img
Fecha: September, 2016
El PSOE a la deriva
José Becerra 29-09-2016 | 12:06 | 0

Resultado de imágenes de fotos de pedro sanchez

El PSOE a la deriva

JOSÉ BECERRA

Los resultados obtenidos en los comicios gallegos y vascos de la formación política que comanda Pedro Sánchez  no podían ser más catastróficos. Ha sido vapuleada a ojos vista y es algo que el secretario general del partido tendría que hacérselo mirar antes de proseguir en su enquistada actitud del “no es no” a Rajoy y al partido que, por el contrario del suyo, ha obtenido el beneplácito de los votantes en ambas circunscripciones respectivas. Era de suponer que el quebranto le haría bajar la cerviz y dejaría de poner piedras en el camino del PSOE, un partido constitucionalista con muchos años honrosos – más de  130- a sus espaldas, que gobernó España durante muchos años, que trajo igualdad, bienestar y nos metió de lleno en la Unión Europea, entre otras contribuciones políticas, económicas y sociales que están en la mente de todos, y que con luces y sombras, nadie discute. Pero no ha ocurrido así, como vemos

He  aquí que Sánchez, sin amilanarse, no es que no dimita sino que sigue impertérrito en su idea de formar gobierno acudiendo a Podemos y los independentistas catalanes. Mientras tanto crujen las arboladuras de la nave socialista a punto de naufragar en el mar de los Sargazos en el que se encuentra, sumida en el marasmo que le impide avanzar o retroceder en el trance.

No solo no se desalienta Sánchez ante el batacazo electoral  sino que arremete contra la vieja guardia socialista que de forma clara o sotto voce le vienen indicando un día sí y otro también la salida como secretario general. Pide que el Comité Federal del partido, el órgano no va más entre congresos, se celebre el primer día del próximo octubre y reclama la celebración de unas primarias para elegir secretario general, a las cuales él se presentaría, con el convencimiento que el grueso de la militancia seguiría prorrogándole el mandato sine die.

El enfrentamiento de Sánchez con los barones de su partido se intensificará sin la menor duda. Temen  que su  intransigencia no haga sino acelerar la descomposición del PSOE promovida por sus ambiciones personales y narcisismo a ultranza.

Se necesita la remontada del socialismo, ahora en horas bajas, para retomar la firme oposición a Rajoy y los populares en el todavía hipotético Gobierno que éstos puedan constituir, subvirtiendo así las ambiciones de otros partidos extravagantes que no harían sino sumirnos en la desazón. Y Sánchez no debería poner trabas para su consecución, permitiendo que vengan otros miembros autorizados del partido para enderezar la deriva a ninguna parte de su partido.

Ver Post >
El insondable empecinamiento de Sánchez
José Becerra 25-09-2016 | 11:38 | 0

 

Resultado de imágenes de fotos de pedro sanchez, diario sur

El insondable empecinamiento de Sánchez

No se entiende bien el comportamiento de Pedro Sánchez y su ofuscación permanente contra Rajoy y el Partido Popular, que mire por donde se mire, le superó y con creces –nada menos que con 50 escaños de diferencia- en las últimas elecciones de las del rosario de ellas que, si alguien no lo remedia, estaremos obligados a soportar hasta el logro de resultados que no admitan dudas sobre sobre una victoria clara de alguno de los partidos que concurrentes. Algo, que según van las cosas en el panorama político actual es una realidad harto difícil de conseguir. Al tiempo.

La contumacia de Sánchez no parece tener límites. Oye como quien oye llover las voces de los barones de su partido, que algo deberán saber sobre los entresijos de la política y  trayectoria del PSOE a lo largo de la historia reciente, con sus luces y sombras, para tratar de encauzar los derroteros del partido que la petulancia del actual secretario general mucho es de temer que lleva si no al despeñadero, sí a sufrir serias derrotas en los distintos comicios generales y autonómicos, como se viene constatando en los últimos tiempos. Se escuda en las bases del partido que en su día le dieron manga ancha para hacer y deshacer y hace oídos sordos a experimentados jerarcas socialistas, muchos de los cuales ya han anunciado su salida del partido de proseguir su actitud inmutable y ajena a toda advertencia de cordura y sentido común. Sigue erre que erre empeñado ahora -¡otra vez!- en una alucinante tentativa de sumar fuerzas con partidos diametralmente opuestos al ideario socialista para  subyugar a Rajoy y los suyos o resistir numantinamente como secretario general. Más que nunca se evidencia que solo piensa en sí mismo y su prevalencia en el partido, importándole un ardite que estemos todos peligrosamente asomados al precipicio. Aboga por una consulta a la militancia o un congreso exprés a celebrar el próximo día 1 de octubre, confiado en que se llevará al huerto a los principales oponentes a su rocambolesca pretensión.

