustres posaderas en el lugar que legítimamente le corresponda en la próxima legislatura, si es que logra escañó, que bien parece que sí a tenor de las encuestan que van saliendo.

Mientras tanto debería aparcar su intención de medir sus fuerzas verbalmente con el presidente Rajoy porque parece algo tan imposible como fuera de lugar.

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.