img
Fecha: April, 2015
“Si Ronda tuviera mar…”
José Becerra 28-04-2015 | 9:40 | 0

Si Ronda tuviera mar…”

JOSÉ BECERRA


Ronda y la comarca, un conglomerado de pueblos cobijados en un conjunto de sierras que como pocas en la geografía hispana espolean la imaginación. Dicen quienes se enamoraron de estas tierras que para hablar de ellas, sus paisajes y sus monumentos naturales y debidos a la mano del hombro “hay que enjuagarse la boca con agua de colonia”. 

   Desde la Ronda meseteña y los valles del norte a los valles del sur se abrazan sin solución de continuidad, atemperados por la piedra que platea el cielo, olivos centenarios y no menos longevos encinares, alcornoques y castaños. Un paisaje que contemplado en la lejanía podría parecer áspero y sombrío, pero que se humaniza y gana en tintes acogedores en cuanto gozamos de su proximidad. La sequedad aparente la suavizan enseguida los valles, al pie de lomas y soto montes cuyos pies lo riegan ríos que como el Genal y Guadiaro todavía permiten no muy lejos de sus riberas la existencia de higueras y árboles frutales – el famoso pero de Ronda, que de lo que tuvo retuvo – retenes de rientes paisajes de antaño.

   Más allá de las leyendas que envuelven a Ronda y su zona de influencia – hombres echados al monte a lo largo de la historia y que la revistieron con la pátina del romanticismo que se encargaron de transmitir los viajeros anglosajones al lugar a medio mundo; toreros famosos que encandilaron a mozas dicharacheras retrecheras al mismo tiempo que pusieron la pica del valor humano en lo más alto; gente bravía que puso en jaque a los poderes establecidos o que se rebelaron contra el invasor de turno…-, más allá, incluso, de lo que ni anales ni docta documentación archivística recogen, hay que considerar el paisaje – omnipresente, eternamente previsible por lo atormentada orografía – y el componente humano que en él el se movió y mueve desde Paleolítico Superior – vestigios de las cuevas de la Pileta y el Gato – hasta nuestros días.

Agricultura y ganadería conformaron el sustrato económico durante siglos. Por lo general, predominó el cultivo incentivo – cereales, legumbres, hortalizas – en pequeñas heredades de las que obtenía el sustento familiar, complementándose con los aportes de sueldos obtenidos en trabajos por cuenta ajena. Corcho en los montes de Ronda y de Cortes de la Frontera, dehesas de encinas y bellotas para el cerdo de crianza montanera, sustento de una industria chacinera que traspasó los límites locales: chorizos de Ronda y Arriate, lomo frito de Benaoján, morcillas y jamones de Montejaque.

   La riqueza agropecuaria que nunca fue de altos vuelos pero siempre bien aprovechada. Y junto a ella los trabajos de artesanía, que con la eclosión turística de los últimos años está constituyendo un sustrato económico floreciente. Labores de esparto y pleita gozan de gran tradición en buena parte de los pueblos de la geografía serrana. La forja y los trabajos de madera rondeñas es un buen ejemplo de la perduración de artesanos reclamados por constructores que quieren perpetuar, siquiera sea como muestra, la ornamentación con materiales nobles con sabor de antaño.

   Nada le faltaría a la Serranía de Ronda si a su relieve complejo vinieran a besarle los pies las olas del mar. Si de desde lo alto de la altiplanicie sobre la que se emplaza la Ciudad Soñada de Rilke, cuyo hermoso casco urbano corta en dos el profundo tajo que el río Guadalevín ha ido excavando a lo largo de milenio, pudiese otearse el ancho piélago, sus aguas pacíficas o embravecidas. El abrazo húmedo sobre la aspereza de los riscos. Navecillas empujadas por Eolo, el guardián mitológico de los vientos, arribando presurosas a las proximidades del paisaje calizo, siempre variable merced a la mano del hombre que creó y transforma continuamente la cubierta vegetal. Un sueño imposible.

   No, no le dio al Hacedor por conceder el mar a Ronda. Pero, bien mirado, no fue un castigo: la majestuosidad de sus sierras, la bravura de las escarpaduras, las envalentonadas agujas de las cumbres (a las que se oponen en repentino contraste la placidez de los valles), fue a todas luces una dádiva divina. Perdimos el gratificante influjo de la inmensidad del mar pero ganamos la grandioso de las eternas cimas.