Las elecciones de Galicia y País Vasco, a tenor de las encuestas, no parece que Sánchez obtenga precisamente un respaldo clamoroso; es por lo que adelanta, en un su ir y venir constante a donde dije digo, digo Diego, la peligrosa mano tendida de Podemos, buscando un pacto a la desesperada. Ya ven ustedes, un partido éste que es ahora un corral de gallitos encrespados que no van a  ceder en sus pretensiones de acorralar al PSOE o arrancarles dádivas como la obtención de cargos alto rango ministerial, entre otras sinecuras, en el hipotético caso de formar Gobierno. Algo impensable, pero que Sánchez acaricia como el más feliz de los sueños, importándole un ardite lo que venga detrás. Obcecación total.  Ya veremos a lo que nos lleva a quienes contemplamos atónitos su envite, tras una retahíla de derrotas electorales.

 

 

Ver Post >
El esperado paso atrás para un Gobierno estable
José Becerra 21-09-2016 | 9:55 | 0

El paso atrás esperado para un Gobierno estable

JOSÉ BECERRA

“Dar un paso atrás” es una expresión popular con la que se reconoce como un mérito de alguien que ante una situación adversa para él o para un hipotético grupo de personas que pueda  representar opta por una actitud condescendiente que debe adoptar en beneficio propio y de todos, aún en menoscabo de sus propios intereses. Pero esta virtud de la que hablamos no parece que la pongan en práctica los líderes políticos en el  momento arduo en el que nos encontramos. No les suscita entusiasmo y es repelida sin miramientos aun a sabiendas que rondamos ya el año sin gobierno y sin que nada haga entrever que nos encaminemos más pronto que tarde a su constitución. ”Largo me lo fiais…”, que diría Tirso de Molina cuando la espera de algo que se espera se dilata en el tiempo sin asomo de materializarse.

“Dar un paso atrás” no parece que rece como una palmaria y exigente verdad en el frontispicio de la agenda de deberes y buena conducta de nuestros líderes principales. Y por fuerza hay que aludir a las dos primeras figuras que hoy se enseñorean en el panorama político español. Sí, acierta usted, querido lector, en pensar, como no podía ser de otra forma, en Rajoy y Sánchez. El primero, esgrimiendo como una tabla de salvación para él y su partido, el derecho a presidir el Gobierno por el número de votos y escaños obtenidos en las últimas elecciones, olvidando que esta condición no es válida para un sistema político parlamentario y no presidencialista. Y luego cuentan (¡y de qué manera!) los casos de hedor que exhalan de su partido; los últimos, los que atañen al exministro Soria y Rita Barberá, la otrora poderosa alcaldesa de Valencia. Tufillo que se acrecienta en lo cualitativo en lo que toca a la Junta de Andalucía y sus máximos gerifaltes, a saber Chaves y Griñán, enjuiciados y condenados recientemente por los ERE fraudulentos, ahora en el disparadero de la actualidad. Es decir, que ambos partidos tienen razones para callar y no flagelar sin conmiseración al adversario.

Resultado de este conflicto latente es la imposibilidad de que se forme un Gobierno estable por las intransigencias de unos y otros y el bloqueo  inmutable consiguiente. Una situación, que de alargarse en el tiempo, algo que cabe esperar dado las actitudes irresolutas de líderes obtusos en dar ese paso atrás que muchos esperan, tanto dentro como fuera de sus respectivos partidos, no puede sino acarrearnos perjuicios que ya vienen aflorando y que competen a la economía (ya ralentizada a ojos vista, a decir de Guindos), y de rebote, al desempleo, las pensiones y las remesas pecuniarias  a Autonomías y Corporaciones locales para solventar sus posibles déficits y a las relaciones con Europa, que no son asuntos menores.

Así que, con todo el candor del mundo, seguros de que es no retrocederán en su empeño, se podría pedir  que tanto Rajoy como Sánchez diesen ese anhelado paso atrás y sean otros los que dirijan desde la más alta administración del Estado la urgente operación de sacarnos del horrísono  socavón en el que el país se encuentra sin visos de salir de él por el momento por mor de la obcecación de ambos. El esperado paso atrás sigue en el aire sin cuajar irremisiblemente.

Ver Post >
Mis viejas máquinas de escribir
José Becerra 17-09-2016 | 10:48 | 0

 

 

Mis viejas máquinas de escribir

JOSÉ BECERRA

¿Dónde fueron a parar? ¿En qué obscuro desván o rincón de la casa habitada por familias con miembros que ya sobrepasaron con creces la cincuentena de años duermen el sueño eterno, si éstos no se deshicieron de ellas como un trasto arcaico e inútil? ¡Ah, las viejas máquinas de escribir! Fueron imprescindibles en cualquiera oficina que se preciara y asimismo constituyó  el recurso fácil para pergeñar misivas en infinidad de hogares que podían permitirse el lujo – años ha lo era- de su posesión. Hoy son una pieza de museo, avasalladas por las nuevas tecnologías a las que se recurre para dejar constancia de esa necesidad de comunicación con el resto del mundo.

