img
Fecha: October, 2015
La Casa del Gigante, testimonio fehaciente de la Ronda musulmana
José Becerra 10-10-2015 | 11:47 | 0

 

La Casa del Gigante, testimonio fehaciente de la Ronda musulmana

 JOSÉ BECERRA

La Ciudad del Tajo, como no podía ser de otra manera dada su localización al sur peninsular, paso obligado de las mesnadas norteafricanas en los prolegómenos del siglo VIII de nuestra era, ofrece a propios y extraños recuerdos indelebles de esta invasión histórica.

Resisten el paso del tiempo construcciones en las que esta etnia conquistadora dejaron muestra de su buen hacer como alarifes. Las huestes del berebere Tárik entraron por el sur peninsular a sangre y fuego y se aposentaron en las inmediaciones de la que hoy es la Ronda monumental, y en ella merodearon los pueblos mahometanos hasta que los ejércitos cristianos volvieron a expulsarlos hacia sus tierras de precedencia nada menos que 8 siglos después, año más,año menos. Tiempo hubo en el ínterin para dejarnos muestras de su cultura, sobre todo en las construcciones que han perdurado hasta hoy.

La Casa del Gigante, cuya apertura se ha celebrado en la pasada semana después de ser remozada, se erigió por los fenicios, pero fue construida ex-novo por la dinastía nazarí en el siglo XIV. Sus maestros alarifes, mitad arquitectos, mitad albañiles, bebieron en las fuentes que influenciaron netamente en los constructores de edificaciones magrebíes y granadinas, cuyo mayor exponente es la celebérrima Alhambra.

No fue en sus orígenes musulmanes sino un palacete de los que abundan en la Ronda de tradiciones constructivas seculares; sus trazas responden a una morada para ser habitada por una familia pudiente o de clase media de la época, pero sin la magnificencia de un palacio señorial para ser ocupado por algún gerifalte de la realeza.

No ha sido la primera vez que esta Casa sido sometida a reformas, que el tiempo con su paso inexorable fue dejando huellas en su estructura. Sin embargo, la disposición de su trazado primigenio se conserva sin alteraciones de importancia, por lo que el visitante de ahora mismo tendrá una cabal imagen de su configuración con esencias propias de las construcciones musulmanas,las cuales se evidencia en otro monumento que no se puede pasar por alto: Los Baños Árabes, de los que otro día hablaremos largo y tendido.

Vengan y asómbrense de sus vistosos paramentos decorados con la rica policromía – evidente en arabescos o formas geométricas y patrones extravagantes que imitan formas de hojas, flores, frutos o animales mitológicos-amén de las vistosas inscripciones que los alarifes arábigos supieron imprimir a sus construcciones y sumérjanse en un mundo fascinante que habla del esplendor de los pueblos que aquí se asentaron durante siglos.

Fotos:Turismo de Ronda

Fotos Turismo de Ronda.A. Aguayo

Ver Post >
Soraya, la alcaldesa valiente de Benaoján
José Becerra 07-10-2015 | 6:29 | 0

 

 

 

Soraya, la alcaldesa valiente de Benaoján

Ha sorprendido en los medios informativos, después de que tuvieran amplia difusión a través de su cuenta personal de faceeboob, la confesión de la alcaldesa de Benaoján, Soraya García, de padecer un cáncer de mama. Pero más que el elocuente enunciado del padecimiento de esta enfermedad, lo que ha  llamado poderosamente la atención es que lo pusiera en conocimiento del pueblo con total entereza y valentía, sin evasivas  ni medias palabras.

    El anuncio hecho público dice mucho de su carácter y valía personal. Apenas le fue notificado el resultado del análisis prescrito por el facultativo no dudó en manifestarlo “como he hecho siempre comunicando lo que realmente he vivido de carácter relevante para mí”. Así de claro, sin tapujos y dando la cara ante las dificultades que la atañen, entre otras las de regir un Ayuntamiento, que no siempre es un camino de rosas para una política con vocación, como es el caso.

   Su entrega de servicio al pueblo parece ser el principal motivo de que haya hecho público el dictamen médico a los demás. Exhorta en este sentido a las mujeres para que no descuiden las revisiones periódicas como único fin de empezar a ganarle la partida a este mal. Una atención para con sus ciudadanas que antepone a cualquiera de otras preocupaciones que son inherentes a una notificación de este tipo.

   Causan igualmente admiración la resignación y optimismo con que ha abordado el diagnóstico dando a entender que no todo está perdido si se hace frente con arrojo a la adversidad. Y lo hace en un lenguaje coloquial, pletórico de optimismo y brío. Reciedumbre de la que ha hecho gala durante sus años de mandato en el Consistorio.

    No se ha desmoronado la alcaldesa, muy al contrario se ha mostrado entera y capaz, y son sus palabras, de “coger el toro por los cuernos”. Todo un carácter y toda una lección para que nadie arroje la toalla antes de tiempo y que luche como ella ha empezado a hacerlo sin vacilaciones e infundados temores, porque este tipo de cáncer se puede vencer y los ejemplos de ello son incontables.