   Apoyado sobre las balaustradas del honditronante Tajo los versos de José Salas y Guirior me vienen a la mente, palabras que resbaban sobre mí como las olas templadas que el poeta preconiza: Si Ronda tuviera mar ¡qué mar tan azul seria! Un viento verde de olivos temblando lo rizaría. Bandoleros de la mar, piratas de serranía- -catite y ojo tapado- -las sirenas robarían. Sirenas que a romero y a mejorana olerían. en el pelo un clavel verde salado de alga marina, y una. cola de lunares nadando por bulerías. A la grupa de un delfín, cantando las llevarían. Lores del Almirantazgo sacarían fotografías si Ronda tuviera mar,!Qué mar tan azul sería”.

Foto: Hotel Bandolero

Ver Post >
El Tajo de Ronda, un monumento natural menospreciado
José Becerra 24-04-2015 | 2:44 | 0

 

 

 

 

Resultado de imagen de imagenes del tajo de ronda

Es lo que se deduce del silencio administrativo prolongado en el tiempo por la Junta de Andalucía que se muestra renuente a dejar asentado en el catálogo de Monumentos Naturales esa referencia que identifica a Ronda por encima de cualquier otro monumento natural o debido a la mano del hombre con asiento en la ciudad.

    El Tajo, colosal hendidura que labró el río Guadalevín en la roca viva durante el transcurso de siglos, quizás de milenios, es el distintivo que con mayor propiedad refleja la imagen que de Ronda se tiene aquí y allende fronteras. Y sobre él, silueteando el zigzagueante cauce del río, que busca ansioso el caudal del Guadiaro,el Puente Nuevo, cabalgando con soltura y despreciando la levedad del espacio, merced al buen hacer del arquitecto M. Aldehuela. Tajo y Puente, postal fiel que refleja la cara de una ciudad que resulta ser una de las cuatro más reputadas en el panorama variopinto de las ciudades de Andalucía.

Han transcurrido más de dos siglos, años más años menos, desde que el Puente Nuevo de Ronda se abriera al público. Un colosal monumento fruto de la conjunción entre lo natural y la ingeniería del siglo XVIII,  que ha sido  desde entonces la estampa  más reproducida en folletos y libros que centran sus páginas en la “Ciudad Soñada” de Rilke, en cualquiera de sus manifestaciones artísticas, culturales o históricas. Es el buque insignia de la ciudad, como asimismo dela Serraníaque de cerca la acompaña y la  corteja.

  El  Puente Nuevo, de tan magníficas trazas,  además de dividir el caserío rondeño sirve de referente a las sierras que desde él se otean como  contrapeso a las moles de caliza  y espesa vegetación que las componen.  La piedra trabajada con esmero hasta dar forma a una grandiosa obra del hombre,  y como equivalencia,  las lajas, el roquedo, tal como se configuraron tras los  movimientos  telúricos y la erosión  de milenios en la noche oscura de los tiempos.  Profundidad casi insondable y elevaciones pétreas igualmente recónditas, amalgama que sirve a Ronda y su Serranía mítica como abanderados de su fisonomía en medio mundo.

   No es casual que los grandes sillares, armónicamente dispuestos que se elevan y soportan el perfil del puente y su atrevida arquería sobre el impresionante vacío, que como todo lo abismal, sobrecoge y suspende el ánimo, haya sido escogido como la estampa que mejor define a la ciudad y una región. La obra del arquitecto turolense, afincado en Málaga, Martín de Aldehuela, brinda el mismo poder evocador que espolea las imaginaciones cuando desde otras fronteras o límites geográficos añoramos o revivimos encuentros con otros lugares. El Puente Nuevo nos retrotrae a Ronda, como igual lo hacen a sus ciudades en las que se erigen el Cañón del Colorado, el Machu Pichu de Cuzco,  el Coliseo de Roma, el Acueducto de Segovia ola Mezquitade Córdoba.

  Que de forma inevitable se difunda  la efigie del puente rondeño como prodigio de piedra tallada    y verticalidad sobre el río Guadalevín y la altiplanicie que encumbra la  ciudad se juzga como acertado, ya que responde, y así lo afirman estudios doctos encaminados a calar en las preferencias de los que nos dejan su admiración (y divisas),  a uno de los iconos  con los que Andalucía mejor  se identifica cuando de esta región se habla en el exterior.

