img
Fecha: January, 2016
Situación política errática
José Becerra 29-01-2016 | 10:10 | 0

 

 

JOSÉ BECERRA

 

La situación política del país va de mal en peor. Es algo que se masculla en la calle, también en las de los pueblos de  la provincia malagueña, como no podía ser de otra manera.Una evidencia que no necesita demostración: el enfado con los que deberían preocuparse del bienestar del ciudadano y salvaguardar sus derechos y prerrogativas crece por momentos; no hacen sino tirarse los trastos a la cabeza o protagonizar acciones vergonzantes. Una lucha despiadada para conseguir el poder a toda costa es lo que subleva al españolito de calle que muy para sus adentros o viva voz clama inútilmente aquello de “qué hemos hecho para merecer esto”.

    Rajoy se aferra al poder desesperadamente pese a que sus ofertas a Pedro Sánchez no consiguen sino un “no” rotundo y continuado. No hay manera de conseguir el beneplácito del socialista, pese a las reiteradas amonestaciones de los barones del partido que abogan por un entendimiento. Mucho es de temer que ante esta situación  el presidente en funciones tenga que hacer mutis por el foro. Y otro tanto podría ocurrir con el líder socialista si se mantiene en sus treces de tender los  brazos a Podemos y, por lo mismo a   los independentistas catalanes. Nadie da su brazo a torcer, y mucho menos las huestes de Podemos, ahora encolerizados por su colocación en el “gallinero” del Congreso.

   Lo cierto es que a los populares las cosas no le están viniendo bien. En un momento tan  álgido para el partido  se destapa la pestilente trama de  corrupción descubierta ahora en la Comunidad valenciana y que les salpica, ¡y de qué manera! Si  difícil lo tenía Rajoy más lo va a tener por los últimas circunstancias acaecidas. Se sabe que incluso en su ámbito familiar ha tenido que escuchar recomendaciones de que tire la toalla y dé un paso atrás sabedores de ha cumplido con creces su misión y que, con muy buen tino, deja una España muy diferente a la que  en su día encontró en lo económico y en lo social por mucho que se aferren en afirmar lo contrario sus detractores.

   Señores políticos, tienen que saber que la ciudadanía se impacienta, que es perentorio que se forma ya un Gobierno estable, que no valen más componendas ni subterfugios porque nos estamos jugando el futuro. Allende fronteras nos miran con recelos porque los titubeos que experimentan nuestros políticos no son los más adecuados para que las inversiones  sigan fluyendo. Y en interior, las empresas generadoras de puestos de trabajo, dudan a la hora de emprender nuevas transacciones que pongan en riesgo su dinero, lo que inevitablemente juega en nuestra contra.

 

Ver Post >
El profesor José María Becerra Hiraldo y Benaoján
José Becerra 26-01-2016 | 10:15 | 0

El profesor José María Becerra Hiraldo y Benaoján

 

 

 

Nunca que se sepa el Ayuntamiento de Benaoján ha nombrado a un nativo del pueblo Hijo Predilecto. No es que no haya nacido en este pintoresco pueblo de la provincia de Málaga nadie al que le quepa el honor de tamaña distinción. “Haberlos  haylos”. 

   A uno  de ellos  se refieren   estas líneas, que no tienen otro motivo que realzar la personalidad de alguien que sin duda da lustre a esta localidad de la Serranía de Ronda. La alcaldesa, Soraya García, siempre atenta a cualquier movimiento social cultural y humano que tenga como referencia al pueblo seguro que no encontrará cortapisas para promover esta deferencia con alguien que vio las primeras luces en Benaoján pero que hoy por hoy es motivo de orgullo para la  Universidad de Granada, a cuyo  elenco de profesores y catedráticos de prestigio pertenece.

   Siempre se asocia el pueblo de Benaoján, eterno guardián del Guadiaro, cuyas aguas lamen sus tierras de fecundas huertas, y que se extiende perezoso  a la sombra de sierras abruptas y picos insalvables, con gente emprendedora capaz de salvar las limitaciones que el terreno y el hábitat ofrecen. Aquí hubo hombres decididos que pusieron en pie numerosas fábricas de embutidos, cuyos productos se elaboraron, y se siguen elaborando con envíos a  media España. Esta es la tierra de emprendedores que no amilanaron ante la pobreza del terruño y levantaron una industria que fue asombro y envidia de otras regiones.

