img
Fecha: March, 2016
Icarben, una empresa coronada por el éxito
José Becerra 31-03-2016 | 1:43 | 0

 

Icarben, una empresa coronada por el éxito

Una empresa modélica en Benaoján

Acaba de ponerlo de relieve el secretario general del PSOE de Málaga y secretario general del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados, Miguel Ángel Heredia, en una visita realizada días atrás a la fabrica de embutidos puntera en el pueblo, acompañada de la alcaldesa del municipio, Soraya García; “Una empresa innovadora y generadora de empleo”, afirmó sin ambages.

Resultado de imagen de IMÁGENES DE ICARBEN

Benoján, uno de los pueblos blancos que jalonan la siempre mítica Serranía de Ronda, reductos de hombres indomables y aguerridos que protagonizaron en la llamada época romántica hazañas que hoy recogen los libros de historia con pelos y señales, también es una referencia obligada cuando lo que se trata es de hablar de la tradición de su industria chacinera. Brilló ésta siempre brilló a gran altura y hoy constituye un hito tecnológico al servicio de la calidad de sus productos tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

Los chorizos y las morcillas de Benaoján, además del lomo y el morcón -un embutido éste último que alcanza su grado óptimo de calidad si es fabricado con cerdos ibéricos criados en montanera y alimentados con bellotas- se elaboran con presas escogidas respondiendo a recetas tradicionales en las que entran en juego el ajo, la sal y el pimentón. Procedimientos artesanales todos que de forma artesanal y no pocas veces manual proceden de formulas de antaño. Procedimientos que datan de los tiempos heroicos de la industria chacinera del pueblo, que nació siglos atrás y cuyos pioneros – Manuel Carrasco, Curro Sánchez, Manuel Melgar…- marcaron el camino a seguir a los que luego habrían de recoger sus antorchas para que los productos benaojanos alcanzaran la fama de la que gozan hoy día.

De la nueva hornada de fabricantes locales de los productos del cerdo,ese animal hozador del que se dice que gustan hasta los andares, destaca la figura de José Castaño, alma mater de Icarben, una empresa de alto rango y que se inició décadas atrás y del que habría que decir aquello de que “ de raza le viene al galgo”( aunque sería más apropiado hablar de un león,no en vano este mamífero carnívoro figura en el logotipo de la empresa respondiendo a una antigua denominación familiar) y que respondería fielmente a su catalogación entre hombres audaces y valientes.

La vinculación de Castaño con los productos cárnicos datan de muchos años atrás. Apenas rebasado sus años impúberes ayudaba a su madre en las tareas de venta de carnes en un modesto puesto de venta local. Desde entonces su trayectoria personal siguió esta ruta,primero en calidad de empleado a sueldo en la por entonces ya acrisolada industria benaojana hasta su culminación en Alemania, inmerso en la oleada emigratoria originada en años críticos de la España decadente de los años setenta del pasado siglo. Se podría decir que fue en el país germano donde consolidó sus conocimientos en la fabricación de elaborados cárnicos y en destacado papel que en ellos representaba la charcutería.

Con este bagaje de conocimientos y poniendo en juego su calidad de emprendedor nato se erigió como fundador de la Icarben actual, una empresa modélica que hoy es una referencia obligada en el panorama industrial andaluz y,si me apuran,en el nacional por la calidad genuina de sus productos trabajados a conciencia. Los fabricados de la empresa mantienen , bajo la batuta de Castaño,ese toque artesanal que habla a las claras del pasado glorioso de una industria que fue santo y seña de este pueblo serrano surcado por el Guadiaro y singular por las abruptas sierras que le sirven como inconfundible telón de fondo y que posibilitan la curación en óptimas condiciones de los fabricados por la singular atmósfera envolvente.

El fundador supo recoger el testigo de calidad y buen hacer que fuera propio de los antepasados chacineros creando una empresa que hoy por hoy da trabajo a una cincuentena de personas sin que por ello se distorsione el carácter familiar que le fuera propio en los años primeros de su fundación.

…………………….

