img
Impuestos menos onerosos en Ronda
img
José Becerra | 18-11-2015 | 08:21

No deja de ser una agradable noticia para los rondeños: el Ayuntamiento ha decidido bajar algunos impuestos, esos que vacían implacablemente los bolsillos más raquíticos. Que puede ser una maniobra del Partido Popular para conseguir adeptos a su causa, pues bien venida sea, que no nos vamos a ensalzar en disquisiciones inoportunas y en buscarle tres pies al gato.

Con muy buen criterio, digno de alabanza, la alcaldesa de Ronda, María de la Paz Fernández, ha iniciado el camino que conducirá indefectiblemente para bien de los rondeños, a una bajada generalizada de impuestos que no ha tenido por menos que sorprender y satisfacer a la ciudadanía a la que ha pillado con el pie cambiado porque está imbuida de la certeza hasta ahora indubitable de que los tributos no bajan sino que crecen muy al pesar de todos.

Los partidos entre los que anda el juego de llevar a buen puerto los proyectos del Ayuntamiento, rompeolas olas éste de las preocupaciones de la ciudadanía, han estado de acuerdo con esta decisión de no aligerarnos los bolsillos en demasía, a excepción del PSOE, que se abstuvo de pronunciarse al respecto, o sea que no ha querido arrimar el hombro y sacó los pies del plato, o de la cazoleta, que decimos los serranos de pro. Allá ellos, que sus razones tendrán, aunque se nos escapan al común de la gente, a saber al de todo hijo de vecino.

Se van a tocar a la baja entre otros el impuesto de Bienes Inmuebles (IBI, para el común de los mortales que lo padecemos) y que puede ahorrarnos alrededor de 40 euros a cada familia, algo que es de agradecer, a tenor de cómo están rodandos las cosas para los hogares con exiguas entradas, ya sea por el paro que nos abate, ya por los trabajos de escasa remuneración a los que muchos se ven obligados a sujetarse como quien lo hace a un clavo ardiendo.

También será objeto de bajada otra gabela a todas luces injusta y por ello muy contestada en Andalucía,única región en la que sus dirigentes políticos se obstinan en que permanezca contra contra viento y marea para disgustos de los ciudadanos, es la de sucesiones. Tenemos los andaluces para nuestra desgracia a este tributo oneroso en lugar preeminente dentro de los cuadros de las administraciones públicas. Por él pagamos más que en cualquier otro lugar de España. Tanto es así que ante la imposibilidad de satisfacerlo muchos herederos de haciendas patrimoniales vienen optando a su renuncia: entregan sus bienes heredados (una casa, en el caso más generalizado, por la que cotizaron la tira de años) al ayuntamiento de turno para levantar la deuda. En otras palabras se le exige una liquidación que está muy por encima de la herencia que en justicia le corresponde.

¿Habrase visto tamaño despropósito? Este exacción indiscriminada que cabría desterrar porque es un oprobio a los que menos tienen no existe ni siquiera en Madrid o si existe es de muy escasa cuantía, algo que ocurre en otras regiones. Razón por la cual hay quien se empadrona en ellas, eludiendo así una carga más que onerosa.

Y a todo esto qué dice la ínclita Susana Diaz, cabeza visible y rectora de la Junta de Andalucía? Pues nada de nada, silencio sepulcral al respecto. Lo que no dice ella sí lo afirman algunos de sus consejeros es que si se suprime este tributo el Gobierno central tendrá que recompensarle por las pérdidas. O sea, que se echan balones fuera con desparpajo.

En Ronda, las cosas se han empezado a ver de distinta manera. Se habla de una bajada de impuestos y tasas histórica en la ciudad. Bienvenida sea la decisión del Ayuntamiento, el cual,en esta ocasión nada contra corriente.Que cunda el ejemplo en el resto de los ayuntamientos de la provincia y, naturalmente, en el  de Málaga capital.

 Foto: Alcaldesa de Ronda.Diario SUR

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.