La filosofía en horas bajas | La provincia a vuelapluma - Blog diariosur.es

Blogs

José Becerra

La provincia a vuelapluma

La filosofía en horas bajas

La filosofía en horas bajas

JOSÉ BECERRA

Cogito, ergo sum”, es la sentencia que Descartes,el acrisolado pensador francés del XVII acuña para dar a entender la verdad de que el pensar equivale a existir, dicho sea de manera simplificada, ya que su famosa primera obra Discurso del método era de mucha mayor enjundia.

Exactamente la tituló “Je pense, donc je suis”,que traducido al romance paladino viene a decir algo así como:” Pienso, luego existo”, que viene a ratificar el principio de la certidumbre de todo saber.

Profesores de todos los tipos de aulas han dado la voz de alerta, vienen haciéndolo desde mucho tiempo atrás, pero se intensifican en los últimos años a la vista de que en los planes de enseñanza a cualquier nivel en España rebajan o eliminan todo lo que tiene que ver con la filosofía. Craso error, pensamos los que nos educaron con el despliegue de esta asignatura a medida que avanzábamos en edad y dábamos el salto de la enseñanza media a la universitaria. Venía renquando y el ex ministro Wert le dio la puntilla años atrás.

Los que fuimos educados cuando se concedía a la asignatura de Filosofía igual o parecida atención que al resto de las disciplinas que componían el conjunto curricular de grado superior nos afanábamos en penetrar en el entresijo del pensar y el saber que destilaban los escritos de Aristóteles, filósofo que no dejó rabo por desollar en la transformación del pensamiento; de Sócrates, si deseábamos aprehender la fuerza de la retórica y la dialéctica; o Platón, que nos alumbró el entendimiento con sus convincentes y esclarecedores diálogos. Y dando un paso de gigante en el tiempo llegamos hasta Descartes, padre de la filosofía moderna congruente con las matemáticas y la física, para llegar, dejándonos a otros eximios pensadores en el camino hasta Sartre, el cual dejó por sentado que el ser consciente nos hace a los hombres distintos a las cosas, sin olvidar a Rousseau, que incide igual que Locke en el “contrato social”, que sustenta el poder del pueblo soberano,o a Montesquieu, máximo teórico de la división de poderes, la cual muchos políticos de ahora mismo ponen en solfa, para acabar en Adam Smith, quien profundizó en la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones.

La vida feliz y dichosa es el objeto único de toda la filosofía”. No lo digo yo, pobre de mí, sino Cicerón, otro filósofo insigne. Y si traemos a colación la voz de los padres de la Iglesia, hay que escuchar las autorizadas palabras del papa Benedicto XVI: “ Loimportante en una Universidad no es que asegure la preparación para una cierta profesión. Una Universidad es algo más que una escuela profesional, en la que aprendo física, sociología, química, pedagogía…. Es muy importante una buena formación profesional, pero si fuera sólo esto la universidad no sería más que un techo de escuelas profesionales diferentes. Una Universidad tiene que tener como fundamento la construcción de una interpretación válida de la existencia humana”. No hace falta decir que de sus palabras se desprende una profunda aceptación del estudio de las Humanidades y que la Filosofía juega un papel esencial en la formación última de quienes aspiran a entender el leit motiv de su existencia y las respuestas de buena parte de lo que nos incumbe y preocupa y que fue determinado por el pensamiento esclarecedor de los filósofos que se sucedieron en nuestro mundo y que la historia recoge con pelos y señales.

Un sitio donde hablamos de cosas de Málaga y la provincia

Sobre el autor

Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.


November 2015
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30