img
Fecha: February, 2016
Montejaque, cántaros y gastronomía
José Becerra 28-02-2016 | 10:31 | 0

Montejaque,  cántaros y  gastronomía
JOSÉ BECERRA


Este singular pueblo celebra el próximo día 29, con motivo del Día de Andalucía, su tradicional Juego de los cántaros. Un motivo para dejarse caer por este rincón de la provincia de Málaga, siempre atrayente y evocador, para presenciar lo que es ya es una enquistada y divertida costumbre que viene llamando poderosamente la atención en los últimos tiempos.
  Montejaque, fronterizo entre la comarca de Ronda y la gaditana Sierra de Grazalema, mira al valle del Guadiaro desde el pie de los roquedales del Hacho bebiendo los vientos norteños que hasta las casas llegan resbalando por el espolón vertical de Tavizna, mole piramidal que le sirve, en la lejanía, de peñascoso telón de fondo. Las casas, con el blanco impoluto de la cal, llegan hasta las estribaciones de las sierras de Montalate y Juan Diego, y en general, todo el pueblo parece cobijarse entre peñascos.

   No se contempla Montejaque hasta que no se avizoran sus primeras casas; de ahí el nombre ´Montexaquez”, de raíces árabes, que significa `montaña perdida”. Tal vez por estas razones la brisa nocturna, que en la Serranía suele descolgarse de los altos picos, alivia los rigores del día y hace sumamente agradable la permanencia en la plaza pública. Una plaza que es testigo fiel de los acontecimientos que se suceden a lo largo del año, como las fiestas patronales que se celebran ahora en torno al 15 de agosto, en honor de la milagrosa Virgen de la Concepción. Milagrosa porque detuvo una virulenta epidemia, cuya extinción originó una tradicional romería en la ermita de las Escarigüelas, con total vigencia en nuestros días. Y, además, es conocida la plaza por el Juego del Cántaro, costumbre rescatada del acervo cultural y popular del pueblo, la cual “ no parece haber tendido parangón en la provincia”, según afirmación generalizada.

   Con “El Juego del Cántaro” se reverdece  la costumbre que tenían las mujeres del lugar de ir a la fuente pública – una fuente que aún conserva los viejos caños de fresca agua – a recoger el líquido elemento en la época en que éste no llegaba a las casas. Se acercaban a la fuente hasta con tres cántaros que llevaban uno sobre la cabeza descansando sobre un rodete y los dos restantes sobre el cuadril. Tan frecuente era esta imagen que llegó a ser como la seña de identidad del mujerío local que no se arredraba ante el esfuerzo físico ni por los más penosos trabajos.

 Pero los cántaros son ahora motivos de divertimiento y atracción turística, sobre todo en los días de Carnaval. Se forman equipos de seis o tantas personas como cántaros haya disponibles en el juego. Se marca el centro de la plaza con una gran cruz y alrededor de éste se forma un círculo con las participantes. Se lanza el cántaro lleno de agua unas a otras y si éste no se rompe, se amplían los círculos concéntricos haciendo que cada vez el juego sea más complicado. Paulatinamente se van eliminando a las que el cántaro se les hace añicos antes de llegarles a las manos.

   Al hablar de los platos de Montejaque se impone la selección “que viene de muy antiguo” como nos decía tiempo atrás María Hidalgo, funcionaria del Ayuntamiento y que no es otra que la del guiso de patas de cerdo, como remembranza de la tradición chacinera; los embutidos, las tortas de chicharrones (residuo muy frito que queda después de derretirse la manteca de los trozos de piel del cerdo, convenientemente mezclados con masa de pan, azúcar y zumo y ralladura de cítricos y canela); “y los molletes artesanales, junto a las bebidas, como la mistela, que antes era obligada en las amonestaciones y en las bodas y que consiste en una perfecta conjunción de anís seco, azúcar, matalahuga y yerbas aromáticas”.

 Para postres obligado acabar mencionado las mermeladas que “Al- Jaque” elabora y de las que podrán hacer provisión los ocasionales visitantes, con la seguridad de que se llevarán a su casa un manjar sorprendente tanto por su exquisitez como por su rareza. “ Además de las tradicionales mermeladas por todos conocidas, elaboramos las de cebolla, berenjena y tomate, de las que creemos no tienen paralelo en ningún lugar”, nos dice una de las tres operarias de la singular fábrica artesanal que endulza el paladar de media Andalucía.

 ¿Pero cuáles son los atractivos del pueblo, aparte del más innegable, que radica en el núcleo poblacional? Son casas que respetan la tradición arquitectónica popular, algunas con fachadas blasonadas como el hotelito de Mañara, residencia que fue de Don Miguel de Mañara, aventurero y señor de rancio abolengo, en cuya figura y hazañas muchos autores creen ver la fuente de inspiración para el Don Juan Tenorio de Zorilla.

