Se restituye el prestigio de los pepinos españoles denigrados | La provincia a vuelapluma - Blog diariosur.es

Blogs

José Becerra

La provincia a vuelapluma

Se restituye el prestigio de los pepinos españoles denigrados

 

Se restituye el prestigio de los pepinos españoles denigrados

JOSÉ BECERRA

¿Recuerdan ustedes la crisis del pepino? Han transcurrido más de cuatro años de que las  frauen alemanas huyeran en los mercados del pepino español como de un apestado, rechazo que se extendió aunque no con tanta virulencia que en el país germano, en España. Fue la ‘crisis del pepino’ que a punto estuvo de colapsar toda la producción hortofrutícola del país. En nuestro país, por fortuna, no hubo que lamentar víctimas, por la sencilla razón que nuestros pepinos eran saludables y totalmente comestibles. Pero viendo lo ocurrido en Alemania estuvimos un tanto con la mosca tras la oreja.

Es cosa sabida que los tribunales son lentos en sus resoluciones finales sea cual sea el asunto sobre el que deben dictaminar, también en otras latitudes, pero lo hacen, y el peso de la Ley cae inexorable sobre los culpables. Sobre los pepinos se entabló en el país germano una querella contra una empresa española exportadora porque el fruto, según se dijo, era portador de una bacteria intestinal que causó trastornos en la salud e incluso defunciones. Pero no fueron los pepinos españoles, orondos y salubres, los que provocaron la infección, sino unos brotes de soja que procedían de un país africano. Es lo que se afirma ahora, tras el pleito entablado por la firma española y a la que las autoridades sanitarias del gobierno de Hamburgo acaban de dar la razón.

Se restituye así el prestigio de esta hortaliza que es la cuarta en importancia de las que se cultivan en el mundo. Sus virtudes en la ingesta van desde la hidratación del cuerpo a los aportes de la mayor parte de las vitaminas que el cuerpo requiere cada día, pasando por su fácil digestión y las defensas que proporciona para hacer frente a la diabetes y al cáncer colorrectal.

Y, desde luego, por estas virtudes, destaca el pepino español, que nada tuvo que ver con los episodios funestos de Alemania años ha y que ahora desprestigian a las autoridades sanitarias alemanas, que se equivocaron de plano, pero que siguieron erre que erre aún a sabiendas del equívoco.

Viene este exordio  a cuento por el escándalo de Volkswaguen, el cual  no solo ha puesto contra las cuerdas a la imagen de la empresa automovilística  sino que salpica a toda la industria germana, que presumía de modélica. Ahora, esta que ha sido conocida como una grave enfermedad infecciosa, los perjudicados entre otros países, ha sido España, a cuyos paisanajes se les  vendió una mercancía averiada y altamente tóxica. Donde las dan las toman, con la salvedad que los pepinos españoles han sido reconocidos como inocentes del desaguisado de hace años, algo que no va a ocurrir con los coches importados defectuosos: sus fabricantes reconocen el engaño y se aprestan, de grado o por la fuerza, a resarcir del quebranto  a los miles de damnificados en España.

Temas

crisis, pepinos

Un sitio donde hablamos de cosas de Málaga y la provincia

Sobre el autor

Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.


November 2015
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30