img
Un impuesto abusivo en Andalucía
img
José Becerra | 23-03-2015 | 09:00

Un impuesto abusivo

Porfiaron los políticos andaluces a grito pelado exhibiendo las excelencias de sus programas con los que trataron de convencer al ciudadano. Alardearon de las bondades de sus propuestas electorales tratando de arrimar el ascua a su sardina o lo que es lo mismo convencer de que la opción de su partido es la mejor que se podía tener, como si ya no se estuviera ahíto de propaganda altisonante y vacía que luego se transforma en pura agua de borrajas. Lo que les importaba es presentar un abanico de promesas que obscurecieran las que presentaban los adversarios en liza. O sea, deslumbrar y a ver quien pesca más y mejor en las revueltas aguas que son propias de todos los períodos electorales.

Se repitió hasta la saciedad como un mantra cansino que se bajarán los impuestos,seguros de que lo que más apreciamos es que no nos rasquen los bolsillos con contumacia,pese a que estemos convencidos de que los tributos son indispensables para que exista, por ejemplo obra social, educación o sanidad, aunque unas y otras pensemos que son con frecuencia mejorables.

Pero las imposiciones pecuniarias no deberían ser excesivas porque nos llevaría a pensar que poco importa que los políticos hablen de solidaridad si el Estado no la tiene con los contribuyentes.

Viene este exordio a cuento porque en Andalucía se está pagando un impuesto que bate el récord si lo contraponemos con el de otras comunidades, incluida la de Madrid , que como el dijo el poeta Antonio Machado “es el rompeolas de todas las Españas”. Me refiero al de sucesiones y donaciones. Aquí pagamos más del 30% de lo que heredamos de nuestros padres. Tanto es así que hay mucha gente andaluza se empadrona en ciudades de otras regiones donde este gravamen no pasa del 1%. Como resultado de tan colosal imposición hay quien renuncia a la posesión de una vivienda heredada por sus mayores porque le resulta imposible hacer a la carga que conlleva.

No he podido escuchar de boca de la presidenta de la Junta de Andalucía, y que seguirá siéndolo en el futuro, que rebajará el importe de esta carga a los sufridos ciudadanos. Tampoco parece que hayan prometido nada al respecto sus oponentes en esta lucha sin cuartel que ahora a tocado su final. Todo parece indicar que el malhadado canon subsistirá después de los combates-televisivos o no – de tirios y troyanos, en las elecciones que ya son historia. Para nuestro pesar.

 

 

 

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.