Ver Post >
Manuel Alcántara, busto y estación
José Becerra 27-03-2016 | 5:40 | 0

 

Manuel Alcántara, busto y estación

Se acaba de inmortalizar, si no lo estuviera ya en el Parnaso de la poesía castellana de todos los tiempos, la efigie de Manuel Alcántara. Esculpida en bronce con base de mármol por el artista Martín Merino, el busto del eximio poeta y articulista malagueño figurará con todos los honores de los que  es acreedor en el Salón de los Espejos del Ayuntamiento de la ciudad. Allí lucirá en años venideros recordando a la posteridad el lúcido escritor que supo cautivarnos con la magia de la palabra exacta, el sutil verso y  la exquisita prosa periodística, fecunda ésta en artículos henchidos de fina ironía que no empañan ni muchos menos lo contundente de  acerados asertos vertidos con suma maestría.

   Pero este recuerdo perenne que el bronce troquelado nos deja entre otros preclaros malagueños en un lugar preeminente del Consistorio de la ciudad tiene su réplica en la calle, esa que pateamos los ciudadanos cada día en el constante ir y a venir de cada uno con los más diversos objetivos. Con muy bien criterio por parte de la Corporación Municipal se ha decidido además que en el  lugar exacto en el cual el metropolitano aflora al exterior en la Glorieta que ya lleva el nombre del eximio poeta  ostente además el de la estación, a saber, el de Manuel Alcántara. Se suma así a la estación principal de RENFE que responde a la denominación de María Zambrano como homenaje a la ilustre pensadora también oriunda de Málaga. Tal para cual.

   Desde los más remotos tiempos el hombre quiso inmortalizar a sus congéneres que en vida destacaron en las más variadas empresas ya fueses éstas las conquistas de tierras ignotas, las guerras en defensas del territorio propio; en  los inventos que hicieron la vida más grata y amable y acarrearon el progreso de la humanidad; o bien su destacado lustre en los ámbitos del arte: música, literatura, pintura…, no menos importantes para el gozo de la sociedad de su tiempo y la venidera.

   Confluyen en Alcántara las dotes del escritor nato en el que  la poesía y el artículo van cogidos de la mano. Para la composición encuentra siempre la palabra exacta y la expresión certera e incisiva revestidas de fina ironía, idóneas para transmitir su pensamiento mostrándonos un compendio  de sutilezas que el lector no tiene por menos que celebrar. La belleza de las palabras y el perfecto dominio de la morfosintaxis les son propios, como así mismo hace gala de perfecta armonía en la composición poética y en la creación y el justo empleo de imágenes literarias y la transmisión de su pensamiento y posición ante el acontecer cotidiano de la vida, a veces de la suya propia, como estos decidores versos suyos:

“Manuel, junto a la mar, desentendido;

 hubo una vez un niño en la bahía.

Y hay un hombre de pie sobre

mis huellas indefenso y sonoro,

 a ras de Manuel, junto a la mar, desentendido;

hubo una vez un niño en la bahía.

Y hay un hombre de pie sobre mis huellas

indefenso y sonoro, a ras del suelo,

que se irá mientras hacen las estrellas

propaganda de Dios allá en el cielo”.

   Y es que Alcántara,  en la mayor parte de sus poemas,  deja entrever al propio  tiempo  que es un profundo filósofo. No podemos sino celebrar que en Málaga existan invocaciones que marquen y perpetúen un escritor que raya en tan alta altura.

 

 

 

 

Ver Post >
El Niño del Huerto de Benaoján
José Becerra 23-03-2016 | 10:49 | 0

Esta jornada festiva, que en Benaoján de celebraba por todo lo alto, habrá seguido otros derroteros: ahora  en un encinar en las proximidades del pueblo-pero el espíritu y la significación se mantienen inalterables a través de siglos, cuando la fiesta no salía del conjunto del caserío, siempre blanc, siempre blanco e  impoluto. En una plazuela revestida con todos los  atributos  de un jardín florido  se acogía la imagen del Dios Niño y en su torno sonaba la música y todo era color y  alborozo.