  Hay que salir al entorno y llegarse, entrando por la vieja y estrecha vía que sale de Ronda a Sevilla, al poso de cruzar el alcornocal de Bogas Bajas, al embalse o mal llamado”pantano” de Montejaque. Es ésta una obra tan colosal como inútil levantada en tiempos de la dictadura de Primo Rivero para detener las aguas del río Gaudares. No se consiguieron domeñarlas por las filtraciones del terreno arcilloso, y el caudal corre libre por la hendidura del Hundidero, hasta desembocar en el Charco Azul de la cueva del Gato, en Benaoján. Un paisaje insólito, montaraz y misterioso por el tajo que abre las entrañas de la tierra, pero no exento de encanto por la fascinación de la cueva, negada para aquellos que no sean expertos en espeluncas y curtidos en el riesgo y la aventura.

Foto.Málaga.es

Ver Post >
PSOE y Ciudadanos contra las diputaciones
José Becerra 25-02-2016 | 5:47 | 0

 

PSOE y Ciudadanos contra  las diputaciones

Malos vientos soplan para las diputaciones si Pedro Sánchez se hace con el mando del Gobierno aupado en parte por Ciudadanos. ¡Hay pacto!, parece que han gritado ambos líderes después de firmar el acta que lo ratifica. Y lo hacen, a simple vista, como si ya hubiesen coronado con éxito el arduo empeño de llegar a una investidura, sin tener en cuenta que el propósito puede naufragar a poco que  los otros partidos en lisa se muestren remisos a apoyar sus propuestas, algo que se nos antoja más que probable.

   Albert Rivera, que no sabemos muy bien a qué juega cuando no hace mucho dijo que no transigiría con los postulados de Mariano Rajoy ni tampoco con los de Pedro Sánchez, a quienes volvía las espaldas con displicencia, ahora acaba de dar el “ sí “ categórico al segundo, si bien haciendo valer sus imposiciones  inexcusables; a saber, reforma exprés de la Constitución, limitación de los aforamientos y permanencia del presidente solo 8 años, entre otras de novísimo cuño, destacando la de la supresión de las diputaciones, ésta última viniendo a concitar objeciones incluso entre las filas de los socialistas, caso de Susana Díaz, cuyo Gobierno se opone rotundamente a esta medida. No digamos el Partido Popular que ha saltado a la palestra para rechazarla de plano.

   La supresión de las diputaciones es como una carga explosiva en la línea de flotación de un barco, que son cada uno de los pueblos de menos de 20.000 habitantes que la padecerían. Ya se había amagado antes –el PSOE en el Gobierno – con borrarlas del mapa, pero por descabellada esa medida no llegó a cuajar de ninguna forma. Solo hay que escuchar a los alcaldes de pueblos de escasa entidad poblacional, como los de la Serranía de Ronda, que son los que tengo más a mano. Muestran su total desacuerdo con la medida, la cual de llevarse a cabo acarrearía problemas insolubles convirtiéndolos en un marasmo al carecer de propios medios para solventar problemas tales como la electrificación, la reparación de carreteras, o la construcción de zonas de esparcimiento y solaz como campos de fútbol o piscinas, entre otras urgencias que vengan a solventar la cohesión territorial equiparando el derecho que ostentan los habitantes de poblaciones de mayor enjundia.

  Se dice que serían sustituidas por un Consejo Provincial de Alcaldes, que vendría a ser lo mismo solo que con el nombre cambiado, y está por ver la eficacia que podría reportar, aparte que cada uno de los primeros ediles vendrían a arrimar el ascua a su sardina y “el que venga atrás que arree”, que dicen con propiedad por estos lares. Los más espabilados podrían llevarse el bocado más sustancioso de los caudales que se otorguen desde instancias superiores del Estado.

   Las diputaciones datan desde 200 años atrás y siempre se ha  venido mostrando eficaces en su cometido. Que hay que someterlas a reformas, pues bien venidas sean. Pero de ahí a tacharlas de un plumazo hay un gran trecho. A este tenor, el presidente de la Diputación de Málaga  ha sido contundente:” Los implicados, o bien no viven en un pueblo pequeño o bien no saben lo que hacen realmente las diputaciones”. Naturalmente, se refería a Sánchez y a Rivera. Más razón que un santo, oiga.