Las arrinconó el ordenador, novísima herramienta de la que se dispone hoy día con infinidad de opciones con las que la vetusta máquina de escribir, en su parquedad, no puede competir, así que quedó, como digo, arrumbada y sin posibilidad de resurgir olvidada y menospreciada.

Una junto a la otra duermen el sueño de los justos mis tres viejas máquinas de escribir que tanto solaz me dieron para tramar mis escritos desde, mediado el pasado siglo, hasta bien entrado el presente. Ahora, de vez en vez, las miro entre nostálgico y agradecido, que no en balde soportaron el repiqueteo de mis dedos sobre sus teclados, hoy ajados.

Aquí yace la Smith Premier, empleada por mí en los  primeros pasos por el mundo de la escritura más allá del lápiz o la plumilla y el papel. Tiene doble teclado, uno para  las  mayúsculas y otro para las minúsculas, los tipos  desgastados por el uso, lo que habla a las claras de su antigüedad, que calibro en los primeros años del pasado siglo. Resistió mejor los embates del tiempo mi Underwoord, compacta y pesada, ya de un solo teclado para ambos tipos de letras. Y muy cerca de ella yace la Hispano Olivetti, portátil y funcional, cuya existencia enlazó con la fulgurante eclosión de los computadores, los cuales, como digo, acabaron por confinarla sin remisión, junto a sus viejas compañeras de función.

Hay quien todavía no se resigna a la sustitución de estos vetustos artilugios por los de nuevo cuño. Es el caso  de Manuel Alcántara, eximio poeta y no menos relevante articulista que todavía recurre a golpear el teclado de su máquina escribir para plasmar en el papel la palabra escrita en su caso siempre amena y sugerente, quizás seducido por su familiar apariencia, lejos de la del  ordenador, siempre más fría y distante.

Creo que no voy a deshacerme nunca de mis vetustas máquinas de escribir. Tienen un lugar preferente allí donde permanece todo lo que guarda estrecha relación con mi existencia: guardan  recuerdos indelebles en mi memoria. Que sean otros los que se deshagan de ellas, si les parece bien, cuando ya nada pueda disponer por mi cuenta.

Ver Post >
Se burlan de nosotros
José Becerra 12-09-2016 | 10:39 | 0

Se burlan de nosotros

Descaradamente, pero envolviendo su estulticia y mofa en adusto tono, los líderes políticos y sus adláteres del momento tratan de convencernos que la culpa de colocar a España en el despeñadero son sus oponentes y no ellos mismos.  Se ríen de nosotros impúdicamente. Nos consideran a los ciudadanos hechos y derechos como niños a los que se les puede engañar una y otra vez sin el menor comedimiento. Están convencidos que somos la plebe cuyos afanes se pueden atropellar sin menoscabo propio. Les importa un ardite que estemos asomados al precipicio mientras ellos se afanan en salvar sus lindos culos (con perdón).

   No se ve salida plausible a una situación que  nosotros los humillados votantes no  hemos  creado sino aquellos que por nuestra voluntad ascendieron a lugares preeminentes de la política española para regir nuestro destino, éste del que ahora ellos hacen escarnio.

   Ya se han levantado voces, entre ellas la de viejos jerarcas del PSOE, caso de Felipe González, quien aboga por descabezar – con otras palabras, por supuesto – de las listas de unas muy posibles elecciones a quienes hasta ahora figuraron en primera línea. Porque son ellos los que de manera torpe y artera, mirándose al propio ombligo, están obstaculizando que tengamos gobierno que venga a reconducir la trayectoria de la situación, que con todas las consecuencias, aciagas en demasía, si no nos sacuden ya no es inverosímil que lo hagan más pronto que tarde.

   Que se vayan con viento fresco por no haber sabido o querido sacarnos las castañas del fuego, cada uno con su cantinela que ya nos aburre o la obstinación rayana ya en el desatino, o que se les obligue a concurrir a un cónclave a puertas cerrada a cal y canto sin que puedan salir a respirar aire fresco hasta la consecución de un acuerdo.

   De continuar  en sus treces harto les va resultar hacernos acudir a unas nuevas citas con las urnas, sabedores  de que  unos nuevos comicios no arrojarían cambios substanciales como para enderezar la situación que ya se desliza por senderos insondables, que no es preciso repetir por ser de todos en demasía conocidos.

 

 

 

 

 

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.