   Antes, milenios atrás, otros pobladores de su entorno, dejaron muestra de su paso por ella, y  en cuevas tenebrosas idóneas como escondrijos dejaron muestras de un arte incipiente que habría de acaparar la atención de preclaros estudiosos del pasado, maravillados por las realizaciones pictóricas que supieron plasmar en las paredes rocosas de su interior, un imponente mundo de silencio y sombras. Con ellos había nacido el arte prehistórico de la zona que maravilló a hombres de ciencias y antropólogos de prestigio cuya enumeración sería tediosa.

   Pero Benaoján, en fechas más recientes también fue cuna de hombres que hicieron gala de sus conocimientos  más conspicuo y descollaron en el mundo de las ciencias, la historia y la cultura. Uno de estos personajes responde al nombre de José María y ostenta los apellidos de Becerra Hiraldo. Hijo de un modesto pero honrado cartero de pueblo y de no menos modesta madre oriunda del pueblo vecino de Montejaque, supo erigirse con el paso del tiempo en alguien imprescindible para el conocimiento de figuras egregia de autores del habla hispano y del mundo de la lengua y la literatura de nuestro espléndido Siglo de Oro.

   Los pueblos, los pequeños pueblos de la geografía andaluza se distinguen entre sí por la peculiaridad paisajística, orográfica o costumbrista de cada uno. Pueden parecer que responden todos al mismo patrón descriptivo, pero si ahondamos un poco en su idiosincrasia observaremos diferencias fundamentales. Esta es la razón de que existan rivalidades entre ellos y hasta pugnas que, sin embargo, no ocasionan que, por lo general, la sangre llegue al río. Existen así formas de vida diferentes de la  vecindad: los hay industriosos, apegados al terruño y, por ende, al trabajo campesino. Los festejos se celebran en honor de una advocación distinta del santoral, y el habla, con ser compartido por todos los que conviven en la misma comarca, no deja de ser desigual en muchos aspectos: léxico, tono, pronunciación, deje o modismos.

  De esto último sabe mucho José María Becerra, catedrático y profesor de Lengua Española de la Universidad de Granada,  quien ha dedicado luengas etapas de su vida al estudio de la manera de hablar culta y vulgar del español de nuestros días (además de a exhaustivas investigaciones sobre algunas figuras claves de la literatura castellana del siglo  XVI, trabajos de investigación de los que hablaremos enseguida).

   Decía más arriba que los pueblos, sin renunciar a la  semejanza  en muchos aspectos entre sí, ofrecen divergencia a tenor de atributos que les son tan propios como irrenunciables. Y no solo en los aspectos físicos y culturales sino de los que convergen en las personas que los forman. Presumen, como pudieran hacerlo de la vastedad de sus sierras intrincadas, o del blanco impoluto de las fachadas del caserío, o de la iglesita venerada de airosa torre que se levanta sobre las  oscuras tejas moriscas del caserío y llama a la oración, a la fiesta o al duelo. También se ufanan  de las personas oriundas que alcanzaron nombradía en el ejercicio de su profesión o que descollaron en el campo de las letras, la ingeniería, la medicina o la abogacía. O en el de la enseñanza y la investigación como en el  caso que nos ocupa.

   José María es un referente ilustre en la Universidad de Granada( creo que  no me equivoco en afirmar que también en otras de España),  en cuyas aulas viene dando clases  magistrales de Lengua y Literatura  Española, antes como licenciado y ahora en calidad de doctor en Filosofía y Letras, sección de Filología  Románica, título que obtuvo en 1977 con la calificación de “sobresaliente cum laude”, máxima aspiración de un estudioso de la materia que ha ocupado buena parte de su vida profesional y  académica.

   La carrera docente e investigadora de este benaojano esclarecido resulta apabullante. La relación de sus méritos es requeriría innumerables páginas y aún con ellas quedarían flecos de su saber desperdigados imposibles de abarcar en una cronología tan extensa como admirable.

