img
Carreteras de la Serranía abandonadas a su suerte
img
José Becerra | 03-10-2016 | 08:00

Carreteras de la Serranía abandonadas a su suerte

Es lo que se desprenden de las afirmaciones emitidas días atrás por el parlamentario autonómico Félix Rodríguez y de la portavoz del PP de Ronda, Mari Paz Fernández, ésta hasta hace poco tiempo alcaldesa de la ciudad, pero desbancada  por la socialista Teresa Valdenegro tras una moción de censura presentada algunos meses atrás con el apoyo de IU y PA. Recurren  al vocablo “escarnio” para censurar la actitud  de la Junta contra la vecindad de la comarca. La acusan de, cuando menos,  despreocupación y olvido fragrante en lo que atañe a la mejora de las comunicaciones por carretera de la comarca en un plan pergeñado recientemente y que alude a la Sostenibilidad del Transporte en Andalucía para la década de los años 20 del siglo que ya están casi a la vuelta de la esquina.

   Puede que la oposición en el Consistorio haya cargado las tintas en esta cuestión, pero mirando desapasionadamente la situación de muchas de nuestras carreteras comarcales indefectiblemente se llega a esa conclusión. Salvo la terminación de las obras de la variante de Arriate, largamente aplazada, y que ahora parece que va a llegar a buen puerto a raíz del anuncio de la Junta de invertir 290 millones de euros para reactivar proyectos que dormían el sueño de los justos, brillan en por su ausencia, a tenor de lo que la oposición en el Ayuntamiento de Ronda informa, el proyecto de la autovía Ronda-Antequera, junto al de la terminación de la vía que vendría a unir Gaucín con la provincia de Cádiz, y el de restaurar la fluidez de la circulación por la travesía, hasta ahora precaria, de la carretera de San Pedro, que une a la comarca con la Costa del Sol.

    El PP reitera la desidia de la Junta en lo que toca a las  vías de la comarca rondeña y se compromete a presentar batalla para que sean incluidas en el plan que se acaba de aprobar. Acude a los partidos que sientan sus reales en los pueblos comarcales para que todos a una, y contando con los ayuntamientos y la vecindad afectada, alcen la voz para que suene alta y clara en el Parlamento Andaluz. A ver si se enteran de que arrastramos en lo que a infraestructuras y comunicaciones se refiere un quebranto notorio que coarta su desarrollo provocando  una despoblación manifiesta que redunda   en lo económico y social de manera ostensible y alarmante. Algo que testimonios autorizados recientes no han dudado en poner negro sobre blanco.

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.