Ver Post >
Otro parón para la pasarela del Tajo
José Becerra 22-02-2016 | 10:23 | 0

Otro parón para la pasarela del Tajo

Es como si la Junta de Andalucía le tuviese declarada la guerra a Ronda. No hay forma de que acepte un plan de la ciudad sin que haya de por medio cortapisas y demoras, cuando no se tumbe sine die sin más o pocas explicaciones al respecto. Está costando Dios y ayuda para que el nuevo hospital abra sus puertas después de interminables esperas y ahora le toca el turno de las tardanzas y negativas sistemáticas a la realización de la Pasarela del Tajo, un proyecto ambicioso que vendría a potenciar el turismo de la ciudad permitiendo un atractivo paso por ese emblemático monumento natural y preclara referencia del pueblo rondeño y que concluyó simbolizando a la ciudad. Es lo que piensan en su mayor parte los rondeños, soliviantados por la espera.

El Consistorion anda de cabeza ya que al exigir el Gobierno andaluz un Plan Director del Proyecto – ¡ a buenas horas, mangas verdes! – no solo va a someterlo a una larga espera sino que le obligará a devolver los 350.000 euros a la Diputación Provincial por no haberse cumplimentado en la fecha acordada, a saber, en octubre próximo. Es lo que se llama poner por parte de la Junta el “pie en el cuello”, que es lo que solemos decir en la Serranía cuando algo nos obliga a cumplir un acuerdo en una fecha y sin posibilidad de remisión o tardanza.

Como se ha recalcado por parte de la Concejalía de Obras las dilaciones para la realización del Plan el procedimiento administrativo ha sido lento y renuente y los ciudadanos de calle nos preguntamos si las cosas no habrían ido por distintos derroteros si en en lugar de regir el gobierno municipal el Partido Popular lo hubiese hecho el PSOE. Es de común creencia que en este último caso el anhelado proyecto ya habría tomado carta de naturaleza y su ejecución no hubiese sufrido la tardanza a la que ahora se ve sometido.

De cualquier forma quienes promovieron la pasarela formularon su decisión de que no quede en puro humo, lo que no hace sino reflejar la opinión de muchos rondeños que hacen suya la propuesta ya que no puede sino redundar en beneficio de Ronda y acrecentar su valor como destino turístico de relevancia en la provincia de Málaga y la región. Debería tomar buena nota la Junta de Andalucía: no se cejará en el empeño.

Pero he aquí que cuando se tenía hilvanado este escrito salta a la palestra la delegada cultural de la Junta, Monsalud Bautista, acusando al Consistorio de que la tardanza en la realización del mencionado proyecto se debe al tardío envío de la documentación requerida al respecto. Nada menos que un año han estado esperando noticias de Ronda sobre esta cuestión. A quiénes creer entonces.¿Chi lo sa?, que dijo aquél. Unos por otros y la casa sin barrer, que decimos los rondeños y serranos no sin sorna.

Foto:Ronda Travel

Ver Post >
El caos en el PP se refleja en la provincia
José Becerra 19-02-2016 | 1:55 | 0

El caos en el PP se refleja en la provincia

Tras las últimos comicios municipales que dejaron a muchos de los ayuntamientos malagueños en una manifiesta inestabilidad y gobiernos en precario con clara dependencia en los pactos, ahora a remolque o permaneciendo en la onda de los nuevos casos de corrupción del PP destapados en Valencia y Madrid, este partido atraviesa una borrascosa situación que ha repercutido en los municipios de la provincia,en los que gobernaban en minoría con el apoyo de otras formaciones políticas.

Es el caso de Ronda en donde los partidos en la oposición del Consistorio velan sus armas para, en una moción de censura, medir sus fuerzas con el PP, que bajo el mandato de Maria de la Paz Fernández lo gobierna desde en minoría desde las elecciones municipales del pasado mayo. La presentación de una moción de censura por parte de un tripartito formado por PSOE, PA e IU se está fraguando y no en la sombra precisamente para desbancar a la actual regidora más temprano que tarde.

El PP nacional está viviendo horas bajas no solo por su frustrante resultado que les depararon las urnas en las generales sino por los casos de corrupción que se vienen sucediendo en sus filas recientemente. Lo tiene muy difícil por no decir imposible que su líder indiscutible Mariano Rajoy logre la investidura para seguir como inquilino con todos los honores en la Moncloa ya que negros nubarrones se ciernen sobre su partido. Pero no por eso arroja la toalla, sino que con una firmeza digna de encomio espera superar la difícil tesitura en la que se encuentra.

Tampoco Fernández da por perdida la alcaldía rondeña y ofrece un acuerdo programático a Izquierda Unida tratando de soslayar el peligro a ser desbancada por sus oponentes. IU da largas a sus proposición, con lo cual todo está en el aire.

Pactos inminentes, rumores, postureos y posiciones encontradas; a saber, un calco de lo que viene sucediendo en las altas esferas de la política nacional. Y el ciudadano que mira atónito los acontecimientos y hace cábalas sobre lo que terminará sucediendo, un tanto aburrido y, todo hay que decirlo, un mucho desconcertado por tantos tejemanejes de nuestros políticos, los más cercanos y los más alejados.