   El “cursus honorum”, que se decía de las magistraturas romanas  en lo que tocaba a la carrera política, si lo aplicamos a su actividad docente sería interminable, todas con el denominador común de la Lengua Española o la Lexicología, Semántica y Lexicografía del español:

   ¿Y qué decir de su actividad investigadora, campo en el que en la Universidad de Granada ha brillado con luz propia? Sólo un vocablo se me ocurre: deslumbrante. Brillaron a gran altura las tesinas y tesis elaboradas por alumnos en cuyas presentaciones fue ponente, y de ello hay constancia escrita y admitida.

   Pero hay una faceta de José María  que resulta particularmente interesante: la de autor de libros que han servido para crear en su torno una aureola de autoridad y sapiencia ganada a pulso. Su libro Las obras latinas literarias de Fray Luís de León en el que desvela que este importante escritor del Renacimiento español no sólo se ocupó de plasmar su obra en latín sino que abrazó el castellano en muchas ocasiones y, a veces,  con disquisiciones en contra del stablishmenteclesiástico imperante.

   El trabajo del erudito oriundo  del pueblo del valle del Guadiaro significó un  antes y un después en lo  que se ha venido publicando sobre el autor  del Beatus Ille horaciano o canto a la vida retirada del  conquense egregio. Esta obra tuvo una segunda parte (Obra mística de Fray Luís de León) que incluye una concienzuda traducción del Cantar que mereció elogios de destacados analistas, amén de nuevos planteamientos de la obra primigenia.

   Pero no acaban ahí sus méritos, justamente reconocidos: los trabajos publicados en revistas y publicaciones  relativos a la Lengua Española, su historia y lo que entran de lleno en la lexicografía y lexicologia del español. Sin olvidar los que abarcan la enseñanza del castellano, ya sean los salidos de la agudeza, perspicacia y rigor propios o en colaboración con otros destacados docentes de la Universidad de Granada, se cuentan por centenares.  La bibliografía de sus obras y escritos son   constantemente utilizadas como estudio de referencia en textos de otros autores de la disciplina.

  Resultan desbordantes los seminarios, comunicaciones, ponencias en Congresos y cursos impartidos: actividades imposibles de abarcar por su extensión. Igualmente cuantiosas son las becas, ayudas y premios recibidos tanto en universidades españolas de rango como en otras allende fronteras (entre las que figuran en el ranking de las 500 más importantes del mundo.

     Pocos de los nacidos en Benaoján (Málaga) y la  comarca de Ronda brillan a la altura de José María en el mundo de la intellentgsia por sus trabajos que ponen en juego  mente  y creatividad. Nadie mejor que él para merecer el nombramiento de “hijo predilecto”, si es que lo acepta,  que la modestia y la humildad es otro de los atributos que adornan su persona. De casta le viene al galgo…

Ver Post >
Osadía de Iglesias y sensatez de Rajoy
José Becerra 23-01-2016 | 10:46 | 0

 

Osadía de Iglesias y sensatez de Rajoy

¡Acabáramos! Ya sabemos las intenciones de Pablo Iglesias, el indiscutible de Podemos. El mismo que declaraba en voz en grito que su partido solo buscaba el cambio y el bienestar de los desheredados de la fortuna y que no entraba en sus planes pelearse por ocupar sillones o pisar moqueta. Por la boca muere el pez, que dicen los sapientes y pacientes lugareños del lugar, del mío (la Serranía) y el de ustedes, presumo.  Tras la visita al rey Felipe VI, sin guardar las formas elementales de cortesía y respeto a la primera autoridad del país –camisa remangada y pantalones tejanos – y  tras un saludo en un tono coloquial inadmisible – lo que vino a decir es que aboga por la presidencia del Gobierno para Pedro Sánchez, pero que deberá contar con él para ostentar la vicepresidencia; eso, y la concesión de no menos ¡ 6 ministerios, 6 ¡, de las más variadas índoles. Por pedir que no quede… Al fin se quitó la careta, y el que despotricaba de la “casta” quiere entrar en ella con todos los honores, acatando el procedimiento que parecía aborrecer.