    La alcaldesa García Mesa que actúa en el PSOE desde la mocedad gobierna el consistorio con mano firme, ha dado suficientes pruebas de ello. No es la primera vez que accedió al cargo, ya lo hizo años atrás, y después de dirigir la oposición consiguió de nuevo la vara de mando en los últimos comicios municipales. Se ha turnado en el cargo con Francisco Gómez (AIP) y son conocidos los rifirrafes entre ambos en los últimos tiempos, pero esa es otra cuestión que ahora no viene al caso.

    Tampoco toca hablar de las vicisitudes de la alcaldesa actual durante su mandato, en el que viene dando pruebas de política aguerrida, sino en su actitud firme y valiente de afrontar su enfermedad y comunicarla  al pueblo sin asomo de desaliento ni de tirar la toalla en sus funciones públicas.

   Merece ser aplaudida y dejar por sentado que en estas difíciles circunstancias es notorio que buena parte del pueblo está con ella y aboga por su pronto y total restablecimiento.

Foto: El Plural

 

 

Ver Post >
Antiguas fuentes malagueñas
José Becerra 05-10-2015 | 10:34 | 0

Fuentes de antaño en el interior de la provincia malagueña

¿Qué pueblo del interior de la provincia de Málaga no presumía de su fuente? ¿Cuál no deleitaba los oídos de los viandantes cercanos con el gorgoteo de su agua fresca y cantarina además de aliviar su sed? ¿Qué mujer no se acercó a ella, cántaro en ristre, para hacer provisión del liquido elemento y satisfacer las necesidades del hogar?

Pero se acrecentó la población y consecuentemente los conductos subterráneos llevaron el agua a todos los hogares: la fuente pública dejó de ser insustituible para solventar las necesidades del pueblo. Quedaron como reliquias antiguas los cántaros de barro que habían servido para transportarla y que tan decisivo papel desempeñaron durante siglos. Y el agua escaseó al compás del crecimiento urbano, y se hizo insalubre, acarreando la presencia simultánea de las botellas de plástico que acabaron por emponzoñar la Tierra: vinieron para quedarse definitivamente y acarrear problemas de contaminación insolubles.

En la comarca de Ronda, por la que me muevo con frecuencia y con la que no deseo romper mis lazos, solo quedan fuentes que son objeto casi de veneración, pero a las que ya no se acercan las mujeres con el cántaro ya en la cabeza, ya en el cuadril para hacer acopio del bendito y líquido elemento. En Ronda, La Fuente de los Ocho Caños, recuerda su antiguo esplendor en la calle Real: sus carcomidas piedras que enmarcan las rosetas que encuadran los escaños, data de los tiempos de Felipe V y no dejan de ser un testimonio fiel de la ciudad y de su pasada historia.

En Benaoján desapareció la fuente de la Plaza de la Iglesia (un desacierto evidente por parte de un regidor municipal que habría que lamentar) en aras de aumentar las plazas de aparcamientos. Una aberración. En las inmediaciones del pueblo desapareció el nacimiento-fuente de La Fresnadilla, un lugar idílico donde transcurrieron momentos agradables de mi mocedad incipiente merced a las aguas frías como cuchillos que de ella manaban.

En el vecino Montejaque,perdura, sin embargo y con buen juicio de los consistorios sucesivos,la Fuente de los Tres Caños, en cuyo frontal,en una cerámica ajada aparece una inscripción que habla por sí sola de su antigüedad conminando a la vecindad que haga mal uso de ella con la multa de “1 peseta”. En este municipio,que hace gala de enquistadas tradiciones, se celebra con asiduidad, el Juego de los Cántaros, en los que se reverdecen las idas y venidas a la fuente de las féminas del lugar con estos recipientes en la cabeza y sobre las caderas, haciendo alarde de fuerza y destreza.

Ya no se entona la pegadiza cancioncilla de jovenzuelos enamoradizos cuando escuchaban el alegre borboteo de la fontana del pueblo: “ Ya no va mi niña a la fuente, ya no no va, ya no se divierte…”. Sencillamente porque las fontanas fueron desaparecieron de la faz de los pueblos paulatinamente a remolque de los nuevos tiempos.

Fuentes cargadas de historias y recuerdos imperecederos: ¡ Cuántas citas en sus inmediaciones! ¡Cuántas correrías de niños en su torno! ¡ Cuántas idas y venidas en las noches calurosas del estío cuando los gaznates sedientos ansiaban el agua refrescante que tonificaba el cuerpo y además era gratis!

Las botellas de plástico invadieron el planeta, obviamente también llegaron a los pueblos dormidos al sol de la provincia de Málaga, emponzoñado el entorno. Ese es nuestro pesar ya inconmovible porque no hay vuelta atrás.

Los que ya peinamos calvos o nos quedamos sin pelambrera en la cabeza mantenemos en nuestras retinas la imagen del hontanar que animó nuestros días de la infancia y lo añoramos como un bien que se nos arrebató injusta y arbitrariamente. En silencio, contemplando el lugar que ocupara en su día el Pozo de la Ermita benaojana, sitio de mis esparcimientos infantiles, musito para m,is adentros los versos del poeta Gerardo Diego: “ Tiene nombre de mujer, aguas pura, cristalina, de maravillosa gota, es naturaleza y vida”.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.