   Es éste el puente de las interjecciones más vivas emitidas en todos los idiomas del mundo, esas que en romance paladino podrían traducirse por interjecciones como “!Uf!, “ ¡Uy!”, ¡Oh!”,o exclamaciones como  ”Cáspita”, ¡”Caramba”!, amén de otras más jocundas y tan espontáneas como éstas, mas acordes con la inmoderación verbal de nuestras tierras del sur. Así, el puente, familiarmente se conoce como “el puente (con perdón) del coño”. Porque la imprecación habitual ante su profundidad inquietante, no pocas veces inserta este órgano femenino cuando algo impacta y sorprende como es el caso de quien por primera vez se asoma al precipicio “!Coño, que alto está esto!”.

   Si de cada diez personas que se acercan a Andalucía para conocerla a fondo, nueve de ellas vayan provistas de una foto, un folleto o una guía en la que se le concede al Puente Nuevo de Ronda preeminencia, según estudios difundidos por las oficinas de Turismo de la provincia, es algo que llena de orgullo a los rondeños. El monumento se ganó la admiración dentro y fuera de nuestras fronteras. Con el añadido de que ahora puede contemplarse en horas nocturnas, merced a la iluminación artificial que realza, con el juego de luces y sombras,  el halo de magia y misterio que siempre envolvió a la ciudad de la que es paradigma.

Pues,bien, pese a ello, la Junta de Andalucía hace oídos sordos a tramitar el expediente que conceda al Tajo y su entorno el título de monumento natural, pese a las requisitorias apremiantes del Ayuntamiento de Ronda. Una enquistada discriminación a la que no se le encuentra explicación plausible.

Ver Post >
Ronda, pasarela romántica
José Becerra 21-04-2015 | 9:51 | 0

Ronda, pasarela romántica

Resultado de imagen de IMÁGENES DE RONDA,PASARELA ROMANTICA

JOSÉ BECERRA

Ronda apostó con firmeza tiempo ha por la época romántica. No en balde sus enrevesados caminos y montículos sierras insalvables fueron tránsito y cobijo de bandoleros, contrabandistas y arrieros de todo pelaje y jaez, amén de escritores franceses y británicos que por aquellos tiempos nos visitaron. 

   Si la época decimonónica mereció con propiedad la denominación de romántica y fue distintiva de la España de la época mucho contribuyó y de forma concluyente la mítica ciudad soñada del poeta José María Rilque, en su prolongada estancia en ella. Aquí merced a un fondo de sierras inmarcesibles y veredas ignotas le proporcionaron un escenario incomparable al movimiento que catapultó los podios de lo romántico y español a medio mundo.

   Fuera de las fronteras de nuestros país se tiende a considerarlo, además de pintoresco, particularmente romántico. Nos ven, merced a la literatura nacional del periodo barroco, un poco quijotesco y donjuanesco en nuestras actitudes y comportamientos, apasionadamente apegados a la aventura y ajeno a las imposiciones clasicistas y sin sometimiento a leyes y dictados de las clases dominantes. 

   Un pueblo primitivo en suma, profundamente religioso, a veces fanático y no pocas veces impetuoso y rebelde. Hombres de inclinaciones sensuales y narcisistas, que no hacía ascos – época napoleónica- a los curas guerreros, bandidos, guerrilleros y a las mujeres de porte y apariencia voluptuosa.

   Fueron muchos los escritores románticos románticos europeos que desembocaron en nuestras tierras en el siglo XIX y escribieron largo y tendido sobre sus paisajes, costumbres y tradiciones. ¿Qué encontraron aquí? En lo que respecta al paisaje hay una página de Manuel Kant que da cumplida respuesta: “El aspecto de una cadena de montañas cuyos picos nevados se pierden entre las nubes, la descripción de una tormenta o la que hace Milton del reino infernal, nos producen un placer mezclado con terror. El espectáculo de los prados poblados de flores y los valles surcados por arroyuelos, y donde pacen los rebaños, nos producen también un sentimiento agradable, pero plenamente gozoso y amable… “

Inciden tanto Washington Irving,  Mérimée, Ford y tantos de los que se dejaron caer por nuestras tierras en los peligros que aquí se pueden encontrar. 