    Difícil lo van a tener los socialistas si acceden a las peticiones de Iglesias para que puedan desalojar a Rajoy de la Moncloa y que pueda Sánchez instalarse en la sede presidencial. Ya se oyen voces de los barones, los cuales se están llevando las manos a la cabeza considerando tamaña insensatez, que habría de redundar nefastamente en el partido.

   Ya era hora de que se supiera de qué pie cojea cada uno de los que ahora pululan por la política española y el enrevesado panorama que nos dejó la última consulta electoral, la cual parece haber iniciado un camino insospechado hasta ahora con la negativa de Rajoy de presentarse a la investidura con una sensatez que no deja de ser meritoria.

Rajoy no ve probable su investidura en primera instancia y pospone su aspiración. ¡ A ver cómo te las arreglas!,parece decir a su contrincante.No está mal recordar que, en vista de lo sucedido, Pedro Sánchez advirtió sin tapujos que jamás aceptaría el apoyo de los populistas y causa ahora estupor que le haya abierto los brazos a Podemos. Ahí están las hemerotecas para comprobarlo. Ahora la pelota está en el tejado de los socialistas, ya veremos  si se quiere  estabilidad  y alejar la incertidumbre que a muchos nos desasosiega   o entregarse en los brazos de quienes nos conducirían a una situación muy difícil de prever. Estamos ante una contingencia histórica que es de esperar no nos explote en las manos.

Ver Post >
Futuro incierto
José Becerra 21-01-2016 | 10:00 | 0

Resultado de imagen de imagenes del congreso de los diputados, diariosur

Futuro incierto

Me refiero en el plano político a unas elecciones anticipadas, algo que tiene todos los visos de que así suceda. Aludo al sudoku que se se nos ha planteado a los españolitos de calle tras la elecciones del 20D en la que no se puede decir que hemos estado muy acertados por mucho que se diga eso de que el pueblo no se equivoca y que el resultado obtenido obedece a la necesidad de un pluralismo político visto el anquilosamiento pertinaz que algunos ven en lo que venía sucediendo hasta ahora.

¿Hacía dónde nos llevan las circunstancias políticas en las que nos movemos? Nunca hasta estos días desde que en el país afloró la democracia por obra y gracia de un consenso entre partidos de uno y otro signo con líderes como Suárez, Fraga, Dolores Ibárruri o Santiago Carrillo,entre otros, imbuidos del más estricto sentido de Estado que hicieron posible con altura de miras la llamada Transición Española que culminó con la promulgación de la Constitución de 1978, nos habíamos encontrado con un panorama tan desolador en España.

No se vislumbran entendimientos para afrontar con un mínimo de éxito los retos que se nos presentan,entre otros el de la disidencia de Cataluña que ha ascendido un grado más después de la investidura del nuevo presidente de la Generalitat. Carles Puigdemont (CDC), que llega con sobradas ínfulas al poder.

A los líderes de las cuatro formaciones políticas encumbradas por los votos de los ciudadanos en la última consulta electoral se les llena la boca con expresiones altisonantes tales como unidad, legalidad, cambio, pluralidad, talante reformista… Pero ninguno da su brazo a torcer y se anda al degüello para que ninguno de sus oponentes se erija presidente del Gobierno. PP y PSOE andan a la gresca y se muestran irreconciliables y Podemos trata de pescar en las aguas revueltas en las que las anteriores partidos se encenagan. Mientras C´s se muestra prudente en la espera de los acontecimientos para apoyar con buen criterio a la fuerza que más votos cosechó en su día en comparación de los obtenidos por las restantes formaciones; sabe que unas nuevas elecciones irían en su contra. Repetición de la consulta electoral que exigiría 100 millones, millón más,millón menos, y la nueva movilización de 800.000 personas, dicho sea de paso.¿Podemos permitírnoslo? Mucho es de temer que no dado la deficiencias de las arcas del Estado, aparte que sería la primera vez que esto ocurriera en el ámbito democrático de los últimos 40 años. Reflejo fiel del desmadre existente en el ámbito político, resultado de las elecciones que no garantizan la viabilidad de un Gobierno estable que venga a poner sosiego en buena parte de la ciudadanía, lo vimos en la tumultuosa primera sesión del Congreso convertida en un vodevil kafkiano: juramentos extraños y estentóreos, rastas, declaraciones insólitas en los pasillos, y no menos escenas pintorescas como la alma máter, o “madre nutricia” en lenguaje paladino, alimentado a su bebé en la bancada, que ha dado que hablar y mucho por lo insólito que unos momentos solemnes reclamaban.