Si  en el transcurso de la Semana Santa son mínimas las referencias que cabrían destacar, es en su epílogo cuando un acontecimiento de índole entre religioso y profano  concede a este pueblo notable protagonismo haciendo que destaque de los del resto de la Serranía de Ronda. Es la celebración del Niño del Huerto, en el domingo de Resurrección.

Entra, en efecto, en ese tipo de acontecimiento de carácter local que trasciende de la propia comarca y suscita interés y curiosidad fuera de ella por la singularidad de sus raíces y la insólita “puesta en escena”, a juzgar de sus organizadores, casi siempre espontáneos que no se perdonarían la pérdida de la tradición remontada a finales del siglo  XIX.

Las fuentes documentales hablan de los inicios de la fiesta como del intento de plasmar en la mentalidad campesina y escasamente instruida de la época el misterio  de la muerte y resurrección del Mesías echando mano de la alegoría y lo anecdótico.

Tras el martirio y muerte de Jesús en la cruz se anuncia a la Virgen su vuelta a la vida terrena, hecho que en los primeros asentamientos cristianos del antiguo Ben-Oxan de origen árabe(el Benaoján de hoy), interpretan a su modo y lo sitúan en un huerto en donde Cristo reaparece pero encarnado en un tierno Infante.

Hasta allí llega su Madre después de  buscar inútilmente por las calles del pueblo (suceso que se plasma en la procesión de la imagen por las principales calles al atardecer), acto que se desarrolla entre el regocijo de todos, y con Hijo regresa hasta el templo bien entrada la noche.

¿Se imaginan un huerto espléndido en mitad de una población? Palmeras, agua, frutos… Un lugar idílico para pasar una feliz jornada entre bailes y actuaciones de orquestas, desde las primeras horas del día, momento en que el Santo Niño hasta allí se traslada en medio del bullicio de la gente joven que lo transporta en adornada andas y el alegre repicar de las campanas de la iglesia del Rosario.

En la jornada festiva, alargada sin solución de continuidad hasta que la extenuación comienza a hacer mella en los participantes, tiene como protagonista indiscutible, además de la imagen del Niño del Huerto presidiendo todo el acontecer, el roscón que se alza como símbolo de la festividad y que pende como vistoso y exquisito fruto de la arboleda del improvisado vergel.

Docenas y docenas del delicioso dulce de harina, huevo, anís y azúcar especialmente elaborado para la festividad serán degustados a lo largo del día, amén de los que se adquieren para consumir posteriormente o para regalarlos a familiares y amistades de dentro y  fuera del pueblo.

Ver Post >
El Cautivo que cautiva
José Becerra 20-03-2016 | 10:11 | 0

 

Imagen relacionada

El Cautivo que cautiva

JOSÉ BECERRA

 

No fue tan concurrida la mañanera procesión del Cautivo de este año que marca  el inicio de la Semana Santa de Málaga, ni por desgracia cubrió todo el itinerario habitual. Pero eso no restó ni un ápice de la intensa emoción que este acto litúrgico produce a los fieles que siguieron sus pasos.No faltaron como siempre las lágrimas difícilmente contenidas ni la oración contrita y callada.

Hace  un par de lustros,  poco más o menos , el otrora alcalde de Málaga Pedro Aparicio hablaba en las páginas de este mismo periódico sobre la necesidad de la relajación  de  nuestro espíritu en los días bullangueros dela Semana Santa.Exaltaba la “soledad sonora”, lejos del tumulto cofrade callejero, que él encontraba en la música de Mozart, Haydn o Palestrina. El dulce retiro hogareño impregnado el rincón preferido con motetes, misas y réquiem.  

 Compartía su predisposición en la búsqueda del gozo tranquilo y personal que pueden proporcionarnos los acordes de una sinfonía. Bach fue quien declaró que los objetivos principales de la música son los sentimientos. Si el músico interpreta con el corazón y se compromete emocionalmente con la obra, el éxito estaba asegurado. Sonatas y fantasías me parecieron como al exalcalde malagueño un buen refugio para estos días.