   Un tanto exageradamente relatan que los peligros que pueden asaltar al viajero en lugares como la Serranía de Ronda, que fue punto de destino de muchos de ellos. Hablan de arrieros que no salen de casa sin la navaja en la cintura, bien fijas en la negra faja o el trabuco escondido en el aparejo de su montura o de la del animal de carga, dispuestos a hacer uso de las armas en cualquier momento. “No salen solos sino en caravanas para mejor defenderse de los asaltos,que no faltaban en los intricados caminos que se veían obligados a transitar”, afirma Ford.

Jalonan el camino, siempre arriesgado, torres árabes abandonadas y mojones de piedras que hablan de muertes violentas en la sequedad del páramo siempre asomado a precipicios insondables.

    Los escritores románticos quedaron anonadados con la contemplación de “estas tierras grandiosas”. Coinciden en afirmar, trasladando a los lectores esta apreciación, su atractivo peculiar y les invitan a que vengan a visitarla no importa desde qué rincón de Europa. Fue el suyo un regalo descriptivo que nunca agradeceremos bastante. Desfiladeros imponentes y majestuosas sierras no les asustaban, sino que como afirma la viajera Madame de Suberwick- que también hubo damas viajeras que se dejaron ganar por el bravío paisaje que contemplaban-, afirmó que “ parajes más que asustarle le cautivaban”. De la misma opinión es Richard Ford, posiblemente el viajero más conocido por sus antiguas guías de viaje por España.

La Comisión Organizadora de Ronda Romántica presentó días atrás la tercera edición de la Pasarela Romántica. Revivir el esplendor romántico en la ciudad y los pueblos aledaños es su fin primordial. El evento tendrá lugar el 19 de abril, cuando ya se atisban los albores de la feria de mayo, ganadera y señorial.

   La calle de Vicente Espinel,más conocida por la de la Bola, rompeolas de todo lo que se cuece en la Ciudad del Tajo, se revistará con una roja pasarela decorativa que será el distintivo de la presente edición y que revistiéndola ha de crear vivo contrastes con las balconadas engalanadas que, distintivas del arte de la forja rondeña, serán el marco idóneo para el paseo de la gente ataviada con el atuendo de la época.

   Un motivo más que atractivo para dejarse caer por la ciudad en los días de esta recreación romántica e histórica.

Ver Post >
Voto de castigo
José Becerra 19-04-2015 | 10:53 | 0

Voto de castigo

Tanto el Partido Popular como el PSOE tienen mucho que temer en las elecciones que ya son inminentes. Los sufridos españolitos de calle que hasta ahora entregaron alegremente a esas dos formaciones políticas sus votos van a pensárselo y mucho antes que decantarse por ellas a la hora de depositar su papeleta reglamentaria en la urna. Esa repulsa se la han ganado a pulso ambos partidos a lo largo del período en el que se sucedieron en el poder dando pie a un bipartidismo monolítico que ahora parece hacer aguas por todos lados.

Entre todos la mataron y ella sola se murió”, dicen en mi añorada Serranía de Ronda los más viejos del lugar, cuando diversas circunstancias se aúnan para acabar en un final triste y demoledor. Este bipartidismo a ultranza que puede que nos haya proporcionado días de gloria en nuestra historia no muy lejana – el turnismo del siglo XIX, por ejemplo – y que rindió progresos a la España de finales de este siglo y principios del que ahora transitamos a duras penas y que se resquebraja a ojos vista.

La puntilla despiadada y no sé si merecida que vendrá a restar votos a ambos partidos que no la desaparición total,que esa es otra cosa: tendrán su sitio preeminente en el Congreso y el Senado pero estarán muy lejos de presumir de las prerrogativas que otrora ostentaron.

Rodrigo Rato ahora y sus presuntas trapisondas fiscales y antes los casos Gürtel y Bárcenas han minado la credibilidad del PP, como ahora lo han han hecho con el PSOE las imputaciones contra Chaves y Griñán, en casos como los ERES y el atraco a los fondos del paro de la Junta de Andalucía. Algo huele a podrido y el hedor parece llegar a quienes esperan las nuevas citas con las urnas a la vuelta de la esquina,que obrarán en consecuencia.

Es presumible que los resultados que arrojen los próximos comicios vengan a depararnos una inestabilidad política- las encuestas últimas equiparan en resultados a los dos grandes partidos y a los emergentes y cada vez más consolidados Podemos (con ambigüedades que delatan a sus dirigentes) y Ciudadanos (más sereno y firme en sus pretensiones), que parecen tener sujeta la sartén por el mango en el caso más que probable de que se solicite y pacte su contribución a la gobernabilidad de cualesquiera de las instancias políticas del país -,una inestabilidad,digo, que puede obrar en contra de esta incipiente mejoría económica que, sin apasionamientos desbordados se puede palpar en el seno de la sociedad.