Malos vientos corren para esta España nuestra,cuyos líderes políticos anda dando palos de ciegos sin saber a ciencia cierta hacia dónde van. Se proponen alianzas tan multiformes como descabelladas que no tendrían por menos que crear desconcierto e inestabilidad y propensas a hacer retroceder las inversiones, decapitar las reformas llevadas a cabo con buen criterio y que catapultarían los capitales que buscarían otros escenarios más halagüeños, además de que unos tipos de interés en alza que elevarían la Deuda Pública, tan vulnerable ella, a límites insospechados.´

La tardanza de formar un Gobierno capaz de hacer frente a los retos que se nos presentan es un hándicap que habríamos de lamentar si todos estos rifirrafes no llegan a buen puerto.

Ver Post >
Aceituneros furtivos
José Becerra 18-01-2016 | 10:00 | 0

 

 

Aceituneros furtivos

Furtivos, que no altivos,como cantaba  Miguel Hernández:  “Decidme en el alma:¿quién / quién levantó los  olivos?/ No los levantó la nada,/ ni el dinero, ni el señor/ sino la tierra callada/ el trabajo y el sudor…” No, no parece que que los ladrones furtivos tengan en cuenta los versos del eximio poeta alicantino.

Robos masivos de aceituna se vienen denunciando en la provincia. Los amigos de  lo ajeno que aprovechan la noche para la fechoría y los sufren olivareros de los distintos pueblos de la provincia.

Enla Serraníade Ronda, con no poco gracejo, llaman “luneros” a los que aprovechan las sombras de la noche y el liviano fulgor dela Lunapara hacerse furtivamente con unos pocos kilos de aceitunas de verdeo, suficientes para el agasajo de la casa; a saber, disponer del fruto del olivo para partirlas, aderezarlas con tomillo, sal, ajos y vinagre y, depositada en tinaja, recurrir a ellas para complementar las comidas durante algunos meses.

Son las aceitunas “luneras”. Se recogen, pues, a media noche, sin  testigos de vista; se llenan las bolsas en la finca del vecino con toda la celeridad que permite el  oficio – son los serranos duchos en este quehacer-, regresando con sigilo al pueblo una vez consumado el hurto.

Casi nadie, no obstante, lo considera como tal y casi ningún propietario de olivar echa cuenta con estos robos, que ya son tradicionales, pero que por insignificantes no causan el mayor quebranto económico y todo lo más que se llega es proferir alguna que otra maldición, y las más de las veces, un comentario jocoso.

Ahora, por lo visto, gente de allende fronteras, se dedica a gran escala al robo de aceitunas pero a gran escala en la zona de Antequera y Achidona y Campillo. Estála Guardia Civiltras las huellas de grupos organizados que arramblan no con unos pocos puñados  de aceitunas para el condumio hogareño, sino de miles de kilos para venderlo bajo precio y con pingüe ganancia  en el mercado negro.

No se conforman estos con saquear los olivos “cenicientos y eternos” sino que aprovechan los montones del fruto, ya sea en el campo o en la almazara para cargar con ellos sus furgonetas.

Nada que ver con los “luneros” serranos. Los  que saltaban una valla de pitas para llenar una talega y tener con qué comerse el gazpacho caliente algunos días. Con estos se ha hecho siempre la vista gorda. Contra los que roban y mercadean como ahora habrá que estar bien atentos.

Las aceitunas “luneras” perdieron el carácter chocarrero de antaño; de su condición, incluso, se hacía pública proclama. De las de ahora hay que hablar con la severidad que alude a lo delictivo sin reservas.

Foto: Infojardín.com

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.