Fotoi:Turismo de Ronda

Ver Post >
Nostalgia del brasero de picón
José Becerra 16-02-2016 | 11:02 | 0

Tiritamos de frío en Málaga.  Extendió su manto blanco la nieve por los penachos inaccesibles de las sierras y en las calles apresuramos el al paso en busca del calorcillo del hogar. Aquí respiramos aliviados. Nos encontramos  a gusto. Tiempo pintiparado para el recogimiento y la lectura. Y para el recuerdo de escenas y vivencias de otros tiempos.

   Si había un utensilio característico de los inviernos de los pueblos del interior de la provincia de Málaga, en los que cuando sopla el gélido cierzo solía vaciar calles y plazuelas de transeúntes que buscaban ateridos el calorcillo del hogar, era sin duda el brasero. De todos los enseres a los que se echaba mano en el período invernal destacaba éste, que en la comarca de Ronda,no tenía otra denominación que la de “copa de candela”. Este trebejo casero, que había dormido el sueño de los justos en camarillas y desvanes durante los meses primaverales y del estío, ocupaba con todos los honores el principal lugar de la casa, el cual no era otro que aquel en la que la reunión familiar era obligada, ya fuese para la plática distendida, ya para el refrigerio cotidiano o las comidas de mayor enjundia.

En la comarca rondeña, apenas traspasado el día de Todos los Santos y de Difuntos, que casi siempre marcan la separación de días templados y fríos, las amas de casa desempolvaban el recipiente metálico con asas, amén del chubesqui (aparato calefactor de hojalata y forma cilíndrica y agujereada para que circule libremente el aire y haga prender los tizones rápidamente una vez convenientemente colocados sobre la “copa”) y lo disponen para su uso inmediato.

Antes se habrá hecho acopio de buen carbón de leña o cisco de carbón vegetal menudo (picón) que los campesinos de la zona se encargaban de vender en sacos de pueblo en pueblo a lomo de mula vieja y coja apta para las empinadas calles serranas y a grito pelado: “¡ Carbón de encina!” gritaban destempladamente, conformando con la venta itinerante una estampa típica irremediablemente desaparecida, pero que perdura en el acervo de las costumbres y cultura popular de pueblos como Benaoján, Montejaque, Jimera de Líbar o Júzcar y Alpandeire, entre otros , y que los más viejos del lugar reviven con añoranza.

En los inviernos serranos, que suelen ser gélidos, el rito de la “copa”de candela o brasero empezaba en la calle. En ella se depositaba hasta que el vientecillo retozón avivaba las brasas, que la “paletilla” se encargaba removiéndolas de mantenerlas incandescentes todo el día, una vez que la “copa” era acogida por los faldones de la mesa estufa sabiamente situada por el ama de casa en el rincón más protegido del hogar. Allí permanecía durante hasta altas horas o cuando la familia se entregaba al obligado descanso nocturno. Eso sí, cubriéndola de cenizas para que el rescoldo durase hasta al día siguiente. Había que resguardar los tizones para que al fuese más fácil encenderla de nuevo. Y así un día y otro hasta que el calorcillo primaveral la convirtiera en un trasto inútil. Y vuelta a empezar.

Con los nuevos tiempos y la aparición de los electrodomésticos con los que se modernizaron los hogares sin excepción, las estufas eléctricas o de gas, amén del aire acondicionado para el frío o el calor,la “copa” de candela acabó por arrumbarse del todo acabando en los vertederos. Pero todavía hay quien recurre a ella porque como nos dicen los más viejos del lugar “ su calorcillo no tiene punto de comparación con esos nuevos artilugios que, entre otros defectos, no cuenta con el de permitir que la familia se reúna a su alrededor para comentar las quisicosas y sucedidos del día”.

Todos guardamos recuerdos gratos de nuestra niñez. Retazos de vida que nunca llegan a perderse en el armario de recuerdos y vivencias que afloran en cualquiera de los momentos de la existencia. Evocamos esos momentos cuando la nostalgia o añoranza nos invade a partes iguales apartándonos del ajetreo diario no pocas veces odioso.

Mis primeras lece aparecidos y fabulosas correrías de contrabandistas, constantes como medio de vida en los pueblos serranos,no se habrán contado al abrigo del faldón de la mesa de estufa!¡Cuántas historias sobre personajes y personajillos no se habrán hilvanados! ¡Cuántos refranes, consejas y fábulas!

La vieja “copa¨ de candela merecería un monumento en los pequeños pueblos malagueños. Por su ancestral utilización y haber servido para en su torno reunir en tiempos borrascosos a pequeños y mayores, afianzando amores filiales y entrañables amistades.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.