Sociedad que toda hace conjeturar proporcionará al bipartidismo imperante un serio varapalo como castigo a una trayectoria política de algunos de sus protagonistas que ha ocasionado la rabia e indignación consecuentes. Sentimientos ambos que se pueden palpar en la calle y que pueden desembocar en un panorama político desolador.

Ver Post >
Llamada urgente de la Cruz Roja de Ronda
José Becerra 16-04-2015 | 10:48 | 0

Resultado de imagen de imágenes de la Cruz Roja

Llamada urgente de la  Cruz Roja de Ronda

 

Siempre admiré el comportamiento del que hacen galas los voluntarios de la Cruz Roja, y conmigo estarán de acuerdo muchos. Prestan sus servicios a los mayores para combatir su soledad y ayudarles a hacer frente a los achaques y enfermedades que nunca faltan en la edad avanzada; acuden con prontitud y eficacia allí donde un accidente de carretera produce víctimas o se precise personal apto para un rescate en lugares de imposible acceso; acuden a prestar ayuda cuando una mujer sucumbe ante el comportamiento ruin de su pareja en los cada vez más frecuentes casos de violencia de género; y, en definitiva están allí donde se requiere arrimar el hombro para lograr una sociedad más justa y solidaria.

Ahora acaba de lanzarse a los cuatro vientos una llamada urgente al corazón de los rondeños para echar una mano a las más de 400 familias que no tienen otros recursos para la supervivencia del día a día que la magnanimidad de sus convecinos para salvar las necesidades que padecen, acrecentadas por estos tiempos difíciles que nos ha tocado vivir. No es llamar en el desierto porque centenares de rondeños han venido entendido la angustiosa situación de esos centenares de familias que no es que no tengan para llegar a final de mes, es que no tienen tan siquiera para empezarlo.

Los alimentos que llegaban auspiciados por los gobiernos de la Unión Europea han empezado a faltar y no se espera que sea en próximas fechas cuando se reanuden de nuevo. Se habla de que esto no ocurrirá hasta bien entrado el verano. La pregunta que se formulan las familias que han visto cómo se hunde esa tabla de salvación que el altruismo de muchos les permitió sobrevivir aunque en precaria situación desaparece de la noche a la mañana. No se suprimieron los repartos porque ahí estuvieron fondos del Ayuntamiento local y los remanentes propios de la organización benefactora, pero esta ayuda es presumible que no pueda continuar indefinidamente si las ayudas procedentes de Europa no llegan con la prontitud adecuada.

La ONG que hasta ahora ha arrimado el hombro, o sea Cruz Roja de Ronda, ha acusado sin ambages a los gobiernos que han suprimido esas ayudas o se muestran renuentes a continuarlas. Y como la situación subsiste y no se ven atisbos de que los alimentos sigan llegando con la urgencia requerida los que dirigen y militan en Cruz Roja han organizado una cena benéfica para que el singular hotel Reina Victoria ha cedido uno de sus salones. Una cena que contará con las actuaciones artísticas de las alumnas de la academia de baile de Pilar Becerra, que ya ha dado prolijas muestras de su buen hacer en los escenarios de Ronda y de otras ciudades andaluzas.

La llamada de Cruz Roja no debería caer en saco roto. Su trabajo descansa sobre los hombros del voluntariado, gente entregada a una noble causa como es prestar ayuda a todos aquellos que la necesitan cuando la colaboración de los gobiernos flaquea o es inexistente.

He aquí un pensamiento que cada voluntario lleva impreso con letras de fuego en su interior:Ser de la Cruz Roja es no saber de descansos, es una comida sin terminar, un trabajo a medio hacer, una cita sin cumplir, o una fiesta sin festejar; es amanecer entre llamas, humo y ropas empapadas; es tiritar de frío junto a la tibieza de los motores; es dejar a un ser amado para ayudar a uno jamás conocido”.

Echemos una mano a los chicos y chicas que se vuelcan para hacer el bien, en esta ocasión en Ronda, el viernes 17 próximo para que los recursos no falten y las ayudas continúen llegando a las familias pobres de solemnidad.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.