Ronda, pasarela romántica | La provincia a vuelapluma - Blog diariosur.es

Blogs

José Becerra

La provincia a vuelapluma

Ronda, pasarela romántica

Ronda, pasarela romántica

Resultado de imagen de IMÁGENES DE RONDA,PASARELA ROMANTICA

JOSÉ BECERRA

Ronda apostó con firmeza tiempo ha por la época romántica. No en balde sus enrevesados caminos y montículos sierras insalvables fueron tránsito y cobijo de bandoleros, contrabandistas y arrieros de todo pelaje y jaez, amén de escritores franceses y británicos que por aquellos tiempos nos visitaron. 

   Si la época decimonónica mereció con propiedad la denominación de romántica y fue distintiva de la España de la época mucho contribuyó y de forma concluyente la mítica ciudad soñada del poeta José María Rilque, en su prolongada estancia en ella. Aquí merced a un fondo de sierras inmarcesibles y veredas ignotas le proporcionaron un escenario incomparable al movimiento que catapultó los podios de lo romántico y español a medio mundo.

   Fuera de las fronteras de nuestros país se tiende a considerarlo, además de pintoresco, particularmente romántico. Nos ven, merced a la literatura nacional del periodo barroco, un poco quijotesco y donjuanesco en nuestras actitudes y comportamientos, apasionadamente apegados a la aventura y ajeno a las imposiciones clasicistas y sin sometimiento a leyes y dictados de las clases dominantes. 

   Un pueblo primitivo en suma, profundamente religioso, a veces fanático y no pocas veces impetuoso y rebelde. Hombres de inclinaciones sensuales y narcisistas, que no hacía ascos – época napoleónica- a los curas guerreros, bandidos, guerrilleros y a las mujeres de porte y apariencia voluptuosa.

   Fueron muchos los escritores románticos románticos europeos que desembocaron en nuestras tierras en el siglo XIX y escribieron largo y tendido sobre sus paisajes, costumbres y tradiciones. ¿Qué encontraron aquí? En lo que respecta al paisaje hay una página de Manuel Kant que da cumplida respuesta: “El aspecto de una cadena de montañas cuyos picos nevados se pierden entre las nubes, la descripción de una tormenta o la que hace Milton del reino infernal, nos producen un placer mezclado con terror. El espectáculo de los prados poblados de flores y los valles surcados por arroyuelos, y donde pacen los rebaños, nos producen también un sentimiento agradable, pero plenamente gozoso y amable… “

Inciden tanto Washington Irving,  Mérimée, Ford y tantos de los que se dejaron caer por nuestras tierras en los peligros que aquí se pueden encontrar. 

   Un tanto exageradamente relatan que los peligros que pueden asaltar al viajero en lugares como la Serranía de Ronda, que fue punto de destino de muchos de ellos. Hablan de arrieros que no salen de casa sin la navaja en la cintura, bien fijas en la negra faja o el trabuco escondido en el aparejo de su montura o de la del animal de carga, dispuestos a hacer uso de las armas en cualquier momento. “No salen solos sino en caravanas para mejor defenderse de los asaltos,que no faltaban en los intricados caminos que se veían obligados a transitar”, afirma Ford.

Jalonan el camino, siempre arriesgado, torres árabes abandonadas y mojones de piedras que hablan de muertes violentas en la sequedad del páramo siempre asomado a precipicios insondables.

    Los escritores románticos quedaron anonadados con la contemplación de “estas tierras grandiosas”. Coinciden en afirmar, trasladando a los lectores esta apreciación, su atractivo peculiar y les invitan a que vengan a visitarla no importa desde qué rincón de Europa. Fue el suyo un regalo descriptivo que nunca agradeceremos bastante. Desfiladeros imponentes y majestuosas sierras no les asustaban, sino que como afirma la viajera Madame de Suberwick- que también hubo damas viajeras que se dejaron ganar por el bravío paisaje que contemplaban-, afirmó que “ parajes más que asustarle le cautivaban”. De la misma opinión es Richard Ford, posiblemente el viajero más conocido por sus antiguas guías de viaje por España.

La Comisión Organizadora de Ronda Romántica presentó días atrás la tercera edición de la Pasarela Romántica. Revivir el esplendor romántico en la ciudad y los pueblos aledaños es su fin primordial. El evento tendrá lugar el 19 de abril, cuando ya se atisban los albores de la feria de mayo, ganadera y señorial.

   La calle de Vicente Espinel,más conocida por la de la Bola, rompeolas de todo lo que se cuece en la Ciudad del Tajo, se revistará con una roja pasarela decorativa que será el distintivo de la presente edición y que revistiéndola ha de crear vivo contrastes con las balconadas engalanadas que, distintivas del arte de la forja rondeña, serán el marco idóneo para el paseo de la gente ataviada con el atuendo de la época.

   Un motivo más que atractivo para dejarse caer por la ciudad en los días de esta recreación romántica e histórica.

Un sitio donde hablamos de cosas de Málaga y la provincia

Sobre el autor

Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.


April 2015
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930