Hasta que contemplé al Cautivo.

En la recién estrenada madrugada, en el silencio del día incipiente, (tal era que podía oír junto a mi propio resuello, el de los que se apelotonaban a  mi alrededor para  no pederse el prodigio), sobresaliendo de un mar de cabezas y hombros, caminante silencioso hacia el martirio.

Me habían hablado de este momento mágico de la semana malagueña por antonomasia. Y la realidad de vivirlo, la embriaguez de los sentidos, la embargante emoción que experimenté superó  los comentarios encomiásticos. No fue ciertamente una soledad sonora, sino callada.

 Para mí el prodigio de lo que una imagen serena y mayestática puede producir, sin magnificencias y alardes ornamentales, tempero, consuelo,  para el alma. La mejor música era la sublime exaltación de lo sencillo, la elevación hasta el culmen de la conformidad del sufrimiento. La aceptación del eccehomo  que se  entrega por la universal causa de la salvación. La muchedumbre, como si sintiera la culpa sobre sus espaldas, implora, reza, llora y calla.

  ¡Que se calle el clarinete, que enmudezca el oboe, que se apague el redoble del timbal!; ¡el clavicordio que enmudezca, el violoncello y el fagot y las violas que cesen en  sus armonías!…

 En la tímida claridad matutina, en las calles de Málaga, ante el Hospital Civil y el puente hay otra orquesta poderosa, sumamente acompasada, infinitamente imperceptible y sonora, se presta para dejar oír sus sones. Es la orquesta del Universo, la del Gran Hacedor, que rompe la mañana de Málaga para saludar al Cautivo, cuyos acordes suenan para acompañar la desolada figura del Reo por excelencia, el de la blanca túnica…

 

Ver Post >
“¡Joder, qué tropa!”
José Becerra 16-03-2016 | 2:52 | 0

¡Joder, qué tropa!”

Resulta pasmoso el comportamiento de nuestros políticos, aquellos que están en el candelero cada día, cuando se encaran al ciertamente pavoroso problema de las corrupciones que nos corroe un día sí y otro también. Lo esperado y sensato es que ante un acto presuntamente delictivo por parte de alguien que tiene sobe sus espaldas la responsabilidad de representar a su partido en cualquiera demarcación geográfica lo trate con idéntica severidad y encono, tanto si se trata de adversario político como de un correligionario suyo. Eso sería lo justo, sin distinción de siglas ni de filas en las que el corrupto se alinee. Pero no ocurre así y de ello tenemos sobradas pruebas. Sería pedirles demasiado, acostumbrado como nos tienen por la multitud de ocasiones que de ello ofrecen evidentes pruebas. ¡Ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio! Aserto éste que, como todos los que nacen de la boca del pueblo, resulta enjundioso por su veracidad y tino.

Resultan a este tenor sorprendentes, si se miran con ecuanimidad, las apreciaciones de Pedro Sánchez y los socialistas sobre la corrupción en el PP echándoselas en cara a Rajoy con marcada insistencia (clamoroso en el caso de Rita Barbrerá y el PP valeniano),pero se pasa de puntillas sobre las investigaciones de Besteiro en Galicia, caso que en estos días es noticia puntera en diarios e informativos de televisión. Y es que resulta ostensible la doble vara de medir.

Por otro lado,no se disipan las tinieblas que enturbian el panorama político del país para que se pueda llegar a la instauración de un Gobierno más temprano que tarde. Todo apunta a que,visto lo visto, estamos abocados a unas nuevas elecciones. El tripartito que propugna Rajoy parece a todas luces más que improbable. Como lo es la coalición que defiende contra todo pronóstico adverso Pedro Sánchez, a la que se opone Albert Rivera o bien lo hace Pablo Iglesias, que nada quieren saber uno del otro.

Lo que si están todos de acuerdo es pedir explicaciones al Gobierno en el Parlamento, como si fuese lícito hacerlo cuando aquél esta en funciones. “¡ Joder, que tropa!”, que dijo Romanones.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.